Siete de cada diez autónomos pagarían más cuota si sale adelante el pacto entre Sánchez e Iglesias

El Ejecutivo deberá decidir si pone el límite de ingresos para rebajar la cotización en el salario mínimo o la base mínima

Trabajo estudia que los autónomos societarios puedan deducirse la cuota como gasto de su sociedad

Cuota autonomos
El líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, a la izquierda, con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

El pacto al que llegaron ayer el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y el líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias para mejorar la fiscalidad de los trabajadores autónomos aún no está ni mucho menos detallado. De momento, solo ha trascendido que aquellos cuyos rendimientos netos no alcancen el salario mínimo interprofesional --735,9 euros mensuales este año-- podrían ver reducida la actual cuota que pagan por su cotización a la Seguridad Social --278 euros al mes sin no está adscrito a las reducciones de los dos primeros años de actividad--.

Pero ¿cuántos trabajadores verían realmente reducida esta cuota según este acuerdo? Los últimos datos disponibles de rendimientos netos declarados a Hacienda en 2016 por los 2,1 millones de autónomos que son personas físicas (hay otro millón de trabajadores por cuenta propia que lo son en nombre de una sociedad) indican que unos 600.000 no llegaron cobrar el salario mínimo anual de forma neta.

No obstante, y dado que la base mínima de cotización a la Seguridad Social para los autónomos está fijada actualmente en 932,87 euros al mes, y que, según el acuerdo, los que superen un mínimo deberían cotizar en función de sus ingresos, o se baja la base mínima (algo poco probable dado el déficit del sistema) o se pone una tarifa reducida para estos trabajadores y se fija el límite para empezar a cotizar según ingresos en la citada cotización mínima.

De ser así, habría 1,3 millones de autónomos que obtuvieron unos ingresos rendimientos netos superiores --sin descontar la deducción de la cotización-- de menos de 932,68 euros mensuales (actual base mínima), según las cifras facilitadas hoy por la asociación de autónomos ATA. Y si a estos 1,3 millones se suman los más de 600.0000 autónomos societarios que declararon en 2016 rendimientos netos superiores a la base mínima de cotización, resultaría que alrededor de siete de cada diez trabajadores por cuenta propia pagarían una cuota más elevada. Por tanto, el 30% restante que ganan menos que 932 euros netos al mes sí verían rebajada de forma estructural su cotización.

Por ello, el presidente de ATA, Lorenzo Amor ha precisado hoy que "reducir la cuota de cotización a autónomos que no lleguen a la base mínima, es de justicia y una vieja reivindicación del colectivo pero no podemos confundirlo con una rebaja de impuestos a los autónomos", tal y como anunció ayer Pablo Iglesias.

Deducir la cuota

Otra de las cuestiones que, según fuentes conocedoras de la negociación, estaría estudiando el Gobierno es devolver a los autónomos societarios la posibilidad de que estos trabajadores se deduzcan las cotizaciones a la Seguridad Social como gastos de la sociedad. Se trata de una medida que ya estuvo vigente en los años ochenta y que ahora vuelven a reivindicar las asociaciones que representan a estos trabajadores.

De esta forma, los autónomos societarios verían incentivado el incremento de las retribuciones salariales que declaran y, por tanto, las cotizaciones que pagan a la Seguridad Social. Según distintos cálculos, este cambio podría reportar hasta 2.000 millones de euros al sistema de pensiones.

Mientras que por el lado del Ministerio de Hacienda, aunque se verían mermados los ingresos por el impuesto de sociedades debido a estas deducciones, estas se compensarían con mayores ingresos por IRPF, que abonarían debido al aumento de las retribuciones declaradas, según explican fuentes del colectivo de autónomos.

Normas