Bruselas intenta frenar el aluvión de españoles que aspiran a eurofuncionarios

La CE alerta en un informe del grave desequilibrio geográfico en su plantilla

Los técnicos que huyen de España, Italia y Grecia copan la mitad de las listas de aspirantes

Bruselas
Sede de la Comisión Europea en Bruselas.

Al "no nos vamos, nos echan" que se grita en España, la Comisión Europea responde "no vengan todos de golpe, que empujan al resto". La crisis laboral y salarial que sufre el sur de la Zona euro desde 2010 ha inundado de españoles, italianos y griegos la lista de aspirantes a funcionarios comunitarios, hasta el punto de que ya suponen casi el 50% del total de aspirantes a la escala técnica del organismo.

Las alarmas se han disparado y la CE ha elaborado un informe (fechado el 15 de junio) en el que alerta sobre el riesgo de un desequilibrio geográfico crónico en la composición de su plantilla.  Bruselas, que ya ha intentado sin éxito frenar la avalancha, anuncia medidas para limitar la presencia de ciertas nacionalidades en las listas de reserva de personal del organismo.

La amenaza de númerus clausus se cierne sobre los tres países del sur que encabezan la tasa de paro del club europeo: Grecia, 20,6%; España, 16,1%; e Italia, 11%, frente a una media del 7,1% en la UE y una cota de menos del 4% en Alemania u Holanda.

Bruselas teme que dentro de 15 años, cuando los nuevos eurócratas lleguen a puestos de dirección, resulte difícil nombrar un alto cargo que no sea de origen meridional. La Comisión lleva meses haciendo campaña entre los países del norte para que aumente el número de aspirantes a eurócratas y contrapesar así la presencia masiva de españoles, italianos y griegos. Pero sin éxito, de momento, según reconoce el citado informe

"Si las tendencias observadas durante los últimos ocho años se confirman en el futuro, no es probable que los desequilibrios actuales se absorban de forma natural y, además, algunas nacionalidades podrían estar infrarrepresentadas en las generaciones venideras", avisa el informe de la CE.

El análisis del documento se centra en las escalas de funcionarios con mayores responsabilidades técnicas y de dirección (AD, en la nomenclatura comunitaria), porque de ese grupo salen los altos cargos de la jerarquía europea.

En teoría, en ese tramo se aplican de manera más estricta que en el resto las normas sobre equilibrio geográfico para garantizar, según el informe, que "la Comisión cumpla uno de sus objetivos fundamentales, es decir, estar cerca de los ciudadanos y reflejar la diversidad de los Estados miembros". Pero a pesar de los esfuerzos de Bruselas por evitarlo, la escala técnica refleja cada vez menos la diversidad geográfica y, cada vez más, la realidad económica del continente.

Entre 2010 (cuando estalló la crisis del euro) y mediados de 2017, los aspirantes españoles a un puesto de la escala AD5 (arranque del escalafón de la escala técnica) han sido más de 27.000 frente a los 17.000 de Alemania (con casi doble de población) o los 19.000 de Francia. La desproporción es mucho mayor en el caso de Italia (49.000 opositores) o de Grecia (18.000, más que Alemania con una octava parte de población).

Más eurócratas que Alemania

La inquietud de la Comisión Europea por la avalancha de opositores del sur se centra en las escalas con más poder y potencial de llegar a la cúspide del organismo. Pero la presencia meridional se percibe ya en todo el escalafón, a pesar de que las escalas administrativas suelen nutrirse más de la población local donde se encuentran los organismos comunitarios (Bélgica, sobre todo).

España, por ejemplo, ya cuenta con 2.403 personas entre los 32.196 funcionarios de la Comisión. Una cifra superior a la de Alemania (2.154).  Sin contar a Bélgica, Italia es el país con más funcionarios (3.889), por delante de Francia (3.174). Grecia (1.296) cubre el 4% de la plantilla, cuando le correspondería el 3,1%, según los índices geográficos de la CE.

El informe advierte de que el desequilibrio ya es perceptible y que 10 países (entre ellos, fundadores del club como Alemania, Francia y Holanda) están "significativamente infrarrepresentados" en el arranque del escalafón técnico (nivel AD5-AD8) de la plantilla de la CE. Solo cuatro países colman o casi su cuota: España, Italia, Grecia y Bélgica, esta última favorecida históricamente por la presencia en su territorio de gran parte del entramado comunitario.

¿Malas condiciones?

En 10 o 15 años, el dominio del sur puede ser abrumador como consecuencia de la jubilación de los funcionarios de los países que ahora ya están infrarrepresentados. "Esta situación exige la adopción de medidas específicas apropiadas para aumentar el nivel de representación de esas nacionalidades, que de otro modo corren el riesgo de sufrir una brecha generacional", señala el informe.

El informe estudia el origen del creciente desequilibrio geográfico y concluye que surge, principalmente, del proceso de selección de personal, donde solo el número de aspirantes de España, Italia, Grecia y Bélgica está en consonancia con sus respectivas cuotas de plantilla. En el resto, el interés por ser funcionarios es mucho menor, lo que lleva a la infrarrepresentación a pesar, incluso, de que proporcionalmente aprueban la oposición más candidatos del norte que del sur.

La Comisión atribuye la caída de su atractivo como destino laboral al "deterioro" de las condiciones salariales y de jubilación que ofrece para las escalas técnicas, poco aliciente, al parecer, para los aspirantes alemanes, franceses, holandeses o suecos. Pero un salario inicial de más de 4.600 euros al mes (más otras prestaciones) para la escala AD5 y de 12.500 euros para la AD12, puede resultar irresistible para los mileuristas y parados cualificados que ha dejado la crisis del euro en el sur del continente.

¡Qué casualidad, muchos españoles en mi examen!
  • "En mi grupo había varios españoles y unos cuantos griegos e italianos", se sorprende una opositora a la salida de unos de los exámenes celebrado en mayo por la Comisión Europea. "En el mío también", añade otro opositor en el examen del día siguiente. Ambos creen que se trata de una casualidad. Pero las cifras muestran que no es ningún espejismo.
  • En la última oposición para puestos técnicos (AD, en la jerga de la CE), las solicitudes procedentes de Italia (6.341), España (3.731) y Grecia (3.306) suponen casi la mitad de un total de 29.933.
  • Grecia es el país con más aspirantes en relación con su población, con 304 opositores aceptados por cada millón de habitantes. En Alemania esa relación cae a 23 y en Francia, 33
Normas