Linde pide que la situación política no afecte al nombramiento de su sucesor

El gobernador descarta una burbuja inmobiliaria en la actualidad

Reclama nuevas fusiones, pese a que los cinco grandes bancos españoles tienen el 81% del negocio

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, durante el desayuno informativo con el que hace un balance de su gestión.-EFEZipi
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, durante el desayuno informativo con el que hace un balance de su gestión.-EFE/Zipi EFE

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha comenzado una ronda de conferencias con las que cerrará su etapa como número uno de la institución supervisora. Pese a ello, el aún responsable del Banco de España quiere dejar sus recetas tanto en materia de macroeconomía, política monetaria y supervisión bancaria. Como ha declarado este viernes, “el Banco de España tiene el deber de dar su opinión al Gobierno”, una de sus funciones es analizar las medidas económicas del Ejecutivo.

Linde, así, ha descartado hoy que se esté produciendo una nueva burbuja inmobiliaria en
España como sucedió en 2004 y 2008 porque, por el momento, no se observa en el crédito. "Yo de momento no la veo. Las burbujas se manifiestan en cómo aumenta el crédito y en este momento no está subiendo de una forma ni remotamente parecida a como ocurrió anteriormente", ha dicho Linde, quien ha añadido que "a juzgar por los datos no hay burbuja ni hay síntomas de que la pueda haber. Y ha augurado un quinto año de "triángulo virtuoso" de la economía, basado en un "importante" crecimiento económico, creación de empleo y superávit exterior, aunque ha urgido a reducir el endeudamiento.

Linde, que ha participado en un desayuno informativo organizado por El Independiente y patrocinado por Accenture, no ha podido evitar hablar sobre su sucesión en un momento de tensiones políticas, como consecuencia de la sentencia de Gürtel contra la financiación ilegal del PP, y que ha llevado a la presentación de una moción de censura del PSOE contra el Gobierno. Hay que recordar que Linde deja el cargo el próximo 8 de junio,sin posibilidad de alargar su mandato “de ningún modo”, como ha recordado, tras haber estado al frente del Banco de España durante seis años.

En este sentido, el gobernador ha reclamado que la situación política no tenga consecuencias
sobre el nombramiento de su sucesor. Y espera que Gobierno y PSOE, pese al momento actual, actuarán "en consecuencia", y lograrán llegar a un acuerdo para el nombramiento de su sucesor y el del subgobernador, Javier Alonso.

Linde ha enfatizado la importancia del papel del gobernador y del Banco de España en España y en Europa, pese a que ya no tenga funciones supervisoras para la gran banca, o de política monetaria. "No es una institución como las demás porque el gobernador se sienta en el consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE), que es una de las principales instituciones europeas, un hecho importantísimo que España no puede no tener".

Tradicionalmente, el nombramiento del gobernador es acordado entre el Gobierno y el principal partido de la oposición, prácticamente siempre entre el PP y el PSOE, una cuestión que en el momento actual se ve complicada, después de que justo en el día de hoy el PSOE ha presentado una moción de censura contra el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Por ello, el gobernador ha insistido en la importancia que tiene este nombramiento para España por su representación en una "de las principales instituciones europeas" como es el BCE, y ha pedido "desligar" la situación política de esta decisión.

El aún número uno del Banco de España, además, ha dado su última receta para el sector financiero. Pese a su concentración (los cinco mayores bancos españoles controlan el 81,5% del negocio bancario)considera que hay "margen" para una mayor consolidación bancaria y que dentro de "unos años" se tendrá que abordar, porque "va a ser bueno para el sistema bancario y la economía”. Linde ha recordado, además, que en otros países la concentración es aún mayor y que "todos los analistas" señalan que existe margen para avanzar en fusiones, al ser además "evidente a la vista de las cifras".

"El problema no es si son tres o cuatro bancos, sino la eficiencia y la competencia", ha insistido. Y ha destacado que en España existe una competencia entre entidades financieras "muy intensa", por lo que ha defendido que el sistema bancario "puede ser acusado de todo, pero no de no competir muy severamente entre ellos". "No veo ningún riesgo de que los bancos no compitan entre ellos, en España hay margen para más consolidaciones", ha reiterado.

Ha recordado que desde 2012, punto álgido de la crisis financiera, hasta ahora la banca ha mejorado considerablemente su salud. No obstante, a pesar de esas "mejoras importantes, el sector todavía sestá "lejos" de haber resuelto del todo el problema de los activos dudosos, que alcanzan casi el 8%.

Asimismo, ha explicado que la banca cumple los ratios de solvencia pero no se sitúa aún en los niveles que debería respecto al resto de países europeos, por lo que cree que deberá hacer un "esfuerzo", ya que no será suficiente con la mejora técnica "lenta" de la solvencia derivada de la normativa Basilea III.

En materia de liquidez, en cambio, ha indicado que la banca española va mejor y se sitúa por encima de media europea, mientras que considera que debe trabajar más por mejorar la rentabilidad y reducir costes.

También se ha referido al "tsunami regulatorio" en el sector financiero producido por la "avalancha" de nuevas normas desde el año 2012, sobre la que ha valorado que es "mucho más exigente" en sentido prudencial, puesto que se exige más capital para las entidades sistémicas y se ha hecho "mucho más estricta" la posición prudencial de las entidades.

Respecto a si se podría haber evitado la resolución de Banco Popular (que el próximo día 6 de junio se cumple un año), de haberse actuado con anterioridad, Linde se ha limitado a recordar que la entidad está bajo supervisión del Mecanismo único de Supervisión (MUS)desde año 2014 y sometida a "multitud" de procedimientos judiciales. "No debo entrar a dar ningún detalle, no me corresponde en este momento", ha zanjado.

Normas