Las Merindades, abruptos paisajes de ensueño

El laberinto subterráneo de Ojo Guareña son palabras mayores

Es una de las zonas más desconocidas y fascinantes del norte de Burgos

merindades
La ciudad de Frías.

En el norte de la provincia de Burgos, los ríos Ebro y Nela y la cordillera Cantábrica dibujan un paisaje de montes y riberas, saltos de agua, desfiladeros, valles, glaciares y desolados páramos, extensas superficies de prados y bosques de encinas, hayas y robles, refrescados siempre por las aguas de algún río.

Porque en Las Merindades el agua es la gran protagonista; cada uno de los arroyos que confluyen en el gran padre Ebro horadan la tierra y originan una variada fauna y vegetación. Más de 360 pequeños núcleos de población componen esta comarca, una de las más desconocidas y fascinantes de la provincia.

Probablemente, esto tenga mucho que ver con su geografía abrupta, llena de profundos cañones, pero también por el carácter transitorio, de paso hacia el Cantábrico, que ha mantenido alejados de los principales ejes de comunicación a algunos enclaves de Las Merindades que aún conservan muestras de arte y de cultura realmente arcaicas. Su nombre refleja que estas tierras fueron regentadas por merinos o gobernantes dependientes del rey.

Cascada de las Pisas.
Cascada de las Pisas.

Sin duda, el paisaje de Las Merindades está vincu­lado a su historia y a su cultura, y es uno de sus grandes atractivos: pueblos medievales, cascadas y mucha naturaleza. La siguiente es una pequeña selección de algunas visitas imprescindibles. Hay muchas otras en un territorio que tiene una extensión equivalente a la de Vizcaya.

Ojo Guareña es una impresionante cavidad con más de 100 kilómetros de galerías, de los que 89 están interconectados, y 18 cuevas, distribuidas en seis pisos superpuestos, que forman uno de los mayores complejos kársticos de España y también del mundo.

En su interior se han encontrado importantes restos arqueológicos, por ello los espeleólogos han podido seguir la evolución histórica desde el Paleolítico medio hasta nuestros días. Un pequeño tramo de medio kilómetro de la cueva de San Bernabé está abierto para realizar visitas turísticas que finalizan en la ermita de Santo Tirso y San Bernabé. Además, con reserva es posible adentrarse en la cueva Palomera en un recorrido de unas cuatro horas.

Monumento natural

Puentedey es un verdadero icono de Las Merindades. Impresiona la magnitud de este monumento de la naturaleza originado por la erosión del río Nela en una roca caliza de más de 15 metros de altura. Por encima de la roca, se erigen varias casas antiguas y un palacio fortificado. Y por debajo, sobre el lecho del río, se aprecian las dimensiones del puente. Hay que recorrer el pueblo y apreciar sus casas montañesas y palacios, y disfrutar de las magníficas vistas del valle. 

Frías es la villa medieval burgalesa por excelencia. El Ebro deja a su paso esta bella ciudad, la más pequeña de España. Su sorprendente silueta sobre un peñasco está enmarcada por el pico Humión, el más alto del parque natural Montes Obarenes. Forma parte de la lista de los pueblos más bonitos de España. Es muy visitada.

Los fines de semana sus calles empedradas se llenan de turistas para disfrutar de un conjunto monumental impresionante: el castillo de los duques de Frías, las casas colgadas, el puente medieval sobre el río Ebro, la calzada romana, iglesias, conventos... El parque natural Montes Obarenes es un bonito entorno para realizar caminatas entre bosques que crecen junto a ríos, arroyos y cascadas, y donde habitan el gato montés, la nutria o el águila real.

Esquí en Lunada

Las Merindades, abruptos paisajes de ensueño

En Las Merindades. también se puede esquiar. En esta región se encuentra la estación de montaña y esquí Lunada, un lugar ideal para practicar deportes de invierno: esquí, esquí de travesía, esquí nocturno, snowboard, senderismo, alpinismo, etc.

Pero también se puede disfrutar en verano gracias a una oferta de actividades que incluye paint-ball, tiro con arco o ciclismo. Lunada cuenta con once pistas de categoría fácil y escuela de esquí y snowboard.

Cerca de Lunada hay varios saltos de agua espectaculares, como la cascada de la Salceda, una impresionante caída de 30 metros donde se despeña el arroyo San Miguel o la de la Mea, rodeada por un bosque de quejigos.

Tampoco hay que perderse Medina de Pomar, con su espectacular alcázar y el monasterio de Santa Clara; ni Espinosa de los Monteros, donde se asienta uno de los conjuntos artísticos más sobresalientes de Burgos.

La ruta más visitada de Las Merindades es la que atraviesa las Hoces del Alto Ebro y Rudrón. Un parque natural donde el río Ebro ha labrado profundas gargantas y desfiladeros con paredes verticales de hasta 200 metros de altura. Su relieve, la diversidad de la flora y la riqueza de la fauna convierten esta marcha de unas seis horas y media en una experiencia única.

El desfiladero de los Hocinos se extiende tres kilómetros, unos 100 metros de anchura media y 200 metros de altura. Los biólogos lo citan como un magnífico ejemplo de confluencia de las dos grandes áreas bioclimáticas de la península ibérica: la atlántica y la mediterránea.

Normas