El euríbor, el principal riesgo para la banca en 2018

El comportamiento del índice podría dar lugar a revisiones a la baja del margen de intereses, según Renta 4

Dentro del sector, la firma apuesta por tomar posiciones en Santander y Sabadell

Imagen del euro frente al edificio del BCE en Frankfurt.
Imagen del euro frente al edificio del BCE en Frankfurt.

Los resultados de la banca en 2017 han confirmado un año de transición para el margen de intereses, aunque en todo caso "débil" si se excluye la aportación del negocio internacional y las adquisiciones. El año pasado, el rendimiento de las carteras de crédito logró aportar estabilidad a un sector que venía sufriendo desde la crisis y que tiene en la reducción del coste del pasivo un handicap para mejoras adicionales, según un informe de Renta 4 sobre el balance de las cuentas del sector financiero, que apunta que en este 2018 se podrían empezar a ver crecimientos de la inversión crediticia bruta por primera vez desde 2010, con permiso eso sí del euríbor.

La experta de la firma Nuria Álvarez sostiene que el principal riesgo es la falta de una recuperación sostenida del euríbor a 12 meses, que podría dar lugar a revisiones a la baja del margen de intereses en el conjunto del año frente a la guía proporcionada por las entidades. "Unas guías que apuntan a un avance de los ingresos recurrentes apoyados por mayores volúmenes, la recuperación del euríbor y el crecimiento de los activos fuera de balance y del negocio de seguros".

El margen de intereses de los bancos del Ibex más Liberbank (excluyendo Popular) mostró un crecimiento del 7,2% interanual en 2017. Una cifra distorsionada por la contribución del negocio internacional principalmente. Si se elimina este factor, el margen de intereses subyacente habría disminuido un 1,5%. "Esta evolución del margen de intereses deja patente que la recuperación de los ingresos recurrentes en 2017, +8,2% y +1,7% sin negocio internacional, ha venido dirigida por las comisiones netas. Unas comisiones de los bancos del Ibex que han crecido un 11% en 2017 (un 9% sin negocio internacional), gracias al repunte de las comisiones de gestión de activos", recalca Renta 4.

El euríbor a 12 meses sitúa su media provisional de febrero en el -0,191% frente al 0,189% de media en enero. Las previsiones de los expertos apuntan a que el euríbor seguirá en niveles bajos mientras los tipos de interés del BCE continúen en mínimos históricos, pero sostienen que el indicador se irá acercando al 0% este año para empezar a cotizar en negativo en 2019. Victoria Torre, de SelfBank, espera que en este ejercicio se encuentre en un rango que puede ir desde el -0,20% hasta niveles positivos del 0,1%-0,2%, para que posteriormente siga una leve tendencia creciente en el año 2019 afianzando niveles positivos, pero no mucho mayores al 0,2%-0,3%.

Sin embargo, el euríbor a 12 meses continúa marcando mínimos negativos. Atendiendo a los valores registrados en lo que va de febrero, el índice volverá a registrar otro récord mensual. Torre explica que esta tendencia se debe a que los cambios en materia de política monetaria no irán rápido, como la reducción del QE (el BCE no cerrará el grifo de golpe) o la posibilidad de una subida del tipo de depósito a lo largo de 2019. Pero asegura que "lo normal es que, tarde o temprano suba". Añade que "el euríbor cortará su tendencia bajista a medida que el tapering vaya dando resultado, ya que no olvidemos que un euríbor negativo significa que un banco paga a otro por prestarle sus excedentes de euros, algo que a priori parecía impensable hace unos años".

Enrique Lluva, subdirector de gestión de renta fija de Imantia Capital, indica que a través del análisis de la curva forward es posible ver qué opina el mercado sobre lo que valdrá el euríbor a un año en los próximos ejercicios: dentro de 1 año, el -0.08%; dentro de 2 años, el 0.069%; dentro de 3 años, el 0,233%; dentro de 5 años, el 0,543%, y dentro de 10 años, el 1,159%.

En términos de capital, Renta 4 no espera sorpresas en 2018, donde todas las entidades (sin impacto de adquisiciones) han mejorado sus niveles de capital, "que les permitirá absorber el consumo que supondrá la aplicación de los estándares técnicos contables (IFRS) y cuyos efectos veremos ya en el primer trimestre de 2018", indica.

De cara al futuro, Álvarez cree que los pilares en la estrategia a seguir por el sector continuarán siendo "la reducción de los activos problemáticos y la mejora de la rentabilidad en un contexto donde aún queda pendiente una recuperación sostenida de la misma (ROE medio en 2017 del 7% en línea con 2016)". Así, apuestan por aprovechar posibles correcciones del mercado para tomar posiciones en el sector, destacando su preferencia por Santander y Sabadell.

Normas