Margarita Delgado, directora general adjunta del MUS.
Margarita Delgado, directora general adjunta del MUS.

¿Y si fuera una mujer la próxima gobernadora del Banco de España?

El mandato de Linde finaliza en junio y Margarita Delgado suena entre los candidatos

El BCE reclama más presencia femenina en el supervisor bancario

Pues parece que no, que los administradores concursales no están de acuerdo con la propuesta del presidente del FROB, Jaime Ponce. Este funcionario reclamó en su paso por la comisión de investigación de la crisis financiera en el Congreso una reflexión "sobre el régimen del concurso ordinario de acreedores". Considera necesario "reforzar la prelación concursal, no solo de los depósitos de las personas físicas y pymes que ya recoge la ley, sino también de los depósitos de las grandes empresas. De modo que estos depósitos tuvieran un privilegio sobre los demás acreedores ordinarios", como ya ocurre en otros países, explicó.

Unai Olabarrieta, miembro de la Junta Directiva de la Asociación Profesional de Administradores Concursales (Aspac), defiende, sin embargo, que los "privilegios no nos parece el camino. El FROB plantea un problema de confianza, pero no vemos que sea un problema concursal. Lo que plantea Ponce es conceder un privilegio a la administración pública, a las grandes empresas" cuando cae un banco y el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) solo cubre 100.0000 euros. "No debemos dejar de ver la realidad de la insolvencia, lo que hay que hacer es evitar que una entidad financiera entre en quiebra", añade Olabarrieta.

El representante de Aspac considera que la proposición de Ponce busca más generar confianza que de verdad se incluya en la norma concursal, o eso parece, ya que Olabarrieta afirma que no tiene conocimiento de que Economía pretenda incluir esta petición en el desarrollo de la norma concursal.

Y mientras, el Gobierno comienza ya a barajar nombres para sustituir a Luis de Guindos como ministro de Economía si finalmente es candidato y posteriormente elegido vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE) en mayo para sustituir al portugués Victor Constâncio.

El Ejecutivo también debe designar en junio al nuevo gobernador del Banco de España al cumplirse seis años desde que José María Linde fue nombrado para este cargo. Javier Alonso, subgobernador desde hace un año, justo cuando Fernando Restoy abandonó esta institución para presidir el Financial Stability Institute, organismo dependiente del Banco Internacional de Pagos (BIS), puede seguir en su puesto hasta 2023, pero desde que ascendió a este cargo se especula con que su nombramiento era temporal, solo de dos años. El objetivo es que la elección del nuevo gobernador esté acompañada también con la del nombramiento del número dos del Banco de España.

Como ocurre casi siempre que se acercan cambios destacados los nombres en las quinielas comienzan a activarse. De momento, ya se ha comenzado a hablar de Fernando Eguidazu (nació en 1944), como posible sustituto de Linde.

Luis María Linde, gobernador del Banco de España.
Luis María Linde, gobernador del Banco de España.

Eguidazu ya es consejero del Banco de España. Fue nombrado por el Gobierno el pasado mes de febrero con un objetivo, liderar la elaboración del libro blanco sobre la crisis financiera en España, y que llevó a la desaparición de las cajas de ahorros, instituciones con más de 300 años de historia.

Íñigo Fernández de Mesa (1967), hombre de confianza de Guindos, es otro de los nombres que ya comenzaron a sonar hace más de un año como sustituto de Restoy y ahora de Linde. Fernández de Mesa fue secretario de Estado de Economía con Guindos desde 2014 hasta finales de 2016, cuando abandonó el cargo para ser fichado poco después por la firma de asesoría financiera Rothschild.

Pero en círculos financieros y entre algunos políticos se vuelve a barajar la posibilidad de que el sustituto de Linde sea una mujer, y entre los nombres que vuelven a sonar está el de Margarita Delgado, actual directora general adjunta de Mecanismo Único de Supervisión (MUS). Delgado se conoce a la perfección el Banco de España donde trabajó desde 1988 hasta 2014, año en el que accedió al BCE. Entonces era directora del departamento de inspección de la institución supervisora española.

El nombre de Margaria Delgado ya salió a relucir cuando Restoy dejó el puesto de subgobernador. El problema entonces era que su sustituto solo estaría en el cargo dos años, muy poco tiempo para que le compensara dejar el BCE.

Un destacado banquero asegura que es lógico que se comience a buscar mujeres para ocupar el cargo de gobernador. "Margarita Delgado tiene una gran trayectoria, conoce perfectamente el Banco de España, tiene unas inmejorables relaciones en el BCE y es muy respetada en la banca", declara este banquero, que añade que los nombres de posibles candidatas puede ser más amplio, "hay varias mujeres que podrían desempeñar a la perfección este cargo", comenta.

El BCE ya reclamó cuando estaba José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno que incluyese a más mujeres en los órganos decisorios del Banco de España. Zapatero se lo tomó tan en serio que algunos excolaboradores suyos aseguran que se convirtió en una obsesión. "Llegó a ser una de sus principales preocupaciones en el Banco de España, aumentar el cupo de mujeres en su consejo".

La institución que preside Mario Draghi también ha comentado que quiere una o varias mujeres entre los candidatos para ocupar la vicedepresidencia del BCE, y aunque Guindos parece el candidato mejor posicionado, no hay que menospreciar la rivalidad de una fémina.

En las últimas quinielas ha comenzado también a relucir el nombre de Eva Valle, directora de la Oficina Económica de Presidencia del Gobierno. La esposa de Alberto Nadal, secretario de Estado de Presupuestos, puede ser una candidata a tener en cuenta.

El nuevo gobernador tendrá como retos poner orden entre la cúpula de a supervisión y los inspectores, lograr que el sector vuelva a lucir en rentabilidad de la mano del BCE, abordar el drástico giro que dará la banca en los próximos años con la digitalización del sector, intentar que se protagonice alguna fusión transfronteriza o cerrar definitivamente la consolidación del mapa bancario, además de la privatización de Bankia.

Cambios en la estructura de la supervisión en España también forman parte de estos retos en 2018 que el nuevo gobernador tendrá que tener en cuenta.

Cambiando de asunto. Prácticamente, todos los bancos españoles han recibido ya del BCE sus requisitos de capital para 2018, y, según han comunicado ellos mismos a la CNMV estas exigencias les permite aumentar su política de dividendos y pagar bonos a sus directivos. Todos menos uno, Liberbank no había recibido el jueves aún sus requisitos de capital, según reconocen fuentes de la propia entidad. Esta es la razón que puede explicar que sea la única entidad que no ha comunicado al mercado dichos requerimientos de capital.

Las fuentes de la entidad achacan este retraso al hecho que de Liberbank protagonizó en noviembre una ampliación de capital por 500 millones de euros, además de realizar otras operaciones de venta de ladrillo que han alterado sus ratios de capital en positivo. Creen que el BCE se habrá tomado algo de tiempo para hacer sus cálculos tras las recientes medidas adoptadas por Liberbank para mejorar su solvencia.

Normas
Entra en EL PAÍS