Apple está a refugio de la guerra legal tecnológica

No recopila datos personales para venderlos a los anunciantes, ni afecta a las elecciones

Tim Cook, CEO de Apple, en la presentación del iPhone 8.
Tim Cook, CEO de Apple, en la presentación del iPhone 8.

Las autoridades de todo el mundo están cada vez más preocupadas por cómo Facebook, Google y Amazon están erosionando la privacidad, utilizando datos para sacar a los rivales del negocio o influyendo en las elecciones. Es una batalla tecnológica de la que Apple puede librarse.
Europa estará en el ojo de la tormenta en 2018. Bruselas ya multó a Google con 2.400 millones por privilegiar sus servicios y enterrar a sus rivales en las búsquedas. Los reguladores están decidiendo ahora si Alphabet utiliza el sistema Android para promover deslealmente sus productos. La UE podría proscribir también prácticas similares de Amazon.

El mayor peligro vendrá en mayo, cuando las empresas deberán cumplir con el Reglamento de Protección de Datos europeo, que requiere que pidan consentimiento explícito para usar datos personales. Es probable que muchos clientes no estén de acuerdo, así que Google podría tener más difícil personalizar los anuncios de Gmail, y Facebook quizás dejaría de poder usar la información de WhatsApp para vender anuncios en otros sitios y apps. Los clientes también tendrán derecho a eliminar sus datos o exportarlos a otro lugar, lo que reducirá la capacidad de Amazon y Google para fidelizar a los clientes de la nube.

Otros lugares podrían seguir el ejemplo de la UE. Y los legisladores de EE UU están evaluando poner las grandes firmas de internet bajo la estricta Comisión de Comunicaciones, en lugar de la laxa Comisión de Comercio.

Apple es el mayor gigante del sector, pero es distinto. Vende muchos teléfonos caros, pero no es monopolista. La cuota del iPhone en los cinco mayores mercados europeos es menor del 20%. Además, presume de privacidad para vender sus productos. No recopila información personal para venderla a anunciantes, y combate los intentos del Gobierno de desbloquear los teléfonos de sospechosos. No afecta a las elecciones, porque no domina las redes sociales. Eso sí, sus intentos por escabullirse de pagar impuestos lo convierten en un objetivo; pero en el peor de los casos el resultado será una multa. Puede que sus rivales tengan que hacer cambios importantes y forzados en sus modelos de negocio.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad deCincoDías

Normas