El inversor europeo que se protegió de la caída del dólar gana el doble en Wall Street

Los mejores fondos de Bolsa de EE UU denominados en euros rentan hasta el 30%, frente al 17% en dólares

No tener cobertura por divisa puede arruinar la cartera

bolsa Ampliar foto

La inversión en Bolsa estadounidense ha sido este año en principio un mal negocio para el inversor europeo. La depreciación del dólar frente al euro, que sube más del 12% respecto al billete verde, ha minado la rentabilidad de la cartera, pese a los máximos de Wall Street. La conversión de lo ganado en dólares a euros, mucho más valiosos al cabo del año, se queda en casi nada. El efecto divisa arrasa con las ganancias y solo quien se cubriera frente al riesgo de depreciación del dólar podrá subirse al carro de las ganancias que dejan las Bolsas estadounidenses este año.

Con unos índices en máximos históricos inagotables –que suman 8 años de rally imparable–, el S&P sube el 18,4%; el Dow Jones, el 23% y el Nasdaq, el 30,5%. Estos avances se recortan sin embargo al 5,8%, 10% y 16,5% en su conversión a euros.

El impacto de la apreciación del euro hace que los fondos que mejor partido le sacan a esos máximos de Wall Street sean los de Bolsa estadounidense que invierten en euros, no en dólares. Así, el fondo más rentable del año en renta variable estadounidense, el AB US Thematic Research Porfolio –de la gestora AllianceBernstein– gana el 28% en euros, pero reduce su rentabilidad en dólares al 16,5%, según datos de VDOS. Así, quien invierte directamente en euros en Bolsa estadounidense se ha beneficiado de su revalorización y además del efecto de la apreciación del euro frente al dólar. Lo mismo sucede con el Morgan Stanley US Advantage: gana el 14% en dólares y amplía esa ganancia al 25,5% si se invirtió directamente en su versión en euros.

La rentabilidad lograda en los mejores fondos de Bolsa estadounidense en euros llega a duplicar a lo obtenido por esos mismo fondos en dólares (ver gráfico). “Hay que tener muy en cuenta la importancia de tener la divisa cubierta”, explica Paula Mercado, directora de análisis de VDOS, que añade que la gran mayoría de fondos españoles de Bolsa estadounidense tienen cubierto el riesgo divisa y permiten por tanto a sus partícipes apuntarse la totalidad de la ganancia del producto, al margen de la evolución del dólar frente al euro.

¿Fin del rally en EE UU?

De entrada, al margen de la divisa, el inversor deberá decidir si mantiene o no su posición en Bolsa estadounidense en 2018. Wall Street suma ya 8 años de rally y en 2017 ni siquiera ha registrado una corrección. No cae más de un 5% desde febrero de 2016, lo que para muchos es ya una señala de alza insana y augurio de un pronto movimiento de ventas. La economía estadounidense es sólida y los resultados empresariales mejoran, aunque también crecen las advertencias de que el ciclo económico expansivo finalizará en el plazo de dos o tres años.

“El hecho de que un fondo de Bolsa estadounidense esté denominado en euro no implica necesariamente que tenga cubierto el riesgo divisa. Debe especificarlo claramente”, explica José María Luna, director de análisis de Profim. Amenudo basta con una H o con la denominación hedged (cubierto) para que quede constancia. “Lo importante es el subyacente en que invierte el fondo pero lo recomendable, por prudencia, es cubrir el riesgo divisa”, añade Luna.

En España, los fondos de Bolsa estadounidense registran este año suscripciones netas por 2.940 millones de euros, según datos de VDOS, lejos de los más de 8.100 millones en Bolsa española. Entre los fondos españoles más rentables este año en Bolsa estadounidense aparecen el Bankia Banca Privada Índice y el Segurfondo S&P 100 Cubierto, ambos con el riesgo divisa cubierto, con rentabilidades cercanas al 17%. El caso opuesto es el del USA fondo, de Caja de Ingenieros, que apenas renta el 1,2% en el año de los récords sucesivos en Wall Street y que no tiene el riesgo divisa cubierto.

La cobertura de ese riesgo por el tipo de cambio supone un coste adicional para el partícipe aunque muy reducido y que no se incluirá en la comisión de gestión. “Es un gasto muy pequeño que se incluye en el TER (total expense ratio), dentro de los gastos totales del fondo y que ha de quedar recogido en el folleto del fondo”, explican desde Profim.

¿Remontará el dólar?

La Reserva Federal contempla tres subidas de tipos en EE UU para el próximo año, lo que alimentará en principio la apreciación del dólar, mientras que el BCE comenzará a reducir sus compras de deuda, aunque a un ritmo muy pausado. “Esperamos un flujo de inversión desde el euro hacia el dólar. La Fed hará una política monetaria más restrictiva y en la zona euro, se mantendrán los tipos bajos y la normalización llegará más tarde”, explica Rodrigo García, analista de XTB, que prevé que el euro se deprecie a niveles de 1,12-1,10 dólares durante 2018. Esta perspectiva tan bajista para la divisa europea contrasta con la de Monex Europe, empresa especializada en cambio de divisa. “El euro va a subir en 2018 y estimamos que cotice a 1,25 a finales del próximo año. Esto se debe principalmente a que el BCE comenzará a normalizar su política ya que la economía europea está mejorando”, explica la firma.

Normas