Un neurocirujano explica cómo un brazo robótico protagonizará una intervención quirúrgica en la Universidad de Calgary, Canadá
Un neurocirujano explica cómo un brazo robótico protagonizará una intervención quirúrgica en la Universidad de Calgary, Canadá

Megatendencias: invertir en innovación y resiliencia

Los fondos temáticos se centran en materias como la innovación tecnológica y el envejecimiento de la población

Una empresa dedicada a una de estas líneas de negocio puede llegar a crecer un 30% más

"Si no te reinventas, si no cambias la estructura de tu organización, si no hablas de la rapidez de la innovación, te va a afectar la disrupción. Y será brutal. La mayoría de compañías dejarán de existir de aquí a 10 o 15 años". Esta es una frase de John Chambers, director ejecutivo de Cisco, el gigante norteamericano que puso un router en cada hogar del mundo. La innovación y el cambio de paradigma en el planteamiento y desarrollo de las empresas ya crean interés entre los inversores que no quieren que la disrupción de la que hablaba Chambers afecte a sus apuestas. 

Hay dos grandes influencias que cambian el mundo: la rápida evolución y expansión de la tecnología y la demografía. El mundo occidental camina cada vez más hacia un modelo de producción automatizado y cuenta con una población cada vez más envejecida. Y en estas dos realidades es donde ponen las miras los "fondos temáticos" de las gestoras.

La idea es apostar por las megatendencias sin perder de vista que se trata de inversiones en renta variable que depende de la rentabilidad de las compañías. La inversión temática se presenta como una alternativa para liberarse del efecto del ciclo económico y por la que apostar a largo plazo. 

Los expertos que gestionan estas carteras en AXA aseguran que una empresa que aplique la innovación y tenga una buena capacidad de respuesta a los cambios puede crecer hasta un 30% más, algo muy destacable en un entorno de bajo crecimiento. 

En cuanto al envejecimiento de la población, en apenas 30 años habrá más de 2.000 personas mayores de 60 años. Dos tercios de esta población estarán en Asia y solo en China se concentrará el 25%. Y esto, unido al crecimiento y consolidación de las clases medias en los países emergentes, según Dani Saurymper, responsable del Fondo de Longevidad de AXA, es una gran oportunidad. 

"Las personas en esta franja de edad han pasado toda la vida ahorrando y ahora quieren gastar su dinero", asegura Saurymper, al hacer referencia a la capacidad adquisitiva de este sector de la población. Entre las empresas que tienen como público objetivo los mayores de 60 años nos encontramos las compañías dedicadas al bienestar y el ocio, aquellas relacionadas con la salud y la previsión de enfermedades y las especializadas en cuidados. 

La transformación tecnológica es una corriente imparable en los modelos de producción y en sectores como la salud y el transporte. Cuando se habla de robótica y automatización, los gestores de AXA resaltan que no hablan de ciencia ficción ni de tecnología militar, sino en la aplicación de estas tecnologías a la industria, la automoción, la salud y a la logística. 

La economía digital es otro nicho que se afianza en los paquetes en los que invertir. Para Tom Riley, de AXA, este es un sector interesante que no está limitado únicamente a las generaciones más jóvenes. Los nativos digitales, los millenials, están llegando a la edad adulta por lo que tienen más poder adquisitivo y los no nativos digitales demandan y acceden cada vez más a plataformas que facilitan sus transacciones en línea.

Todo ello hace que se cambie la manera de invertir y en qué invertir. Estas empresas, según los expertos de AXA, tienen muchas papeletas de convertirse en los líderes del futuro y es necesario prestarles atención.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y estos fondos temáticos son en ocasiones productos de una moda o de fama exagerada. Además, que estén enfocados en un tema concreto puede provocar una volatilidad mayor. Para minimizar los riesgos, los expertos aconsejan invertir en tendencias a largo plazo, pero al mismo tiempo vigilar la rentabilidad a corto plazo. 

Normas
Entra en EL PAÍS