¿Qué esperan del Ibex los gestores de aquí al 21 de diciembre?

Apuestan por que cierre la brecha abierta con Europa, para lo que necesitará del repunte de los bancos, sin alza de tipos a la vista

Apuntan a que se abre un período de relativa calma, aunque no exento de altibajos

independencia cataluña pulsa en la foto

La Bolsa española ha respirado relativamente esta semana después de un mes intenso de sobresaltos por el desafío soberanista catalán. La suspensión de la autonomía de Cataluña con la que el Gobierno de Mariano Rajoy ha frenado la deriva independentista, aplicada por ahora sin resistencia, y la convocatoria de elecciones autonómicas el 21 de diciembre han rebajado la inquietud de los inversores. El pulso independentista está desactivado, aunque nuevos acontecimientos como la prisión preventiva decidida para ocho exconsellers de la Generalitat, incluido el vicepresidente cesado Oriol Junqueras, han vuelto a tensar con fuerza el clima político y devolvieron las ventas al Ibex en la sesión del viernes.

Las próximas semanas, hasta la celebración de las elecciones del 21 D, prometen volatilidad y altibajos, al hilo de la actualidad política y judicial. Cataluña ha planteado un desafío institucional que difícilmente podrá resolverse tan a corto plazo y que el resultado de los comicios autonómicos bien podría agravar. El alcance en términos económicos de los acontecimientos vividos en el mes de octubre será otro de los elementos que sopesarán los inversores, después de que la tensión política haya forzado el traslado de sede fuera de Cataluña de más de 2.000 empresas y haya puesto en cuarentena la inversión internacional. Los expertos coinciden sin embargo en que lo peor del impacto del independentismo catalán sobre la Bolsa española habría pasado y que bien puede ser momento de que el Ibex recupere el terreno perdido frente a sus vecinas europeas, aunque el camino esté plagado de sobresaltos.

“Desde el verano, el comportamiento relativo del Ibex frente a sus vecinos ha sido muy inferior, sin grandes caídas pero tampoco con subidas. El Ibex puede aprovechar para mejorar”, apunta Jesús de Blas, analista de Credit Agricole Mercagentes. “El Ibex ha cerrado ya parte de la brecha con otros mercados europeos y aunque no desaparecen las incertidumbres, los grandes riesgos han desaparecido”, añade Nicolás López, director de análisis de M&G Valores.

Desde finales de agosto, el Ibex ha subido apenas el 0,4%, frente al alza del 7,6% del Eurostoxx 50 y del 12% del Dax. Pero en la última semana, el Ibex ha recuperado el 1,57%, frente a un avance del 1,98% del Dax.

Lejos quedan los máximos anuales del Ibex, alcanzados en mayo en los 11.135 puntos. Su recuperación, o al menos la reconquista de los 11.000, aún sería difícil para lo que resta de año. “Recuperar los máximos será cuestión de tiempo, será un objetivo para los próximos meses”, añade López, para quien por valoración y según las actuales previsiones de beneficios el Ibex debería subir en un año a entre 12.500 y 13.000 puntos.

IBEX 35 9.615,80 0,33%
DAX XETRA 12.326,48 0,88%

El impulso alcista no va a ser en todo caso inmediato y otras estimaciones apuntan a un cierre de año más modesto. Para Bankinter, el Ibex se colocará a finales de 2017 entre los 10.500 y los 10.600 puntos, cerca de los niveles actuales. “No es valoración sino estimación del desenlace que nos parece más razonable”, apuntan en la entidad.

El Ibex bien podrá beneficiarse del regreso de la inversión, en perjuicio de otros mercados hacia los que migró en los últimos meses y que han alcanzado máximos recientemente, como el Dax. “En Gesconsult hemos vuelto a incrementar nuestras posiciones en España dentro de los fondos. Parece que la situación en Cataluña ha llegado al punto que esperábamos, que no era otro que la vuelta a una cierta normalidad. Por supuesto, será un proceso gradual y no exento de altibajos”, apuntan desde la firma.

Pero el Ibex no va a depender únicamente de la actualidad política en Cataluña. El comportamiento de los bancos, el sector que más pesa en el selectivo, va a ser clave. Y la reciente decisión del BCE de prolongar durante 2018 las compras de deuda, aunque sea en menor cuantía, no juega a favor de una pronta subida de tipos tan esperada por la banca y capaz de impulsar su revalorización en Bolsa.

“Las telecomunicaciones son otro sector débil en Europa, con buen dividendo pero poco crecimiento en beneficios y una feroz competencia”, añaden desde M&G Valores. Los expertos también apuntan el riesgo de que Wall Street registre la corrección que aún no se ha visto este año y contagie con ello al Ibex. En definitiva, factores que trascienden Cataluña y que obligan de nuevo a la ciudada selección de valores en busca de rentabilidad

Normas