Cómo afectará el 155 y las elecciones en Cataluña a los mercados

Los analistas confían en los comicios pero advierten de las dificultades a corto plazo

El daño económico queda en el aire y apunta a los bancos y las eléctricas

Cómo afectará el 155 y las elecciones en Cataluña a los mercados Ampliar foto

Semana de montaña rusa en el Ibex. Todo un looping bursátil que no ha sido más que la réplica de unas sesiones de alto voltaje político que se han saldado con una caída del 0,25%. Y con la declaración unilateral de independencia en el Parlament y la disolución de la Cámara por el Gobierno de Rajoy que desemboca en elecciones el 21 de diciembre. Este es un final de la escapada (o, al menos, un punto y aparte) a un conflicto que se recrudeció el pasado 6 de septiembre con la aprobación en el Parlamento catalán de la ley de referéndum.

La Bolsa arrancará la semana por debajo de esta cota y en una situación completamente inédita. Con la autonomía intervenida y las calles, previsiblemente, bramando por la independencia. Ante un fin de semana caliente, los inversores han optado este viernes por cerrar posiciones y reducir su exposición a la renta variable española para evitar sorpresas en la apertura del lunes. Esta es la explicación de Rafael Romero, director de Inversiones de Unicorp Patrimonio, a las pérdidas del viernes, mientras que apunta que la votación del Parlament estaba descontada desde el día anterior. "Lo que ha ocurrido no es tanto que se hayan desatado las ventas, sino que la situación política ha hecho que los inversores hayan decidido no comprar", comenta Francisco Sánchez-Matamoros, analista de XTB. Ambos expertos coinciden en señalar que, pese al notable recrudecimiento de la tensión política, el nerviosismo no ha llegado aún a los grandes fondos extranjeros. Todavía no han apretado el botón rojo de las ventas.

Por el momento, la aplicación del artículo 155 es un blindaje para que los inversores extranjeros se mantengan tranquilos. Lo es en tanto pone unas elecciones sobre la mesa y la solución democrática al conflicto que esperan los mercados para volver al alza. "El Ibex cotiza en su zona de soporte. Y una vez que el conflicto se desbloquee, lo tiene todo para subir", explica Sánchez-Matamoros. Romero añade que los comicios la clave que normalizará la situación y volverá la vista de los inversores a los fundamentales y a un fondo de mercado alcista.

Sin embargo, otros analistas matizan que la relación entre el 155 y la subida de los mercados no es tan automática como pudiera parecer. Juan José Fernández-Figares, director de Análisis de Link Securities, reconoce que la suspensión de la autonomía es una noticia bien recogida por el mercado y que en el medio plazo puede servir para recuperar la confianza en la Bolsa española. Pero también apunta a que en el medio plazo la tensión en la calle puede trasladarse a los mercados. Un reciente informe de Barclays apunta en esta dirección y a las dificultades del Gobierno de Rajoy por controlar de forma inmediata el poder regional ante una posible desobediencia de los funcionarios. De hecho, Óscar Anaya, de Carax, recomienda mantenerse fuera del mercado español y le augura una caída de entre el 4% y el 5% en las próximas semanas.

Pese a conceder que se avecinan jornadas de más volatilidad en la Bolsa española, los analistas en ningún caso vislumbran un contagio al resto de los mercados europeos. El Dax (y el resto de índices) ha agrandado su diferencia con el Ibex. El alemán ha subido un 9% desde el 6 de septiembre, mientras que el español lo ha hecho en un ligero 0,66%. Donde sí ven un posible efecto es en el euro, que cierra la semana con una caída del 1,35% hasta perder mínimos de dos meses. Sin embargo, también matizan la dificultad para separar el efecto catalán de las palabras de Draghi.

En el aire queda el daño económico de estas semanas de inestabilidad sobre la economía catalana (un 30% del PIB español) y la española. El último en alertar sobre ello ha sido BBVA. El viernes rebajó tres décimas la previsión de crecimiento de España y avisó de que, de seguir recrudeciéndose el conflicto, el PIB crecería por debajo del 2,5%. Victoria Torre, de Self Bank, explica que el mayor daño se centrará en el sector bancario y en el energético. De hecho, el primero (de la mano de Banco Sabadell y CaixaBank) ha iniciado el traslado de sedes sociales de Cataluña a España. La banca catalana ha perdido 3.300 millones de capitalización desde el 6 de septiembre. En cuanto al energético, Torre explica que un aumento del riesgo país de España y una subida en la rentabilidad de los bonos soberanos afectarían negativamente al coste de su financiación. Estas compañías son las más endeudadas del Ibex.

Normas