independencia cataluña
El presidente del gobierno Mariano Rajoy y la vicepresidenta Soraya Sáez de Santamaría tras la votación del pleno del Senado que aprobó la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

El poder del Estado se despliega este lunes en Cataluña sin señales aparentes de resistencia

El relevo tranquilo al frente de los Mossos y la convocatoria exprés de elecciones, claves para evitar contestación popular

Hacienda, Fomento e Interior asumen las competencias principales del Govern cesado

Cataluña, y con ella el resto de España, han tomado aire durante el fin de semana para encarar en este lunes una nueva jornada crítica. El viernes 27 figura ya en los anales de la historia por la declaración unilateral de independencia en un Parlamento catalán quebrado, y por la aprobación en el Senado de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, por el que se suspende la autonomía y el Gobierno coge las riendas. La bandera de España ha seguido ondeando junto a la senyera en el Palau de la Generalitat, como símbolo en pleno corazón de Barcelona, pero es una incógnita si el Ejecutivo de Mariano Rajoy tendrá contestación en las calles o, incluso, en los despachos y dependencias públicas, a la hora de la efectiva toma del poder.

Tras la multitudinaria concentración contra el independentismo y a favor de las elecciones autonómicas celebrada en el centro de Barcelona en la soleada mañana del domingo, no hay señales de resistencia popular ni convocatorias de organismos tan significados con el separatismo como la ANC u Òmnium. El presidente cesado Carles Puigdemont llamó el sábado a la “oposición democrática” y el número dos de su Govern, Oriol Junqueras, dejó ayer la puerta abierta a que ERC participe en las elecciones del 21 de diciembre, convocadas desde La Moncloa.

Mientras Puigdemont ha hecho caso omiso a su cese y se mostraba ayer en su cuenta de Instagram alentando la república de Cataluña, Moncloa había dado un paso que se antoja decisivo: la toma de control, sin ruido alguno, de los Mossos d’Esquadra.

El jefe policial del cuerpo, Josep Lluís Trapero, aceptó su cese y reclamó “lealtad y comprensión” a los nuevos mandos. Desde Interior se ha confiado en su número dos, el comisario Ferran López, como sustituto. Se evita así un alto grado de intervención con un mando de cualquier otro cuerpo de seguridad. Se espera ahora obediencia. Y la primera orden de los Mossos ha sido la de la retirada de los retratos del expresidente catalán de los edificios públicos.

Está por ver la respuesta de los 200.000 funcionarios y empleados públicos de la Generalitat

La encargada de llevar a Cataluña de la excepcionalidad a las urnas, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, y el resto del Gobierno, tienen otra prueba de fuego en la respuesta de todo un ejército de funcionarios y empleados públicos de la Generalitat.

El desarrollo del 155 les garantiza seguridad jurídica en caso de conflicto entre las órdenes que emanen del Ejecutivo central, de obligado cumplimiento, y del Govern destituido, organismos de la Generalitat, entes y empresas del sector público. De hecho, fija posiciones contra el incumplimiento “del deber de fidelidad a la Constitución y al Estatuto, a los efectos de las infracciones previstas en la normativa disciplinaria estatal o autonómica”. Las responsabilidades por desobediencia podrían ser penales.

El Senado también ha puesto en manos del Gobierno español el Diario Oficial de la Generalitat y el Boletín del Parlamento de Cataluña. Puigdemont, atado de pies y manos, y a la espera de que la fiscalía presente hoy mismo una querella por el delito de rebelión, ha recibido presiones de sus socios de gobierno de la CUP para que explique las medidas que deberían concretar la república: “Emplazamos al Govern a que haga públicas las medidas y las comparta con la población”, recogió Europa Press de una rueda de prensa ofrecida en Sabadell por Núria Gisbert, portavoz del Secretariat de laCUP. “No tenemos ni rey ni virreina”, dijo en clara alusión tanto a Felipe VI como a Sáenz de Santamaría.

Manifestantes en Barcelona contra el independentismo.
Manifestantes en Barcelona contra el independentismo.

Desembarco

El BOE publicó el sábado de madrugada un real decreto de 13 páginas, firmado por el rey Felipe VI y por el presidente Mariano Rajoy, en el que se desgrana el modo en que el Gobierno central toma el mando y gestión de los diferentes departamentos de la Generalitat.

Dentro de las competencias asumidas, quizás las más significativas sean las que pasan a depender de Hacienda, Fomento e Interior. El departamento de Cristóbal Montoro se hace con las unidades de financiación de la comunidad autónoma integradas en la Dirección General de Política Financiera, Seguros y Tesoro. Conducirá además la Dirección General de Patrimonio de la Generalitat, la Dirección General de Planificación y Estudios Fiscales, la Dirección General de Tributos y Juegos, y la Entidad Autónoma de Juegos y Apuestas de la Generalitat.

El ministerio de Íñigo de la Serna se pone al frente de infraestructuras estratégicas como el ferrocarril, puertos, aeropuertos, y las carreteras y autopistas autonómicas

Hacienda también dispondrá, entre otras, de la Oficina del Contribuyente y de la Dirección General de Promoción Económica, en lo relativo a los fondos estructurales y de inversión europeos. En paralelo, conducirá la Dirección General de la Intervención, dependiente hasta ahora de Junqueras.

Fomento, por su parte, se hace cargo del Instituto Catalán del Suelo, de la Dirección de Infraestructuras de Movilidad y de la gestión del área de Transportes y Movilidad. Además de la Secretaría de Vivienda y Mejora Urbana y la Agencia de la Vivienda de Cataluña, el departamento de Íñigo de la Serna se pone al frente de infraestructuras estratégicas como el ferrocarril, puertos, aeropuertos,y las carreteras y autopistas autonómicas.

Y el Ministerio de Interior pasa a gestionar el Instituto de Seguridad Pública de Cataluña, las direcciones de Administración de Seguridad, Policía, Prevención y Extinción de Incendios y Protección Civil. Además del Servicio Catalán de Tráfico, el gabinete de Juan Ignacio Zoido engulle el área de Procesos Electorales y Consultas Populares y la dirección de Servicios Penitenciarios.

Junqueras se abre a participar en el 21D

Oriol Junqueras, líder de ERC.
Oriol Junqueras, líder de ERC.

El líder de ERC y exvicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, firmó ayer un artículo en El Punt Avui en el que anticipaba que el independentismo “tendrá que tomar decisiones difíciles y no siempre serán fáciles de entender”. Indica que el “coraje” demostrado se traducirá antes o después “en la consolidación de la república catalana”. Y afirma que hay que avanzar “sin renunciar nunca a las urnas para validar la república”.

Junqueras reconoce en su artículo a Carles Puigdemont como “presidente del país” y a Carme Forcadell como “presidenta del Parlament”.

Normas
Entra en EL PAÍS