10 fotos

El BCE empieza a preparar la retirada; ¿qué medidas ha tomado en los últimos cinco años?

Después de cinco años de políticas monetarias ultralaxas que han inundado el mercado de liquidez, los inversores se preparan ahora para la retirada progresiva de los estímulos. Los tipos de interés permanecerán en su mínimo histórico una vez concluya el programa de compra de activos.

  • 1"Haré todo lo que sea necesario" Julio de 2012: en julio de 2012 la crisis de deuda azotaba con fuerza a la zona euro y con especial virulencia a los países de la periferia. Por aquel entonces algunos empezaban a especular con la posibilidad de que el euro se resquebrajara. Un mes antes, España había pedido formalmente un rescate bancario después del agujero abierto por Bankia. La rentabilidad de la deuda española a diez años se situaba en el 7,6% y la prima de riesgo, en el entorno de los 630. En la reunión del BCE de julio de 2012 Mario Draghi pronunció la frase “haré todo lo que sea necesario para preservar el euro. Y créanme, será suficiente”.
  • 2Compra esterilizada de bonos Septiembre de 2012: el BCE presenta el programa de compra esterilizada de bonos cuyo objetivo principal era relajar las primas de riesgos de los miembros de la zona euro. La esterilización en la compra de bonos consiste en que el organismo de preside Mario Draghi drenará de otras partes del sistema monetario la misma cantidad de dinero destinada a la adquisición de deuda. Con ello busca evitar que los precios suban al contener la oferta de dinero que existe en el mercado.
  • 3Tipos de interés en el 0,5% Julio de 2013: Mario Draghi presenta una guía sobre el futuro de los tipos de interés en la zona euro en donde deja entrever que estos bajarán y se situarán en niveles inferiores durante un periodo prolongado de tiempo. En aquel momento los tipos se situaban en el 0,5%. La rentabilidad de la deuda española a diez años permanecía en el 4,6% y el riesgo país, en el entorno de los 320 puntos básicos.
  • 4Inyección de 400.000 millones Junio de 2014: el BCE recorta los tipos de interés del 0,25% al 0,15%. Además, la institución monetaria recorto la facilidad de depósito y la situó en negativo. Es decir, a partir de ese momento el BCE comenzó a cobrar dinero a los bancos por dejar el dinero en la hucha de la institución. En paralelo, Mario Draghi anunció dos operaciones de inyección de liquidez de 400.000 millones, una de ellas prevista para septiembre y otra, para diciembre. La recepción del dinero por parte de las entidades estaba condicionada a que estos lo prestasen a las empresas.
  • 5Puesta en marcha de compra de la valores respaldados por activos Septiembre de 2014: el organismo encargado de la política monetaria medida comunicada consistía en la compra de valores respaldados por activos (los conocidos ABS) y la suspensión de la esterilización de las inyecciones de liquidez con la compra de bonos. Dentro de los denominados ABS se engloban los bonos o pagarés que están respaldados por activos financieros conformados por cuentas pendientes de cobro. En este apartado no se incluyen las hipotecas.
  • 6Se anuncia el QE Enero de 2015: los bajos niveles de inflación en la zona euro y las dudas sobre una eventual recuperación en la zona euro, llevaron a Mario Draghi a anuncia el programa de compra de deuda pública, el denominado Quantitative Easing (QE). El importe mensual estaba fijado en los 60.000 millones de euros mensuales. Los tipos de interés se situaban en el 0,05% después de que el Consejo de Gobierno adoptara por unanimidad recortarlos al 0,05% en septiembre de 2014. Según la medida adoptada, el BCE pasaría a adquirir deuda emitida por administraciones centrales de la zona del euro, agencias e instituciones europeas en los mercados secundarios con dinero del banco central, que las instituciones que vendan los valores podrán utilizar para adquirir otros activos y conceder crédito a la economía real, lo que contribuye a la relajación de las condiciones financieras.
  • 7Comienzan las compras de bonos soberanos Marzo de 2015: la institución responsable de la política monetaria en la eurozona puso empezó a adquirir deuda el 9 de marzo. La rentabilidad de la deuda española, que ya había abandonado la cota del 2%, experimentó un fuerte caída hasta el 1,13%. Estos descensos tuvieron su réplica en el resto de bonos y con mayor incidencia en la deuda alemana a diez años. El país que dirige Angela Merkel ha sido el más beneficiado por la compra de activos del BCE. Desde su puesta en marcha, Draghi ha comprado bonos alemanes por importe de 425.544 millones. Le siguen Francia, con 345.618 millones, Italia (300.570 millones) y España (212.300 millones).
  • 8Draghi saca toda su artillería Marzo de 2016: en la reunión de marzo de 2016 el BCE sacó toda su artillería. Recortó los tipos de interés al 0% y la facilidad de depósito al -0,4%. Esta decisión vino acompañada de una nueva ronda de liquidez a cuatro años; la ampliación de las compras mensuales en 20.000 millones, hasta los 80.000 millones mensuales y la compra de deuda corporativa, medida esta última que empezó a aplicarse en junio de 2016. Fruto de todas estas decisiones cuatro meses después el bono alemán a diez años entró en terreno negativo, por primera vez en su historia. En septiembre de ese mismo año la rentabilidad de la deuda española a diez años marcó su mínimo histórico del 0,88%.
  • 9Reducción del QE en 20.000 millones Abril de 2017: el BCE reduce el importe de compras mensuales a 60.000 millones. Para calmar al mercado y evitar una convulsión en el mercado asegura que podría volver a incrementarlas si fuera necesario. En lo que respecta al precio del dinero, el banquero italiano reiteró que espera que “se mantengan en los niveles actuales, o en niveles inferiores, durante un período prolongado que superará con creces el horizonte de sus compras netas de activos”. Seis meses después de aquellas palabras el mercado especula con que recorte el volumen de compras entre 20.000 y 40.000 millones a partir de 2018. A cambio, Draghi extenderá el QE hasta septiembre del próximo año,