BBVA sitúa el PIB en 2018 por debajo del 2,5% si sigue la tensión en Cataluña

Esta comunidad autónoma restará más de 3.000 millones al avance de la economía el próximo año

Torres reconoce movimientos de depósitos en el último mes por el conflicto catalán

bbva Ampliar foto

BBVA empeora ya en la actualidad en tres décimas su previsión de crecimiento del PIB para 2018, lo que supone algo más de 3.000 millones, por la tensión con Cataluña. El consejero delegado de la entidad, Carlos Torres, aseguró que de seguir las tensiones en Cataluña el crecimiento de la economía podría situarse por debajo del 2,5% en 2018.   

A mediados de julio, el banco presidido por Francisco González, pronosticaba que la economía española crecería un 2,8 % en 2018, sin embargo ahora calcula que el avance será de 2,5 %, teniendo en cuenta las consecuencias de la crisis catalana.


De este modo rebaja tres décimas la previsión de crecimiento de la economía española para 2018, al igual que ha hecho el Gobierno, aunque en este último caso la reducción del alza esperada del PIB en 2018 fue del 2,6 % al 2,3 %.

BBVA confía en que esas dudas desaparezcan pronto y ensalza el dinamismo que mantiene la economía española, que cerrará 2017 con un avance cercano al 3 % y unas tasas de paro que han caído hasta niveles que no se veían desde hacía tiempo.

Como ya lo hicieran sus homólogos, Torres también ha reconocido que ha habido mucha incertidumbre en el último mes a consecuencia de la tendencia independentista de Cataluña. "Ha habido nerviosismo entre los clientes y ha habido entradas de depósitos, pero ya se ha estabilizado", ha explicado.

Torres defiende la posición de BBVA en Cataluña, mercado en el que tiene una cuota cercana al 25%, aunque reconoce que tiene planes de contingencia en el grupo "como tenemos en otros temas". BBVA adquirió en la crisis financiera CatalunyaCaixa y Unnim.

Resultados

En cuanto a sus resultados, BBVA cerró los nueve primeros meses del año con un beneficio de 3.449 millones de euros, prácticamente lo mismo que ganó en todo el año pasado, y un 23,3% más que en el mismo periodo de 2016, ayudado por la mejora en Estados Unidos y Turquía principalmente. En estos mercados el grupo gana un 41,7%, hasta los 422 millones de euros, en el caso del país norteamericano –pese a la provisión por los huracanes–, y del 22,5% en Turquía, con un resultado de 568 millones de euros (en este país ha aumentado el perímetro al sumar un 9,95% de capital en Garanti, en el que ya controla el 49,85%).

México, no obstante, sigue siendo su principal mercado. En este país ganó 1.616 millones de euros, un 12,1% más que un año antes descontado el tipo de cambio. A tipo de cambio constante del euro, la subida es del 15,3%. Este país representa el 39% del total del beneficio del grupo que preside Francisco González.

Su resultado, no obstante, se aleja cada ejercicio más del obtenido por Santander, que en el mismo periodo ganó 5.077 millones de euros.

En rueda de prensa retransmitida vía webcast desde la sede madrileña del grupo (ha decidido no hacer rueda de prensa presenciales de presentación de resultados), su consejero delegado, Carlos Torres Vila, pese a mostrarse satisfecho con la cuenta de resultados, advirtió sobre el lastre de las tensiones en Cataluña para el crecimiento económico. Sus declaraciones, sin embargo, se producían antes de que el Parlament declarase la independencia unilateral de Cataluña.

Torres también reconoció, como lo han hecho prácticamente todos los banqueros que han presentado resultados del tercer trimestre, incluido Jaume Guardiola, consejero delegado de Sabadell, que las dudas sobre la deriva independentista se tradujeron en “nerviosismo entre los clientes de algunas entidades”. Y añadió que “hubo entradas de depósitos” de otras entidades (sin dar nombres de los bancos de los que precedían) en los días de más tensión tras el 1-O, “pero ya se ha estabilizado”, aclaró. Además, explicó que tanto BBVA como otras firmas realizaron cuentas espejo (repetir su cuenta fuera de las oficinas de Cataluña) para los clientes que lo pedían.

El banquero también afirmó que BBVA, pese a todo, se siente “absolutamente cómodo” con su presencia en Cataluña.

En España la entidad ganó con su actividad bancaria 1.061 millones de euros, un 13,7% más. Aunque a esta cifra habría que restar los 281 millones de pérdidas que ha tenido en el área inmobiliaria. Las menores provisiones en un 40,5% han ayudado a mejorar la línea final de la cuenta de resultados de la entidad en España en su actividad comercial, que han compensado los menores ingresos en la línea de resultados por operaciones financieras, que han sumado 394 millones, frente a los 611 millones de un año antes. El margen de intereses sigue cayendo (-3,9%), con lo que su actividad puramente bancaria sufre aún los bajos tipos de interés.

La política de reducción de costes, con el cierre por goteo de oficinas y la salida de personal poco a poco, también tiene su efecto positivo en la cuenta. Los gastos de explotación, de esta forma, caen un 5,4%.

El banco sigue con crecimientos negativos en crédito, que baja un 1,6% en España en nueve meses, motivado fundamentalmente por la caída de la cartera hipotecaria, con un descenso del 4,1% de enero a septiembre, y del sector público, que cae en estos nueve meses un 8%. La financiación a empresas, sin embargo, mejora un 3,6% desde 2016, y en consumo, que sube el 28%. La morosidad se reduce en ocho puntos básicos para situarse en el 5,6%.

Los depósitos de clientes en gestión suben un 1,4% frente al cierre de 2016 y también con respecto a junio de este año. En ambas fechas la salida de depósitos de Popular fue la más llamativa, aunque ya en septiembre comenzaba a salir ahorro de las entidades catalanas.

El consejero delegado destacó que los resultados del grupo son sólidos, recurrentes y sostenibles y añadió que se perciben los frutos de la transformación “con nuevas funcionalidades” que tienen un impacto positivo en la vida de los clientes y permiten “un crecimiento exponencial de las ventas digitales”.

El ratio de capital de máxima calidad CET 1 fully loaded (contando con todos los requisitos de Basilea III), cerró el trimestre en el 11,2%, ligeramente por encima del 11% del año anterior.

Normas