Un panel con la evolución de índices bursátiles, en la Bolsa de Wall Street (Nueva York).
Un panel con la evolución de índices bursátiles, en la Bolsa de Wall Street (Nueva York).

Los fondos de inversión españoles, entre los peores del mundo

Un informe de Morningstar revela deficiencias en la comercialización

También señala un nivel de comisiones superior al de otros países

La industria española de fondos de inversión sale mal parada del último estudio publicado por Morningstar. Esta firma estadounidense es el primer proveedor mundial se información sobre vehículos de inversión y opera en más de 20 países.

De acuerdo con el informe, España está a la cola en cuanto a los servicios que ofrecen las gestoras de fondos a sus clientes. Para realizar este análisis Morningstar ha evaluado cuatro aspectos del negocio: el marco normativo y los impuestos (que pesan un 20%), la transparencia de los fondos (30%), las comisiones y gastos aplicados (30%) y el proceso de venta (20%).

Los fondos españolas aparecen en el grupo de rezagados, junto con los de Francia, Italia, Bélgica y Finlandia. El país que aparece mejor situado es Estados Unidos, seguido por otro grupo compuesto por Reino Unido, Suecia, Corea del Sur, Tailandia y Sudáfrica.

El aspecto en el que salen peor parados los fondos españoles es en el proceso de venta. La baja calificación en este aspecto se explica por "por la excesiva concentración bancaria en la venta de fondos", apunta Fernando Luque, editor jefe de Morningstar en España.

El 90% de la comercialización de este fondos de inversión en España está en manos de los bancos. Además, el modelo de retribución implica que la mayoría de las comisiones que pagan los clientes no va a pagar a los gestores del fondo, sino a los responsables de la comercialización (normalmente, las oficinas).

Otro factor que destacan es el alto nivel de gastos y comisiones que aplican las gestoras de fondos españolas, en relación con otros países.

"España se sitúa con una puntuación por debajo de la media debido sobre todo a los costes y gastos", explica Luque. "Confiamos en que la próxima implementación de Mifid II en Europa proteja más a los inversores e impulsar una mejora en estos países en las próximas encuestas". 

Normas
Entra en EL PAÍS