Un participante de la Cumbre del Clima de París de 2015, con una réplica de la Tierra.
Un participante de la Cumbre del Clima de París de 2015, con una réplica de la Tierra.

Un mercado del clima contra las ‘fake news’

La firma de inversión Winton quiere crear un sistema que refleje el consenso global

El pésimo estado del debate público sobre el tema hace que valga la pena probarlo

En algún punto entre la histeria total y la negación está el verdadero consenso sobre el cambio climático. Los mercados podrían revelar pronto dónde, si los planes para un mercado de predicción toman forma. Hay grandes probabilidades de que no funcione, pero la perspectiva de acabar con las fake news (noticias falsas) sobre el tema hace que valga la pena intentarlo.

La firma de inversión Winton quiere crear un sistema para apostar a los indicadores del clima futuro, como la concentración atmosférica de dióxido de carbono y las temperaturas globales. Entre los que espera que participen están los propios científicos. La idea es sintetizar conjuntos de datos y modelos climáticos a veces difusos en una visión de consenso, aprovechando el ánimo de lucro y la sabiduría de las masas.

Los mercados de predicción están lejos de ser perfectos –véase el fracaso de los prestigiosos Iowa Electronic Markets en las últimas elecciones de EE UU. Sin embargo, los precios de mercado, que reflejan información de diversas fuentes, son a menudo guías más fiables de la probabilidad de un evento que cualquier pronóstico individual.

Por supuesto, eso depende de que participen suficientes científicos bien informados. Si hay poca liquidez a pesar del plan de Winton de financiar el mercado, los precios podrían terminar reflejando las opiniones de unos pocos individuos con grandes bolsillos. Los lobbys también podrían distorsionar los precios, aunque eso incentivaría que otros aprovecharan las anomalías resultantes antes de que se registran los indicadores climáticos reales.

Otra objeción es que los beneficios podrían ensuciar los fines de los científicos que invirtieran en ese mercado. Pero de eso debería ocuparse el sistema de control de revisión de las publicaciones científicas.

En última instancia, el pésimo estado del debate público sobre el clima –secuestrado ahora por los escépticos, ahora por los fatalistas más extremos– significa que vale la pena probar los mercados de predicción. Si la iniciativa de Winton falla, poco se habrá perdido. Si da como resultado un referente fiable del consenso climático-científico, será mejor para el mundo.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.


Normas
Entra en EL PAÍS