Literatura

Literatura útil para directivos

A los altos cargos se les recomienda la ficción como lectura

Lorca dividía entre “littera” y “dura”, traducido como “la palabra que perdura”

Emma Woodhouse (Jane Austen, 1815) es una joven de familia distinguida y adinerada en la Inglaterra de la Regencia que, con veinte años y escasa experiencia de la vida, intenta arreglar noviazgos para sus amigas. Sus lógicos fracasos sirven a la autora para, con afectuosa comicidad, alertar de los riesgos de dar consejos que requieren vivencias de las que se carece. Leer Emma es, al tiempo que una agradable recreación de una época pasada elegantemente escrita, un aviso a navegantes de no dar lecciones que no se han aprobado.

Como mi experiencia en el mundo del management es limitada, cumplo el encargo recibido de recomendar literatura útil para directivos empezando con esta advertencia previa.

La función didáctica de la literatura permite vivir situaciones, incluso extremas, sin riesgo alguno. Leernos permite degustar los sinsabores del fracaso o el elixir del éxito, sin la resaca de la pesadumbre, ni el peligro de devenir arrogantes. Al mismo tiempo, el ritmo de los fonemas, nos proporciona placer estético sin más desgaste que el de nuestras pupilas resiguiendo esos bichitos que, en la casa en el árbol, son las letras que descubre el niño John Clayton III en Tarzán de los monos (Edgar Rice Burroughs, 1912).

Dicen que es conveniente que los directivos lean ficción para despejar sus mentes. Si en verdad lo es, ya tienen dos sugerencias para este verano, con la ventaja de que nadie podrá acusarles de querer ir a la última, pues doscientos y cien años nos separan, respectivamente, de cada uno de esos títulos.

Si el tesón para afrontar los embates de acontecimientos que no controlamos, la paciencia y la imaginación son activos que conviene encontrar en el balance de un directivo, Sólo a través del Atlántico (Alain Gerbault, 1925) es un buen compañero de viaje. La narración, por su mismo protagonista, de la primera travesía en solitario de ese océano nos enfrentará con temporales inclementes, soledad, vías de aguay cambios de rumbo. Grandes dificultades y respuestas decididas que jalonan la estela de una gesta.

Los mismos ingredientes que encontramos en Momentos estelares de la Humanidad (Stefan Zweig, 1927), donde fracasos y éxitos, épica, lírica y drama, se suceden. Nos emociona la tenacidad de Händel (1685- 1759) que le permitió sobreponerse a una apoplejía y componer El Mesías. Sentimos solidaridad con el mariscal Grouchy (1766- 1841) que, por cumplir literalmente sus órdenes, propicia la derrota del Emperador en Waterloo. Admiramos el valor y la entereza de CyrusW.Field (1819-1892), que convence a los accionistas para arriesgar, tras varios fracasos y éxitos parciales que se tornan enormes decepciones, hasta el último céntimo del capital suscrito para tender el cable telegráfico que en 1858 por unos días unirá el Viejo y el Nuevo continente (en 1866 lo hará definitivamente).

Recomendaciones literarias

Tarzán de los monos Edgar R Burroughs, 1912

La conquista de la riqueza Richard Lewinsohn, 1929

Arlequín Morris West, 1974

La Odisea del management Lluís Pugès, 2012

Asociamos el éxito de un directivo al logro de los objetivos de la empresa para la que trabaja, con o sin ánimo de lucro, pública o privada. En La conquista de la riqueza (Richard Lewinsohn, 1929 -Sí, el año del ‘crack’) sus protagonistas, los Rothschild, los Krupp, John D. Rockefeller, John P. Morgan, Thomas A. Edisson, Alfred Nobel, Henry Ford, entre otros, sin duda alcanzaron ese éxito. Los componentes de la fórmula no fueron siempre los mismos; pero en unos u otros los encontramos de halagüeños, como el trabajo esforzado, casi obsesivo; la intuición, un punto de genialidad a veces; pero también de menos lisonjeros, como la falta de escrúpulos de no devolverle durante años el capital que alguien confió en depósito; o a vender armas inservibles, bien limpias, como si fueran nuevas y que no protegerán la vida de los soldados a quienes se entregan.

Los dilemas éticos, precisamente, son el hilo conductor de Arlequín (Morris West, 1974), narración trepidante premonitoria de la crisis de 2008, a caballo de Ginebra y Nueva York, en que la lucha por el control de una empresa obliga a responder, como Ulises en su viaje de regreso de la guerra de Troya, la incómoda pregunta de: ¿hasta dónde llegarías?

Finalmente, en La Odisea del management (Lluís Pugès, 2012), al paso de Ulises y con la ayuda de los clásicos, – mi madre Dixit – en unas cien páginas deliciosas, nos acompaña en los cómo y los porqué del viaje personal y profesional de un directivo.

 

Enric R. Bartlett Castellà es profesor de Derecho Público, ESADE Business & Law School (Universidad Ramón Llull).

Historia

  “Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio”. Aunque Federico García Lorca siempre tuvo clara la definición de Literatura, todavía sigue habiendo disparidad de opiniones de si una obra en concreto pertenece o no a este arte. La acepción más aceptada es aquella que incluye textos escritos, hablados o cantados, de una lengua, en una nación y durante una época determinada. Nada que ver con el origen de la escritura, pero ligada a ella. Tampoco se tuvo claro hasta entrado el siglo XX, cuando nació la Teoría de la Literatura, que ésta debía tener como objetivo generar placer a través de su belleza y albergar vocación de perdurabilidad.

   Sí que se ha mantenido casi intacta la clasificación aristotélica de los géneros de la literatura en tres: el épico, el lírico y el dramático. Éstos pueden presentarse en verso o en prosa, y en ellos puede variar la naturaleza de su emisor, de su receptor, de su mensaje e, incluso, el contexto en el que se produce. Dentro del denominado narrativo, encontramos subgéneros como el cuento, la novela o el relato; dentro del lírico, la tragedia, la farsa y la comedia, y en el lírico encontramos, entre otras, la oda, la elegía, la epístola y la canción. Además de su función estética, los expertos destacan su utilidad en los ámbitos social, afectivo y evasivo, y múltiples beneficios para la memoria y el desarrollo intelectual y cognitivo.

Normas
Entra en EL PAÍS