Bruselas planea una multa histórica a Google por abuso de posición dominante

La sanción superará los 1.000 millones y podría llegar hasta los 8.000 millones

La multa sería por haber favorecido su servicio de comparación de precios Google Shopping

La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.
La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager. Reuters
Madrid / Bruselas

Bruselas podría imponer a Google una multa de más de 1.000 millones de euros en las próximas semanas por abuso de posición dominante en el mercado de los buscadores. Según la Comisión Europea, el gigante de internet habría favorecido en los resultados de sus búsquedas a su servicio de comparación de precios Google Shopping frente a los de sus rivales. Fuentes cercanas al proceso han asegurado a Financial Times que la sanción podría sobrepasar con creces a la de 1.100 millones interpuesta por la Comisión Europea a Intel en 2009, su mayor sanción hasta el momento.

En el caso de Google, la sanción podría elevarse hasta los 8.000 millones de euros, ya que por ese tipo de infracción Bruselas puede imponer multas de hasta el 10%, de la facturación de la compañía, y el año pasado Alphabet (matriz de Google) alcanzó los 80.000 millones.

Con esta sanción, se pondría punto final a uno de los tres casos que Bruselas mantiene abiertos contra Google (los otros dos tienen que ver con su sistema operativo móvil Android y con su plataforma publicitaria Google AdSense). La investigación respecto al caso de Google Shopping empezó hace ocho años tras las denuncias presentadas por Foundem, una página británica dedicada a comparar precios de ciertos productos; Ejustice.fr, un buscador francés especializado en servicios legales, y Ciao! from Bring, otra página de comparación de precios adquirida en 2008 por Microsoft. Aunque Google y Microsoft cerraron en 2016 un pacto de no agresión, su acuerdo ya no logró frenar la investigación de la Comisión.

La sanción a Google, que ya se da por hecha en múltiples foros aunque no ha habido comunicación oficial, supondría un duro golpe para el gigante de internet, que mantiene que su algoritmo de búsquedas opera con criterios absolutamente neutrales. Quizás no tanto por el desembolso de la cuantía de la sanción, pues la compañía dispone de una abultadísima caja para gastar de 92.000 millones de dólares, pero sí por las modificaciones que podría imponerle Bruselas en su forma de mostrar los resultados de las búsquedas. Algo que podría impactar en su negocio, pues Google cobra una comisión por cada venta que efectúan las compañías cuyas webs salen posicionadas a través de Google Shopping.

La multa, si finalmente se impone, supondría el fracaso de las negociaciones entre Bruselas y Google para alcanzar una solución. El ex comisario de Competencia, Joaquín Almunia, lo intentó durante mucho tiempo sin éxito. Fue su sucesora, Margrethe Vestager, quien decidió acabar con esas negociaciones y enviar a la compañía un pliego de cargos. Ahora solo queda esperar la resolución del caso.

La sanción a Google se sumaría a la impuesta por la Comisión a otras empresas tecnológicas estadounidenses. Además de la citada Intel, Bruselas castigó por razones similares a Microsoft con una multa de 497 millones de euros (en 2004). También en agosto pasado, Vestager sancionó a Apple con la devolución de 13.000 millones de euros por ventajas fiscales.

Normas