_
_
_
_
Prácticas anticompetitivas

Bruselas amplía los cargos contra Google por abusar en el negocio móvil

La CE ultima un nuevo pliego de cargos contra Google, que podría hacerse publico hoy Bruselas acusa a la compañía de impedir la competencia y la innovación

La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.
La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.Efe

La relación entre la Comisión Europea y Google se agria sin remedio. El departamento de Margrethe Vestager, comisaria europea de Competencia, ultima un segundo pliego de cargos contra la popular compañía estadounidense. En esta ocasión, la acusación gira en torno al presunto abuso de posición dominante cometido por Google para enseñorearse del mercado del internet móvil con su sistema operativo Android y sus aplicaciones (Gmail, Youtube, Google Maps...) asociadas.

Bruselas acusa a la compañía de obligar a los fabricantes de móviles que deseen utilizar Android a preinstalar una suite de herramientas (sus aplicaciones) sin permitirles que opten por las apps de otros creadores. El abuso se asemeja peligrosamente al cometido por Microsoft en los ordenadores, que se saldó en Europa con casi 2.000 millones de multa en total y la obligación de ofrecer navegadores alternativos al suyo (Explorer) y la prohibición de ligar el sistema operativo Windows con programas como el Media Player para lectura de contenidos audiovisuales.

En el caso de Google, los nuevos cargos se suman a los cursados por Vestager el 15 de abril del año pasado, cuando acusó formalmente a la compañía de aprovecharse de su dominio casi absoluto en el mercado europeo de las búsquedas por internet para ofrecer sus propios servicios y anuncios en detrimento de compañías rivales. Vestager cerró así la vía de negociación abierta por su predecesor Joaquín Almunia, que intentó resolver el expediente con un acuerdo amistoso con la compañía

Google se expone ahora, en ambos casos, a sanciones de hasta el 10% de su facturación anual, lo que podría derivar en multas de hasta 6.500 millones de euro cada una.Bruselas nunca ha apurado su margen sancionador, por lo que las potenciales sanciones serían muy inferiores. Pero el principal temor de Google no es el castigo pecuniario sino la amenaza de que Vestager quiebre su modelo de negocio.

Si la Comisión logra fundamentar sus acusaciones, Vestager podría obligar a Google a desvincular el uso de Android en los móviles de sus aplicaciones y exigirle que deje libertad a los fabricantes para instalar las apps que deseen.

Los expertos señalan que esa medida supondría para Google la imposibilidad de rentabilizar al máximo las sinergias entre su omnipresente buscador y el incesante tráfico de datos personales que genera el uso de los smartphones, desde preferencias de consumo hasta geolocalización exacta del usuario en cada momento. Todo ello clave para el negocio publicitario móvil.

En el mercado europeo, según la Comisión, Google copa más del 90% de las búsquedas en internet, una cuota muy superior a la lograda en su país de origen. Y en telefonía móvil, según los datos de StatCounter, el sistema Android se encuentra ya en el 65% de los smartphones vendidos en Europa (más del 85% en España), un porcentaje que dobla al sistema de Apple (iOS, con 27%) y pulveriza al de Microsoft (no llega al 4%).

Google ha combinado esos dos dominios hasta ahora, pero siente cada vez más cerca la amenaza de Bruselas. Y la compañía, que había encajado hasta ahora en plan zen los arañazos de la Comisión, empieza a no disimular sus iras. “[Los funcionarios europeos] son buena gente, que intentan informarse por sí mismos sobre lo que pasa en el mundo, pero quizá podrían estar mejor informados”, señalaba ayer displicente Matt Brittin, ejecutivo de Google en Europa. Y acusaba a Europa de “proteger el pasado frente al futuro”. Una agria reacción que también recuerda a la de Microsoft hace 15 años.

La CE lanza su propio plan de innovación

Los sucesivos ataques de la Comisión Europea contra compañías estadounidenses (Google, Apple, Amazon, Microsoft...) han alentado las críticas contra Bruselas por frenar, presuntamente, la innovación y la inversión en tecnología. El organismo comunitario intenta contrarrestar esa imagen de proteccionismo anacrónico y ayer presentó un plan de inversión en el mercado digital que aspira a movilizar hasta 50.000 millones de euros en cinco años. Objetivo: digitalizar todos los ámbitos de la industria europea e impulsar tecnologías “prioritarias” como las redes móviles 5G, la computación en la nube, las tecnologías de datos o la ciberseguridad.

La iniciativa fue presentada nada menos que por tres comisarios: Andrus Ansip, vicepresidente de la CE y responsable de Mercado Único Digital, y los titulares de Economía y Sociedad Digitales, Günther Oettinger, y de Investigación, Ciencia e Innovación, Carlos Moedas.

Dentro de estos planes, la Comisión Europea creará una nube europea, con una inversión estimada por parte de la UE de 2.000 millones de euros y abierta a 1,7 millones de investigadores y 70 millones de profesionales de la ciencia y la tecnología.

El plan, sin embargo, adolece de la falta de concreción administrativa que tanto choca a las multinacionales estadounidenses.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_