Acciones Banco Santander
Vista de un panel en la Bolsa de Madrid que refleja la evolución del principal indicador de la Bolsa española. EFE

Qué ocurrirá ahora con los accionistas, bonistas y clientes del Popular

Los títulos valen 0 euros en Bolsa, los dueños de cocos y deuda subordinada también lo pierden todo

Ni los propietarios de los bonos sénior ni los depositantes se verán afectados en absoluto

La solución ya está encima de la mesa, y ha sido una de las peores para los accionistas y los dueños de instrumentos de capital computable, ya sean de capital adicional de primer nivel Adittional Tier 1 (AT1 o cocos en la jerga) o de deuda subordinada (Tier 2, en la jerga). Pierden toda su inversión. A cambio, los dueños de deuda sénior y los depositantes salen indemnes de la operación. Santander tendrá que hacer una ampliación de capital de 7.000 millones, pero la entidad defiende que creará valor para los accionistas a medio plazo.

¿Se ha intervenido el banco o lo ha comprado el Santander?

Las dos cosas. El Banco Popular ha sido intervenido por la autoridad europea responsable de las resoluciones bancarias, en su primera decisión de este tipo. Una vez decretada la intervención, y a partir del proceso de venta ya iniciado, el FROB ha determinado que se lo quede Santander. Como el Popular había entrado en el paraguas de la autoridad de supervisión, la venta ha sido forzosa: todas las acciones e instrumentos de capital por un euro. Popular no tenía liquidez para seguir operando; la intervención era necesaria.

¿Por qué se ha intervenido Banco Popular?

Porque el BCE decretó ayer que la entidad era inviable. Concretamente, “fallida o probablemente fallida”, según la terminología. Preocupaba particularmente al supervisor la posición de liquidez, es decir, la salida de depósitos de clientes atemorizados por la situación del banco. En este contexto, concluye el BCE, “en el futuro próximo la entidad sería incapaz de pagar sus deudas”, y los planes privados para reflotar el banco ofrecían demasiadas dudas. La intervención era necesaria por interés público, para garantizar los depósitos de particulares y pymes, los servicios de pagos y los créditos, además de para asegurar la estabilidad financiera.

¿Cuánto vale el banco?

Popular cerró ayer con una capitalización de poco más de 1.300 millones. Pero el valor determinado por el FROB, asesorado por Arcano– es negativo entre los –2.000 millones y los –8.200 millones, en función de lo estresado del escenario. De ahí que se ponga en marcha el rescate interno o bail in para los dueños de instrumentos que computen como capital.

¿Qué pasa ahora?

Desde esta mañana Santander es propietario de todas las acciones e instrumentos de capital del Banco Popular, el único. Las acciones se han amortizado, lo que supone que los 6.100 millones de capital del banco ayudarán a enjuagar las pérdidas del banco. Lo mismo sucede con los bonos convertibles (cocos) y deuda subordinada.

¿Qué pasa con los alrededor de 300.000 accionistas?

Los accionistas pierden todo su dinero. Sus acciones no valen nada. Tienen el recurso de reclamaciones posteriores, especialmente si acudieron a la ampliación de capital de junio del año pasado, cuando adquirieron las acciones a 1,25 euros. Pero todo está por determinar y previsiblemente se judicializará. 

¿Y con los dueños de cocos y deuda subordinada?

También lo pierden todo. Los cocos por 1.250 millones de euros que emitió en 2013 (500 millones) y 2015 (750) se transforman en acciones que no valen nada. A este importe se suman casi otros 100 millones de euros de otros instrumentos. La deuda subordinada por un total de 684 millones, entre ella la que emitió en 2011 para minoristas por un total de 450 millones también se transformará en acciones que tampoco valen nada.

¿Los dueños de deuda sénior se ven afectados?

No, la resolución exonera de asumir pérdidas a los propietarios de deuda que no es computable como capital. El rescate interno no llegará tan lejos, aunque las normas lo permiten.

¿Por qué se hace esto?

El protocolo de resolución de entidades financieras en la UE está en vigor desde enero de 2016 y establece que en un proceso de estas características los dueños de estos instrumentos contribuyan al rescate interno para evitar que la factura se pague con dinero público. Banco Santander calcula que los instrumentos de rescate interno le permitirán ahorrarse unos 2.000 millones en la ampliación de capital con la utilización de los instrumentos del rescate interno, como publicó Cinco Días el lunes.

¿Y los depositantes?

Tampoco se tocará ni un euro de los depósitos.

¿Por qué el Santander?

Una vez tomada la decisión de intervenir el banco, el FROB ha explicado que se abrió un “proceso competitivo” de venta. Santander y BBVA ya habían mostrado interés en contacto directo con el Popular, y finalmente el FROB ha optado por la entidad cántabra. Ésta se ha comprometido “a tomar las medidas necesarias para garantizar la continuidad de las actividades, servicios y operaciones de Banco Popular y a proveer la liquidez necesaria para ello”.

¿Y los clientes? ¿Corren riesgo los ahorros?

No. Tampoco lo corrían antes de la intervención.

¿Y los fondos de inversión?

Ni corren peligro ni lo han corrido nunca. Los fondos de inversión son patrimonios separados de la entidad. Sí se verán afectados en su valor liquidativo en caso de que tuvieran acciones de Popular o cocos o deuda subordinada.

¿Qué hubiera ocurrido si no existiera un comprador?

La entidad hubiera entrado en disolución y se hubiera adoptado alguna medida para subsanar el problema, como crear un banco puente.

Normas
Entra en EL PAÍS