Richard Ford: “La prima de riesgo española debería ser inferior a 100”

Prevé una reducción gradual en las compras del BCE y más volatilidad en el futuro

Cree que los países del euro podrán afrontar el pago de su deuda sin el apoyo de Draghi

Richard Ford, jefe de renta fija europea de Morgan Stanley IM
Richard Ford, jefe de renta fija europea de Morgan Stanley IM

El calendario y la intensidad con que el BCE comenzará a reducir sus compras de deuda marcará a fuego el mercado de renta fija europea durante los próximos meses. Richard Ford, jefe de renta fija europea de la gestora de Morgan Stanley, espera que esa reducción sea gradual, si bien augura mayor volatilidad de cara al futuro, cuando el mercado ya no contará con la intervención continua de los bancos centrales. El equipo de Ford gestiona activos de renta fija europea por 11.000 millones de dólares, que suponen la sexta parte del volumen de activos de renta fija que gestiona Morgan Stanley IM a nivel global.

¿Qué espera de la reunión del BCE del próximo jueves?

No espero cambios en la facilidad de depósito para la reunión. Espero una discusión sobre la situación económica y un cambio potencial en el lenguaje. Creo que tendremos más información en el tercer o cuarto trimestre.En lo que respecta a los tipos de interés no preveo cambios pero respecto a la perspectiva económica, sí. Una perspectiva más equilibrada. La clave es si hay evidencias de que la inflación se acerca al 2% de manera sostenible, lo correcto es que Draghi se haga esa pregunta. Y a la vista de los datos podemos imaginar que mantendrá las condiciones de fácil acceso a la financiación.

¿Cómo abordará Draghi la reducción de las compras de deuda?

Todo dependerá de los indicadores económicos. A día de hoy podemos esperar el anuncio de la reducción del programa de compras de deuda en el tercer o cuarto trimestre de este año, la reducción de las compras a mínimos el primer semestre de 2018 y ver luego la primera subida de la facilidad de depósito en la segunda mitad de 2018.

¿Y cómo puede impactar el fin de esas compras en la financiación de los gobiernos, sobre todo en las economías más endeudadas, como Italia, Portugal o España?

Si los indicadores económicos siguen mejorando podemos pensar que los países serán capaces de afrontar el pago de su deuda. Todos los países en la zona euro están en proceso de reformas: laboral, de la banca, de las pensiones... Es un proceso en marcha que continuará.

¿Cree que la elevada morosidad de la banca italiana y la posibilidad de elecciones en el país este año pueden llegar a retrasar los planes del BCE?

El BCE ha manifestado muchas veces que su política se dirige al conjunto de países del euro, no a un país concreto. No creo que lo que pueda suceder en Italia dirija la política del BCE, a pesar de que lo que pase tenga impacto en el resto de la zona euro. Los riesgos sobre Italia son la posibilidad de unas elecciones para este año, cuando estaban previstas para 2018, y la necesidad de reforzar el capital de sus bancos. El riesgo político va a seguir siendo un foco de incertidumbre para el mercado, que quiere claridad sobre las medidas políticas, pero no va a condicionar las decisiones del BCE. Aun así, la cuestión de la banca ha tenido impacto sobre el crecimiento económico de la zona euro, porque condiciona la capacidad de dar crédito y una capitalización adicional sería positiva.

¿Y qué opina sobre España? ¿Tendrá dificultades para financiar su deuda? ¿Cómo influyen aspectos políticos como el independentismo catalán o el reciente cambio de liderazgo en el PSOE?

Los fundamentales subyacentes de la economía española están mejorando. En España hay de hecho un crecimiento mayor que en otros lugares de Europa. En términos de prima de riesgo, puede haber un poco de volatilidad con la retirada de estímulos del BCE pero España estará sostenida por un mayor crecimiento económico, en comparación con otros países de la zona euro. Nuestro modelo sugiere que la prima de riesgo española debería estar por debajo de los 100 puntos básicos. Tenemos que considerar un elemento de volatilidad que afectará a España pero también lo hará sobre Alemania.

¿Qué margen de rentabilidad queda en los bonos soberanos, teniendo en cuenta que las compras de deuda continuarán previsiblemente durante parte de 2018?

El inversor en renta fija debe tener en cuenta la expectativa de rentabilidad y el retorno relativo, en comparación con asignar la inversión a otro activo. La alternativa es la liquidez, aunque tiene rentabilidad negativa. O ir a activos con más riesgo, donde tienes la oportunidad de más rentabilidad pero también mayor riesgo. Los bonos soberanos tienen sentido para unos inversores pero no para otros. La cuestión es si con un retorno relativo próximo a cero se cree que pueden dar rentabilidad y creo que será difícil en los próximos seis meses con la facilidad de depósito en negativo.

¿Cuál es la posición de la gestora en la inversión en renta fija?

En un sentido amplio, nuestra posición en el mercado de renta fija es que el BCE seguirá ofreciendo condiciones favorables para la financiación, que dará liquidez al mercado y soportará los precios de los activos. Nuestra posición son los activos que generen un carry positivo, den un interés más elevado y que tengan un componente de liquidez. Estamos infraponderados en duración, el cambio significativo en la política de los bancos centrales en el futuro más próximo no tendrá mucho más reflejo del que ya vemos.

¿Y en la deuda corporativa? ¿Sufrirá más que la soberana sin el apoyo del BCE?

La situación de fondo por fundamentales para la deuda corporativa es buena, va a seguir habiendo condiciones favorables de financiación, liquidez, el sistema financiero sigue mejorando, hay condiciones para que siga habiendo bajos tipos en el futuro. Mi idea en la deuda corporativa es que el período de las ganancias significativas, con los diferenciales estrechándose, está cerca de su fin, aunque hay oportunidades atractivas para hacer carry trade entre distintos tipos de activos.

¿Cómo imagina el mercado de renta fija sin la intervención de los bancos centrales depués de todos estos años de crisis?

Lo seguro es que tendremos volatilidad en el futuro. Pero si asumimos que los bancos centrales van a estar apoyando la inversión en activos de riesgo a nivel global durante al menos los próximos dos años, se puede decir que hay espacio para buscar oportunidades jugando con los diferenciales el año próximo.

Normas