La dieta y estilo de vida que debería tener un autónomo

Recomendaciones específicas para este colectivo que, debido a su actividad diaria y a su particular ritmo laboral, deben llevar una dieta específica y un estilo de vida muy concreto.

dieta y estilo de vida

El empleo autónomo conlleva un importante desgaste tanto a nivel físico como intelectual, por lo que los expertos recomiendan al colectivo la ingesta de alimentos que aporten suficiente energía, como los hidratos de carbono, presentes en la pasta, el arroz, la patata o las legumbres, y las denominadas “grasas buenas”, con contenido de omega 3 y 6, que se encuentra en el pescado azul.

Las expertas en nutrición Yolanda García, de nutricienta.com, y Elena Sánchez, vocal de comunicación y prensa de la Asociación de Dietistas-Nutricionistas en Madrid (ADDINMA), han destacado además la necesidad de llevar una dieta sana y equilibrada, rica en frutas y verduras y proteínas. También recomiendan al colectivo consumir los alimentos típicos de cada estación, una buena ingesta de agua al día para asegurar una correcta hidratación y la incorporación de técnicas culinarias saludables, utilizando el aceite de oliva como principal aderezo.

Hasta aquí, nos enfrentaríamos a una dieta de una persona que necesita una buena dosis de energía. Pero existen ciertos matices específicos para el trabajador autónomo.

Las expertas también inciden en la importancia de organizarse bien a la hora de planificar los menús. Dado que los trabajadores autónomos no disponen de mucho tiempo libre, es recomendable preparar las comidas de antemano y tratar de llevar la comida de casa, ya que, si no, es fácil caer en la tentación de acudir a comidas rápidas y perjudiciales.

Si por el tipo de actividad es necesario comer en restaurantes a menudo, una buena opción es recurrir a platos saludables, como son la verdura o las legumbres como primer plato, una carne a la plancha o pescado de segundo. Para el postre decantarse por la fruta de temporada o el yogur.

Otro hábito que recomiendan los expertos a las personas que no pueden dedicar demasiado tiempo a cuidar su dieta es la práctica de ejercicio físico durante. Al menos, una hora diaria, ya que ayudará mantener el metabolismo activo y prevenir enfermedades como la obesidad, y otras asociadas a ella, como son la hipertensión o el colesterol alto. Recordemos que este tipo de contratiempos son de difícil resolución para un autónomo, que en muchos casos tendrá dificultades para solicitar una baja médica. El ejercicio, además, contribuye a disminuir el estrés y genera endorfinas que producen sensación de bienestar. Algo que tampoco viene mal a un trabajador de este colectivo.

Por último, para asegurarse una buena salud, es recomendable dormir en torno a las ocho horas diarias, hacer un buen desayuno para aguantar el día con energía y disfrutar de la comida y del ocio.

Normas