Supervisión

La CNMV exige transparencia a los últimos fondos top ventas

Sebastián Albella, presidente de la CNMV.
Sebastián Albella, presidente de la CNMV.

La banca ha desempolvado los productos ultraconservadores para atraer a los clientes clásicos de los depósitos. Si estos ofrecen un interés del 0,11% hasta un año y a más de dos, los nuevos garantizados atrapan a los ahorradores por plazos extremadamente largos, en algunos casos de más de ocho años con unas rentabilidades que suelen oscilar entre el 0,1% y el 1,5%. Y el supervisor ha decidido lanzar varios avisos a navegantes. 

La CNMV advierte que la posibilidad de que se produzca una subida de tipos y la extralarga duración de las carteras de estos productos (de más de seis años en 2016, frente a los 3,4 años de 2014) suponen riesgos que los inversores deben conocer. Y ha lanzado una guía técnica de obligado cumplimiento sobre esta cuestión. 

La evolución del mercado español de deuda soberana es el mejor ejemplo. La rentabilidad del bono nacional a 10 años llegó a superar el 7% en el verano de 2012 y el pasado septiembre bajó al 0,9%, y ahora ha vuelto a subir al 1,4%. Estas oscilaciones tienen efectos inmediatos en el valor de las participaciones de los fondos si se quieren vender antes del plazo.

Así, los fondos deberán incluir tres advertencias en la documentación que se entregue a los ahorradores, incluidos los folletos comerciales. La primera, en letras mayúsculas que avisa de un ALTO RIESGO por el alto riesgo de mercado por lo que los reembolsos realizados antes de vencimiento pueden suponer pérdidas importantes para el inversor.

La segunda cláusula, en letras gigantes, es sobre las comisiones si se quiere salir del fondo antes de la fecha de vencimiento. El porcentaje deberá aparecer destacado, a menos que la cartera disponga de cuatro ventanas de liquidez al año. La tercera advertencia es sobre la valoración de las participaciones hasta que el fondo echa andar: se venden a un único precio cuando las oscilaciones del mercado de deuda pueden hacer que se hayan devaluado. Esto se debe a que estos productos tienen un plazo de comercialización bastante amplio, superiores a un mes.

Los garantizados que ofrecen un tipo de interés variable fueron los que más patrimonio sumaron el año pasado: un 57%, hasta los 14.000 millones de euros, según Inverco. En realidad, su rentabilidad suele estar ligada a algún activo de renta variable, si bien el margen de ganancia es muy limitado. Los de garantía parcial, que limitan las pérdidas a porcentajes que no suelen exceder del 5%, aumentaron su volumen un 59%, hasta los 1.430 millones.

A diferencia de los fondos garantizados de primera generación, que tenían como activo subyacente bonos de deuda pública que pagaban generosos cupones, los nuevos están referenciados a la evolución bursátil de determinadas compañías, y su potencial de revalorización está muy limitado.

Los fondos garantizados con rendimiento fijo, en los que el tipo de interés no varía, bajaron su patrimonio un 29% el pasado ejercicio, hasta los 8.900 millones de euros. Pero entre las tres categorías suman más de 23.000 millones de euros.

Los fondos de gestión pasiva, en los que se incluyen los que tienen un objetivo de rentabilidad pero sin ningún tipo de garantía, sumaban a cierre del año pasado cerca de 24.000 millones de euros, si bien no todo el importe es de fondos de renta fija con objetivo sino también se computan los fondos referenciados a índices. 

Respecto a los fondos de rentabilidad objetivo sin garantía, la CNMV ya lanzó una advertencia en el verano de 2013 que obliga a resaltar que ese interés prometido no está blindado por nadie externo.

Operaciones vinculadas

La CNMV también ha puesto en el punto de mira las operaciones vinculadas de las gestoras de fondos de inversión. Una parte de los 235.000 millones de euros del patrimonio de los fondos en España está invertido en deuda y acciones del propio grupo financiero o en otros fondos de inversión de la propia gestora. 

El supervisor que preside Sebastián Albella ha elaborado una detallada guía para asegurar que "las operaciones vinculadas se realizan en interés exclusivo del fondo de inversión y a precios o en condiciones iguales o mejores que los de mercado". 

Que la operación es pertinente debe ser confirmado por una unidad independiente y deberá ser justificada de manera adecuada –en la mayoría de los casos, no bastará con un "mero análisis" del folleto de emisión– antes de su compra. No le valdrán las justificaciones posteriores, una vez que la rentabilidad sea comprobable. La documentación relativa a las operaciones vinculadas tendrá que conservarse al menos durante cinco años. 

Ademas, el precio de la compraventa deberá ser comprobado con el necesario detalle: "No serán a estos efectos suficientes referencias genéricas al rango de precios en el mercado el día de la contratación", sentencia la guía del organismo. 

Nombramiento

La CNMV ha nombrado además a un nuevo secretario del consejo, que será también el director general del servicio jurídico, en sustitución de Fabio Pascua Mateo, que hasta ahora ejercía esas funciones y que llegó al supervisor de la mano de Elvira Rodríguez, presidenta desde octubre de 2012 hasta el mismo mes de 2016. 

Abogado del Estado en ejercicio, Miguel Martínez era el abogado del Estado-jefe en el Ministerio de Economía y Competitividad. Entre sus puestos anteriores destacan el de abogado del Estado en la secretaría de Estado de Economía y el de letrado del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en Luxemburgo.

Normas