Automoción

OCU recomienda no llevar los VW a revisión del diésel

Volkswagen
Logo de Volkswagen. EFE

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomendó ayer en un comunicado no acudir a la revisión de motores de los coches de Volkswagen afectados por el escándalo de las emisiones. La organización, que promueve una acusación particular contra el grupo para sus afiliados, considera que “no está comprobada que la reparación propuesta por el grupo alemán acabe con el problema”, aseguran.

La OCU recuerda en su comunicado que la empresa ha comenzado a llamar a revisión a los automóviles equipados con motores 2.0. Afecta a los Audi A3, A4, A5, A6 y Q6; los Volkswagen Passat, CC, Tiguan, Golf, Jetta, Scirocco, Touran y Caddy; los Skoda Superb y Octavia y los Seat Exeo, Ibiza, León y Altea. Además, el grupo ya ha comenzado a llamar a revisión a los motores más pequeños, los 1.2, que en esta primera oleada afectará a los Volkswagen Polo y los Seat Ibiza, en su mayoría.

Para el caso de estos dos motores, “desde el fabricante indican que con esta reparación gratuita no se ve afectado ni el consumo de carburante ni las prestaciones del vehículo”, señalan la nota de la OCU. Sin embargo, la asociación destaca que a día de hoy estas revisiones “no son recomendables”. Afirma haber realizado unos exámenes propios en laboratorio, en los que se comprobó que “tras la eliminación del software, las emisiones de NOx aumentaban en más de un 13% y no se aseguraban las prestaciones del vehículo con una garantía suficiente”.

En este sentido, estima recomendable esperar hasta que se compruebe por “autoridades independientes” que la retirada del software no afecta ni a las prestaciones, ni a los niveles de emisiones o de consumo de combustible. No fue posible acceder a los resultados de tales pruebas.

Las reparaciones de los vehículos de Volkswagen han sido autorizadas y revisadas por el organismo alemán encargado de homologar los vehículos para su circulación, la KBA. Hasta el momento no ha aprobado aún los arreglos de los motores 1.6, porque necesitan la instalación de una pieza además de la supresión del software que manipulaba las emisiones de gases contaminantes.
La DGT, en contra

Frente al criterio de la OCU, la Dirección General de Tráfico (DGT) envía a los afectados una carta conjunta con la misiva de Volkswagen en la que recuerda que “el vehículo es técnicamente seguro y apto para la circulación” pero que “desde la Dirección General de Tráfico consideramos que debe usted (propietario) realizar la medida de servicio a la que se refiere el comunicado adjunto”, en la que VW detalla lo que el consumidor ha de hacer.

Las cartas están llegando a los conductores de los vehículos españoles.

Normas