Automoción

Volkswagen acuerda con la UE cerrar los arreglos del diésel en 2017

La comisaria de Consumidores, Vera Jourova, ha cerrado reuniones con asociaciones nacionales de los distintos países para la semana que viene.

Volkswagen
Una bandera de la Unión Europea ondea frente a la fábrica de Volkswagen (VW) en Wolfsburgo (Alemania). EFE/Archivo EFE

Volkswagen da la cara ante las autoridades europeas por el escándalo de la manipulación de las emisiones de gases contaminantes de sus vehículos equipados con motores diésel.

La compañía se ha comprometido a llevar a cabo un “plan de acción” en la Unión Europea (UE) con el que reparará los coches afectados por el escándalo de las emisiones ilegales de aquí a 2017, según informó la Comisión Europea (CE) en un comunicado.

En una reunión con la comisaria de Justicia, Consumidores e Igualdad de Género, Vera Jourová, el consejero de Volkswagen Francisco Javier García Sanz se comprometió a “informar a todos los consumidores europeos afectados sobre el procedimiento de aquí a finales de 2016”.

Además, afirmó que “arreglarán todos los vehículos afectados antes de finales de 2017”. La empresa se comprometió a “devolver los vehículos a los estándares” europeos después de los arreglos realizados.

“Volkswagen se ha comprometido a realizar un plan de acción total en la Unión Europea. Es un primer paso importante hacia la igualdad de trato de los consumidores en la UE”, afirmó Jourová. La comisaria aseguró por su parte que “seguirá de cerca este compromiso” y continuará trabajando de cerca con las organizaciones de consumidores, autoridades y la compañía alemana.

De hecho, ya en la reunión con Jourova, Volkswagen accedió a mantener otra segunda reunión “al mismo nivel en breve para hacer balance de la situación”.

En este momento, Volkswagen no ha arreglado más del 10% de los 8,5 millones de coches afectados. La compañía alega que la KBA, la autoridad alemana responsable de la homologación de los vehículos, solo ha dado el visto bueno a los arreglos para los motores 2.0 litros, que afectan a 5,1 millones de los vehículos afectados, y para los motores 1.2 litros.

En este segundo caso, la autorización llegó en agosto, con lo que aún están “recopilando los datos de los propietarios y enviando los avisos pertinentes para que acudan al taller”, informaron desde la compañía.

La comisaria de Justicia encargada de este tema ya se ha reunido durante estas semanas con 31 asociaciones de consumidores en Bruselas, Jourová mantendrá encuentros con asociaciones nacionales, el 29 de septiembre, y con las autoridades nacionales.

La CE ha analizado cuáles son las dificultades a las que se enfrentan los consumidores en casos como el de Volkswagen y trata de de conseguir que la compañía indemnice a los clientes comunitarios al igual que a los estadounidenses por el escándalo de las emisiones ilegales de sus motores diésel.

En el caso de España, la organización Facua ha reclamado que el consorcio automovilístico alemán abone a los afectados una cantidad que, aunque todavía está por concretar, partiría de los 4.440 euros (5.000 dólares) que Volkswagen a acordado en Estados Unidos en una solución extrajudicial.

Los tribunales, sin embargo, han dado la razón de momento a Volkswagen. La compañía ha conseguido hasta ahora tres sentencias a su favor en España, porque los jueces han alegado que las manipulaciones no constituyen un riesgo medioambiental, que los vehículos son aptos para la circulación sin ningún peligro para la salud y que los clientes no tenían conciencia ecológica demostrada.

Normas