Datos del INE

El 68% de los productos del IPC ya está en tasa positiva

Los expertos prevén incrementos de los precios a partir de septiembre

Los alimentos frescos serán los productos que más subirán, por encima del 2%

El 68% de los productos del IPC ya está en tasa positiva Ampliar foto

El desplome del precio del petróleo en los dos últimos años supuso una corrección en la tendencia inflacionista de España. Entre agosto de 2014 y agosto de 2016, con alguna excepción, los precios han caído con fuerza y han supuesto un alivio para los bolsillos de los consumidores, que ganaron poder adquisitivo, y para las empresas, que han ganado competitividad. El diferencial de inflación, tradicionalmente negativo a España, frente al resto de países de la zona euro lleva siendo positivo para España durante ese período. El Ministerio de Economía confirmaba que en agosto se ha reducido a medio punto, lo que supone el nivel más bajo desde noviembre de 2015.

Patatas y frutas frescas suben más del 10% en lo que va de año

Todo eso parece haber llegado a su fin, pese a que los precios hayan bajado una décima en agosto. Los expertos de Funcas vaticinaban que la inflación volvería a tasas positivas en septiembre y los datos del INE, hechos públicos esta mañana, constatan esos cambios. Dos de cada tres productos que componen la cesta del IPC ya están en positivo en agosto y solo tres rúbricas (vivienda, transporte y medicina) están en negativo. Entre las tres suman el 30% del IPC y las dos primeras están muy condicionadas por el desplome del petróleo. El precio del barril de Brent, de referencia en Europa, se ha mantenido estable en el último ejercicio, por lo tanto, el efecto bajista en los precios dejará de tener impacto a partir de septiembre y la inflación volverá a subir con fuerza hasta alcanzar incrementos anuales del 1,7% en febrero, según Funcas.

Otro indicador que refleja este cambio de tendencia es la inflación subyacente, aquella que no tiene en cuenta los elementos más volátiles como la energía o los alimentos frescos. Este índice se ha mantenido por encima de las siete décimas en los últimos doce meses y en agosto repuntó hasta nueve décimas. Si se excluyen los productos energéticos del índice general, los precios estarían subiendo 1,1 puntos.

El principal impacto de la subida de precios se verá en los alimentos, donde los expertos de Funcas auguran que la subida de precios podría llegar al 1,5% a principios de 2017 en el caso de los elaborados y al 3% en el de los no elaborados. Y este incremento tendrá un impacto directo en la inflación, ya que es la rúbrica que más peso tiene dentro del IPC, con un 18,7% del total. Entre agosto de 2013 y 2015, los precios de los alimentos bajaron o apenas subieron como consecuencia de la lenta recuperación del consumo de los hogares y la pérdida de población activa. Es en el último ejercicio en el que el avance de la demanda interna por encima del 3% ha permitido compensar con creces la merma de población.

El aumento de precios ya se puede constatar en agosto en algunos alimentos. Los incrementos más importantes se han producido en ese apartado. Los dos más inflacionistas han sido las patatas, con un alza anual del 15% y una subida del 9% entre enero y agosto, seguido por las frutas frescas, con una subida anual del 10,3% y del 16,3% en el acumulado hasta agosto. También aparecen aceites y grasas (6,2% anual), crustáceos y moluscos (3,5%) y pescado fresco y congelado (3,3%).

Normas