Seguridad vial

Si navega (o utiliza el GPS), no conduzca

Las nuevas tecnologías provocan un nuevo modelo de distracción para los automovilistas.

Si navega (o utiliza el GPS), no conduzca

El reciente accidente de coche del velocista español Bruno Hortelano ha puesto de manifiesto las infracciones y distracciones que conductores y copilotos cometemos cuando vamos en un coche y que pueden costarnos muy caras.

En el caso del atleta olímpico, que viajaba sin cinturón y con la mano derecha fuera de la ventanilla en el momento del impacto en la A-6 en las cercanías de Madrid, una gravísima lesión en la mano derecha que podría haber truncado su carrera.

Casi todos alguna vez hemos intentado acceder a internet con el vehículo en marcha, sincronizar los dispositivos móviles, manejar el GPS o buscar algo en la guantera, acciones que constituyen distracciones al volante, que ponen en riesgo la seguridad en la circulación y que, precisamente, son las que más se repiten entre los conductores españoles, según las conclusiones de un reciente informe realizado conjuntamente por BP, Castrol y el RACE.

Junto a “lo que pudiéramos calificar de acciones tradicionales que restan atención al volante –buscar cosas en la guantera–; otras que podríamos considerar mecánicas –manipular el navegador o la radio–", las nuevas tecnologías han puesto de relieve un nuevo modelo de distracción, “hasta ahora poco analizadas y que tienen que ver con el desconocimiento de las funciones avanzadas que ofrecen los vehículos, entre ellas, por ejemplo, el limitador de velocidad o el sistema de alerta de cambio de carril", explican fuentes del informe.

La información sobre las funciones de los dispositivos es imprescindible para reducir riesgos

Los coches modernos disponen cada vez de “más y nuevas tecnologías, nuevas funciones y automatismos que intentan ayudarnos y velar por nuestra seguridad. Pero todas estas funciones pueden llevar durante la conducción a provocar sensaciones de estrés, confusión o incluso distracción”, apunta el informe.

Un dato curioso es que las distracciones no tienen la misma incidencia según las comunidades autónomas. Los madrileños son los que más se descuidan al intentar sincronizar dispositivos con el vehículo, ligereza que afecta al 71% de los conductores de esta región, y que también afecta al 59% de los gallegos. Estos además son los que más realizan la acción de conectar y desconectar dispositivos mientras conducen (49%).

La atención de valencianos, andaluces y vascos se desvanece fácilmente cuando intentan acceder a internet desde el coche. La tasa de distracción por este motivo afecta al 80% de los automovilistas valencianos, al 70% de los andaluces y al 67% de los vascos.
A los canarios se les va el santo al cielo en cuanto a distracciones por consultar navegadores y GPS mientras van al volante (81%), y el 100% de los entrevistados reconoce que su atención se ha visto mermada al acceder a internet mientras conducían.

En Cataluña, el 72% de los conductores admite lapsus de atención al volante por buscar objetos en la guantera y los chóferes de esta comunidad son los que más utilizan los GPS o navegadores mientras manejan sus automóviles (37%).

Un dato a tener en cuenta es que los propios conductores no son ajenos a la percepción de peligrosidad y las consecuencias que pueden acarrear este tipo de acciones. Independientemente de la comunidad en la que residan, la mayoría de los encuestados califican de “mucho riesgo buscar cosas en la guantera, consultar la web o sincronizar dispositivos mientras se conduce" y reconocen que su opinión tiene mucho que ver con su propia experiencia de conducción, señala el estudio.

En general, los automovilistas, sobre todo andaluces (55%), catalanes (52%) y madrileños y vascos (ambos con un 50%), creen muy necesaria la formación y el conocimiento de las prestaciones tecnológicas que tienen su coches, mientras que los canarios (39%) son los que menos importancia le dan.

Hay que recordar que las distracciones son en España la primera causa de accidente de tráfico y “en todos los casos que se han mencionado de faltas de atención en el estudio, todos los encuestados se vieron envueltos en una situación de mucho peligro en el tráfico".

Los conductores españoles interrogados identifican, independientemente del lugar en el que viven, “el uso del limpiaparabrisas, subir o bajar las ventanillas y regular el aire acondicionado" como las acciones que menos les han distraído al volante.

Manos al volante

Panel de mandos de un coche equipado con nuevas funciones tecnológicas.
Panel de mandos de un coche equipado con nuevas funciones tecnológicas.

Cada año, desde la DGT y otros organismos y entidades públicas y privadas se ponen en marcha campañas de concienciación para reducir los accidentes de tráfico y sensibilizar a automovilistas y acompañantes sobre la importancia de una conducción segura.

Manos al volante es la campaña de BP, Castrol y RACE para concienciar a los conductores sobre la necesidad de mantener la atención cuando manejamos un coche y evitar distraerse con los elementos y objetos que podemos encontrar dentro de nuestro automóvil.

Esta iniciativa tiene el objetivo de mejorar la seguridad en todos los desplazamientos, ya sean de corto o largo recorrido, mediante un comportamiento responsable.

Dentro de su estrategia, esta acción quiere favorecer y aumentar el conocimiento que tienen los conductores tanto de sus vehículos como de las nuevas tecnologías que incorporan cada vez más sofisticadas, para ayudarles a entender mejor su mecanismo y funcionamiento.

Desde la web manosalvolante.es se ofrece a los usuarios desde vídeos formativos hasta la posibilidad de recibir formación en tecnología y seguridad vial en las pistas de conducción del circuito del Jarama, en Madrid, con el claro objetivo de conocer a fondo y familiarizarse con los nuevos sistemas y aplicaciones tecnológicas que llevan los coches.

Normas
Entra en El País para participar