Infraestructuras

Abertis estudia ofertar este mes por la mayor autopista de Reino Unido

Arranca la ronda de ofertas preliminares por la M6 Toll, en manos de la banca

Abertis
Un cartel en una carretera secundaria anuncia el precio de los peajes de la M6 de Birmingham, en Reino Unido.

La operadora de autopistas Abertis se mantiene en posición de ofensiva tras importantes adquisiciones, como la del 50% de Autopista Central de Chile (948 millones de euros en enero de este año) y la operación cerrada la semana pasada para la toma del control de las autopistas italianas A4 y A31 (594 millones por el 51% de A4 Holding, su concesionaria). El nuevo movimiento bajo análisis es el de la participación en el concurso para hacerse con un activo estresado desde el punto de vista financiero como es la carretera británica de peaje M6 Toll.

Fuentes financieras apuntan que el cuaderno de venta está siendo gestionado por UBS, que espera ofertas orientativas antes de que concluya este mes. Las muestras de interés no serían vinculantes.

En el mercado se manejan valoraciones que rondan los 2.000 millones de euros para la que es considerada como la autopista de Reino Unido con mayor densidad de tráfico. Entre las interesadas también se espera al gigante francés de las infraestructuras Vinci.

Abertis, que declaraba una capacidad de inversión de 4.000 millones de euros antes de su regreso a Italia, se ha lanzado a por oportunidades para remozar la vida media de su cesta de concesiones. Dos de las más importantes en España, Aumar y Acesa, tienen fecha de vencimiento en 2019 y 2021, respectivamente.

La M6 Toll, de 43 kilómetros entre Cannock y Coleshill, fue planificada en los años ochenta para evitar problemas de congestión en el área británica de West Midlands. Su diseño inicial, con un total de seis carriles en las cercanías de Birmingham, estaba pensado para una intensidad media diaria de 72.000 vehículos diarios, cifra que nunca se ha alcanzado, llegándose a picos de 55.000 vehículos. El debate sobre su privatización se tomó en 1991, y su concesionaria fue Midland Expressway Limited (MEL), firma 100% del fondo australiano Macquarie Atlas Road, cuyo plazo de explotación vence en 2054.

  • Refinanciación fallida

La inversión en su construcción alcanzó los 900 millones de libras (1.063 millones de euros al cambio actual) y fue la reestructuración de deuda, por 2.400 millones de euros, la que llevó a un consorcio de 27 bancos a convertirse en propietarios, en diciembre de 2013, de una carretera que ha resultado fuertemente deficitaria. Previamente había pasado por una reestructuración de deuda en 2006.

MEL sigue al frente de la gestión de la autopista y distintas fuentes consultadas aseguran que esa deuda ha ido cambiando de manos, de las de la banca a fondos buitre. Macquarie ya ha atravesado dificultades, en este caso con Ferrovial, en el accionariado de las autopistas estadounidenses Indiana Toll Road y Chicago Skyway. Por estas dos últimas también había mostrado interés Abertis, vendiéndose finalmente a fondos de inversión por 5.400 millones y 2.600 millones de euros, respectivamente.

Contra la reventa de la M6 británica ha realizado una fuerte presión de la Alianza Nacional contra los Peajes (The National Alliance Against Tolls), colectivo que ha buscado que sea el Gobierno quien se quede con la carretera y suprima el pago por uso.

 

Normas