Tribuna

Con ocho basta

En España entendemos que el sueldo nos lo merecemos por trabajar y si acaso, nos premian los resultados extraordinarios

No siempre el número de horas laborales está directamente relacionado con el éxito de los resultados. En el caso de muchos directivos españoles, las horas dedicadas al trabajo exceden muy por encima a las estipuladas en su jornada laboral. La causa de esto es que en España está extendida la opinión entre los directivos de que serán mejor valorados por las horas dedicadas que por los resultados. La razón que justifica este pensamiento es que las horas las pueden garantizar y los resultados, al final, dependen de muchas otras variables.

Según un estudio de la OCDE, en España las horas laborales superan a la media establecida, siendo la jornada laboral de nuestro país de 1.691 horas anuales. Numerosos países con economías potentes como Reino Unido, Alemania o Francia, dedican menos horas cada año al trabajo. Además, los días de fiesta nacional en España, nueve al año, son menos que en otros países como Japón, Corea del Sur o EE UU. Estos datos me llevan a cuestionar hasta qué punto las horas de trabajo garantizan unos determinados resultados.

A mi juicio, las jornadas laborales nunca deberían superar las ocho horas diarias. Si la jornada se hace demasiado larga, el rendimiento disminuirá conforme aumente el cansancio y la desmotivación. El trabajador acabará agotado y perderá tiempo de descanso, de ocio y familiar. Por su parte, a las empresas no les beneficia en absoluto, ya que tener directivos cansados, repercute en su toma de decisiones, su creatividad, la gestión de conflictos o la comunicación. Esta situación es un mal negocio para todo el mundo.

Son conocidas las múltiples consecuencias que puede generar el dedicarle demasiado tiempo al trabajo sobre nuestra vida familiar y de ocio. Sin embargo, no se cuestionan tanto las repercusiones que esto puede acarrear para la propia empresa. Demasiado tiempo en el despacho impide que los directivos acudan a jornadas de formación o simplemente lean e investiguen sobre los últimas novedades en el mercado. Hoy en día, con el mercado ultracompetitivo al que nos enfrentamos, es fundamental que toda la plantilla, pero especialmente los equipos directivos, no solo conozcan, sino que lideren las últimas tendencias del entorno. Por otro lado, en casos extremos, una excesiva jornada puede tener consecuencias muy perjudiciales para los empleados, como depresiones u otras enfermedades que precisen una baja laboral. Para las compañías, aparte de la pérdida de talento, esto supone gastos y pérdidas económicas.

"Parece absurdo que si una persona no quiere extender más su jornada laboral, tenga que renunciar a puestos de mayor responsabilidad"

Me llama la atención que las empresas no favorezcan que se respeten las jornadas de ocho horas y otras opciones, como la jornada reducida, el teletrabajo, o que esas posibilidades solo se propongan para mandos medios y para la base de la organización, pero esté mal visto para directivos y sea inconcebible para la alta dirección. Parece absurdo que si una persona no quiere extender más de lo necesario su jornada laboral, tenga que renunciar a puestos de mayor responsabilidad dentro de la empresa.

Bajo mi punto de vista, la raíz de este problema se encuentra en ambas partes. Es responsabilidad tanto de la empresa como del empleado que los horarios sean respetados. El cambio de hábito depende más de los propios empleados que de las compañías. Entiendo que es fácil echarle la culpa a la empresa, pero también es responsabilidad de los profesionales, tanto jefes como colaboradores. A muchos profesionales les falta la valentía de romper el status quo de los horarios. En España, al contrario de lo que ocurre en otros muchos países del resto de Europa, entendemos que el sueldo nos lo merecemos por trabajar, independientemente de los resultados, y además, si acaso, nos premian por los resultados extraordinarios. Se les escapa a estas personas, que la productividad es el resultado de la mejora de los procesos, de la creatividad y la innovación, de encontrar la forma de añadir valor; por ello, no se puede pretender ser más productivos a base de trabajar más horas al día o, mejor dicho, de estar más horas, independientemente de si se está haciendo algo productivo o no en la oficina.

Por su parte, las empresas se encuentran ahora con una realidad que les ofrece muchas facilidades para rentabilizar mejor los tiempos de trabajo. Las nuevas herramientas de comunicación proporcionan, a todo tipo de empresas y a precios muy asequibles, la posibilidad de gestionar mejor el tiempo, flexibilizar horarios, deslocalizar los puestos de trabajo y de hacer que los empleados realicen sus funciones en mejores condiciones, sin que ello repercuta en su eficiencia y productividad.

Gonzalo Martínez de Miguel es director general de Infova.

Normas