Dictamen

Bruselas acusa a Rajoy de incumplir deliberadamente el objetivo de déficit

La Comisión Europea tendrá 20 días para fijar una sanción que podría ser de hasta 2.000 millones

El vicepresidente de la Comisión Europea (CE) para el Euro, Valdis Dombrovskis.
El vicepresidente de la Comisión Europea (CE) para el Euro, Valdis Dombrovskis. EFE

La Comisión Europea ha hecho público esta tarde el dictamen por el que acusa a España de haber incumplido deliberadamente el objetivo de déficit en 2015 (4,2%). El dictamen inicia la cuenta atrás hacia una multa de hasta 2.000 millones de euros y hacia la congelación de hasta el 50% de los fondos estructurales.

Tan pronto como los ministros de Economía de la UE (Ecofin) confirmen la acusación de Bruselas, la CE dispondrá de 20 días para fijar la sanción, un plazo que podría empezar a correr a partir del próximo martes. En ese caso, España dispone de 10 días para presentar alegaciones. Y si no logra convencer a la CE, la multa se materializará a finales de este mes.

Más irremisible aún es la congelación de los compromisos de pago de los fondos estructurales, que se ejecutará a partir del 1 de enero. La única posibilidad de evitarlo es que el Gobierno presente en los próximos meses una nueva batería de recortes o de subidas de impuestos para cuadrar las cuentas. La misma amenaza pesa sobre Portugal, que también ha sido acusada hoy de incumplir deliberadamente el objetivo del año pasado.

“España y Portugal han recorrido un largo camino desde el comienzo de la crisis, gracias a ajustes presupuestarios y grandes reformas, pero últimamente se han desviado de la corrección del déficit y no han cumplido sus objetivos”, acusa el vicepresidente económico de la CE, Valdis Dombrovskis.

En el caso de España, la CE considera un agravante la buena marcha de la economía. Y culpa al Gobierno de Mariano Rajoy de no haber aprovechado un crecimiento mayor de lo esperado para rebajar el déficit, que cerró el año pasado en 5,1%.

“El esfuerzo fiscal se ha quedado considerablemente por debajo del esfuerzo exigido en la Recomendación [de 2013] y la posición fiscal incluso se ha relajado en 2015”, señala el dictamen aprobado por la CE. Bruselas tampoco valora positivamente la ligera caída de la deuda pública en 2015 (del 99,3% a 99,2%) que atribuye a un mero ingreso circunstancia por la venta de ciertos activos. Bruselas se muestra convencida de que en 2016 volverá aumentar y terminará por encima del 100%.

El documento pasa por alto que la CE erró en todas las previsiones que utilizó para la Recomendación de hace tres años. La recesión en 2013 fue mayor de lo previsto y aun así España acometió ajustes. Bruselas preveía inflación positiva en 2014 y el país sufrió una deflación. Y la recuperación dobló las previsiones de la CE para 2015 y la creación de empleo fue mucho mejor de lo esperado. Paradójicamente, Bruselas utiliza ese último dato positivo en contra de España, por no aprovechar el crecimiento para acometer nuevos ajustes.

En el caso de Francia, en el que Bruselas evitó las multas, la CE computó a favor de París tanto la brutal caída de la inflación, que fue mucho menor que el de España, como la mala evolución de su crecimiento.

Normas