El Gobierno revisará al alza el PIB de este año

El empleo tira del crecimiento

El Ejecutivo quiere que en esta legislatura se recupere el nivel de ocupación de antes de la crisis

La nueva previsión de PIB se situará al menos en el 3% o superior

Tiempo consumido en recomponer el empleo en las crisis Ampliar foto

El buen comportamiento que ha encadenado el empleo en el segundo trimestre, según las cifras de afiliación a la Seguridad Social conocidas el lunes, ha reavivado el optimismo del Gobierno y de algunos expertos sobre la próxima evolución de la economía española. Así, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), a la vista de los datos publicados por el Ministerio de Empleo, revisó al alza su estimación de crecimiento para el segundo trimestre de este año hasta el 0,79%, lo que supondría prácticamente replicar el avance del primero (0,8%) y alejar los temores a una ralentización de la actividad. El Banco de España, por su parte, calcula que el PIB se incrementará un 0,7% de abril a junio y destaca la solidez de variables como el consumo de los hogares y la mejora del sector exterior.

Ayer fue el turno del ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, quien anunció en una entrevista en Onda Cero que el Gobierno revisará al alza la previsión de crecimiento económico para 2016, ahora establecida en el 2,7%, en el nuevo cuadro económico que presentará este mes y que servirá de base a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017.

Guindos justificó este cambio en el hecho de que los datos del primer semestre indican que la economía española está avanzando “claramente” por encima del 3% y la previsión que hizo el Ejecutivo de crecer un 2,7% a finales del ejercicio es “excesivamente prudente”. “Cuando tengamos el nuevo cuadro macroeconómico antes de finales de julio revisaremos el crecimiento económico para este año”, remarcó. El ministro puso en valor esta decisión porque se produce “a pesar del complejo contexto internacional” y del brexit. Es más, Guindos no ocultó que la economía española podría crecer este año incluso más que en 2015 (cuando el avance fue del 3,2%), “si se consigue formar un Gobierno estable”, puntualizó. ¿Qué factores explicarían este nuevo optimismo sobre el comportamiento del PIB a corto y medio plazo? Desde Economía explican que mientras que en las primeras fases de toda recuperación económica hasta que no se consolida el crecimiento de la actividad, no puede haber creación de empleo, ahora es a la inversa.

La generación de nuevos puestos de trabajo impulsa el consumo y con ello las empresas invierten más para poder hacer frente a ese aumento de la demanda, lo que a su vez provoca más actividad y crecimiento. El lunes el Ejecutivo reconoció que ya se ha recuperado el 48% del empleo perdido durante la crisis y el objetivo es culminar esta legislatura con otros dos millones más de ocupados. Así, prácticamente habría culminado la recuperación de todo el empleo y entonces sí podría darse por superado el periodo de crisis más largo y profundo de la democracia.

Los cálculos efectuados por CincoDías demuestran que si la encuesta de población activa (EPA) que se publicará a final de este mes reproduce el mismo incremento de ocupación que el protagonizado por la Seguridad Social, a finales de junio restarían por recuperar 2,2 millones de empleos, el 57,8% de todo lo destruido desde mediados de 2007 hasta comienzos de 2014.

Otro de los factores que apuntalan las mejores perspectivas fue apuntado también por Guindos al referirse al resultado del 26J. “España se ha quitado parte de la losa de incertidumbre política que tenía antes de las elecciones generales”, por lo que añadió que “no hay la más mínima indicación de que vaya a haber desaceleración económica en el tercer trimestre”. “Siempre con la prudencia y cautela, revisaremos al alza el crecimiento”, indicó el ministro, tras corroborar que la nueva cifra también será prudente.

En cuanto al efecto del brexit sobre la economía española, explicó que el efecto positivo de la eliminación de la incertidumbre política en España tras las elecciones generales, en las que “no ha avanzado el populismo”, ha sido superior al impacto de la salida de Reino Unido de la UE y a pesar del contexto de desaceleración mundial. “Por el momento, (la desaceleración mundial) no se ha notado en España en el primer semestre, es sorprendente y yo mismo me he sorprendido porque esperaba que hubiera tenido un impacto más intenso”, indicó el ministro.

Ante esos temores que vienen fundamentalmente de fuera de nuestras fronteras, así como al miedo a que se terminen los llamados vientos de cola (como es el petróleo barato o la favorable cotización del euro frente al dólar), en Economía subrayan que España está creciendo por encima del 3%, con buenas perspectivas en el sector turístico y en las exportaciones, con una balanza de pagos en superávit por cuarto año consecutivo y con una mejora de la percepción de la economía española tras las elecciones. Por ello, el ministro insistió: “si en España se forma un Gobierno con la agenda económica correcta, se puede convertir en un foco de atención positiva para los inversores institucionales y crecer incluso más que en 2015”.

Asimismo, fuentes del Ejecutivo recuerdan que es trascendental que España continúe creciendo por encima del 3% para poder salir el próximo año del procedimiento de déficit excesivo. Ese avance de la actividad será además la referencia con la que se elaborarán los presupuestos del Estado de 2017, cuyo techo de gasto deberá establecerse también antes del final de julio. Entre las debilidades, los expertos y el propio Ejecutivo en funciones aseguran que conviene reducir el endeudamiento público y abordar las reformas pendientes que aún tiene la economía para seguir mejorando su competitividad: culminar la de la Administración Pública, la de pensiones y una nueva financiación autonómica son solo algunas de las más urgentes.

Normas
Entra en El País para participar