Automoción

VW logra autorización para revisar un millón de vehículos más

El presidente de VW, Mathias Mueller, propuso en la Junta de Accionistas del grupo un dividendo de 0,11 euros por acción.

Pidió "lealtad" a sus inversores ante "el año de transición" del grupo

El director del Consejo de Supervisión de Volkswagen, Hans Dieter Pötsch
El director del Consejo de Supervisión de Volkswagen, Hans Dieter Pötsch EFE

Volkswagen atraviesa "un año de transición" después de "la peor crisis que ha sufrido el grupo en su historia", aseguró el presidente del grupo automovilístico, Mathias Mueller, ante su Junta de Accionistas. Y por eso, pidió a sus inversores "lealtad a la compañía", que tengan "paciencia porque en el futuro no lo van a lamentar", afirmó.

Y esto pese a proponer un dividendo de 0,11 euros por acción, un 97% menos que el año anterior, a cuenta de unas pérdidas de 1.582 millones de euros registradas en 2015. Las peores de la historia de la compañía, las únicas y provocadas por el escándalo de la manipulación de las emisiones contaminantes de los motores diésel a 11 millones de vehículos de las marcas del grupo.

La compañía provisionó 16.200 millones de euros, tal y como recordó esta mañana Mueller, para hacer frente a las reparaciones, compensaciones y reclamaciones judiciales que llevará como consecuencia el escándalo. En este sentido, Mueller anunció en su discurso ante la Junta que han recibido la autorización de la Oficina Federal de Transporte Automovilístico (KBA por sus siglas en alemán) para revisar y arreglar un millón de vehículos más, en su mayoría del modelo Golf, con el motor TDI de 2.0 litros afectado por el caso del software que alteraba las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx).

Con esta nueva oleada, la empresa ya ha recibido la 'luz verde' para reparar 3,7 millones de unidades de los modelos Tiguan, Passat, todas las variantes del Golf y Caddy (Volkswagen), Exeo (Seat), Superb (Skoda) y A3, A4 o Q5 (Audi).

“Esperamos que la campaña de revisión coja realmente velocidad ahora. Decenas de miles de propietarios de vehículos serán informados en las próximas semanas y se les solicitará que acudan a sus concesionarios”, añadió.

Además, en este mismo campo, dio las gracias a los ciudadanos americanos "por su paciencia y su comprensión". El juez federal Charles Breyer, del Tribunal de San Francisco, ha dado una semana más de plazo a la automovilística para entregar "los documentos relevantes" para llegar a un acuerdo sobre las compensaciones a los dueños de los vehículos manipulados. "Recuperaremos también su confianza, con un proceso de arreglo rápido, eficaz y sin coste", dijo. 

Para afianzar la confianza solicitada a estos accionistas, el consorcio anunció que contratará una empresa de auditoría externa que se encargue de revisar las pruebas de las emisiones de vehículos, que también pasarán a incorporar nuevos procesos de medición en condiciones reales de utilización.

Müller señaló que esta decisión está en línea con la necesidad de que la industria de la automoción "sea más transparente, valiente y abierta a la hora de tratar las emisiones en condiciones reales de uso", comunicó. “Hemos decidido que los test de emisiones de nuestra compañía serán, como regla general, evaluados de forma externa por terceros independientes en el futuro. Los test aleatorios en condiciones reales del comportamiento de los vehículos también serán introducidos”, añadió.

En este sentido, señaló que la corporación introducirá de forma sistemática las medidas identificadas a través de la auditoría interna que ha llevado a cabo y afirmó que los departamentos están analizando sus procesos para optimizar sus actuaciones. Además, apuntó que muchos puntos de dicha auditoría, se transmitirán a la firma Jones Day para contribuir a identificar a los responsables del caso del diésel. 

Müller indicó que el principal objetivo de la compañía es recuperar la confianza y la credibilidad, aunque señaló que esto no significa que hayan enterrado sus ambiciones y aseguró que no se lo pondrán fácil a los competidores, para lo que lanzarán 60 nuevos modelos en todo el grupo en 2016.

Además, el presidente de Volkswagen resaltó que su compañía está llevando a cabo programas de reducción gastos, de forma que se centrarán en los aspectos prioritarios, aunque confirmó que cumplirá con la responsabilidad social con sus trabajadores. 

  • La "mayor transformación de la historia" 

Por otro lado, el directivo explicó que su empresa, en el marco del plan estratégico para 2025, realizará la mayor transformación de su historia, de forma que se convertirá no sólo en un fabricante de vehículos, sino también en un proveedor de servicios de movilidad.

Así, afirmó que la corporación realizará inversiones de “miles de millones de euros” en los próximos años en el desarrollo de nuevas tecnologías de conducción autónoma, en la introducción en nuevas áreas de negocio, como los servicios de movilidad, y en la electrificación de su gama.

La multinacional prevé lanzar 30 nuevos modelos eléctricos al mercado hasta 2025, con unas ventas previstas en dicho período de entre 2 y 3 millones de unidades al año, con una cuota de mercado de aproximadamente el 25%.

Müller explicó que para dicho año dos tercios de los modelos que lance al mercado contarán con motor de combustión, una tecnología que todavía tiene mucho recorrido, mientras que el tercio restante corresponderá a modelos electrificados.

Además, aseguró que su compañía desarrollará una nueva tecnología de conducción autónoma que se lanzará al mercado a principios de la próxima década, mientras que también trabajará en crear en su propia compañía las baterías para los coches eléctricos. La empresa también reorganizará su negocio de componentes.

Finalmente, explicó que, como parte de sus esfuerzos por aumentar la compatibilidad de los modelos diésel y gasolina, la compañía equipará desde junio del año que viene sus motores TSI y TFSI de gasolina con filtro de partículas. Los primeros modelos serán los Volkswagen Tiguan y Audi A5 con el propulsor TSI de 1.4 litros.

Respaldo de los accionistas

El presidente del consejo de supervisión de Volkswagen, Hans Dieter Pötsch, defendió ante los accionistas la actuación de la junta directiva al informar sobre la manipulación de las emisiones de gases en motores diésel.

De hecho, la familia Porsche, uno de los accionistas de referencia de la empresa comunicó esta mañana que "respalda la actuación de la junta directiva" ante las dudas sobre la transparencia en la gestión despertadas por la oleada de demandas sobre los ejecutivos de la compañía de los últimos días.

Pötsche, que anteriormente fue director de Finanzas del mayor fabricante automovilístico de Europa, recomendó también ante los accionistas “la exculpación de la junta directiva” en la manipulación de las emisiones de gases en vehículos diésel.

La Fiscalía de Braunschweig (norte de Alemania) investiga al antiguo presidente de Volkswagen Martin Winterkorn y al actual responsable de la marca Volkswagen, Herbert Diess, por sospechas en la manipulación de las emisiones de gases en vehículos diésel.

Se sospecha que ambos informaron demasiado tarde de la manipulación de las emisiones y de las consecuencias económicas que podía tener para la compañía.

Pötsch dijo en la junta general de accionistas que “publicamos inmediatamente las acusaciones” y que Volkswagen “ha cooperado desde el principio con todas las instituciones incondicionalmente” para esclarecer las causas de la manipulación.

Winterkorn dimitió en septiembre del año pasado después de que saliera a la luz la manipulación y ha insistido en todo momento en que no sabía nada.

Volkswagen dijo a comienzos de marzo que Winterkorn fue informado a tiempo, en mayo de 2014, de la manipulación pero ha insistido en que la junta directiva de la compañía no violó el deber de comunicar informaciones relevantes de la empresa para los mercados financieros.