Breakingviews

India amortigua los daños de Suzuki

Al igual que su rival Mitsubishi, el fabricante nipón de coches ha asustado a los inversores al admitir que no fue muy ortodoxo a la hora de medir el consumo de combustible.

Osamu Suzuki, presidente de Suzuki Motors, pide disculpas tras la rueda de prensa en la que la empresa admite no haber empleado los métodos apropiados para medir el consumo de combustible de algunos modelos.
Osamu Suzuki, presidente de Suzuki Motors, pide disculpas tras la rueda de prensa en la que la empresa admite no haber empleado los métodos apropiados para medir el consumo de combustible de algunos modelos.

India ofrece a Suzuki Motor un colchón frente a las consecuencias de sus pruebas incorrectas. Al igual que su rival Mitsubishi Motors, el fabricante japonés de automóviles ha asustado a los inversores al admitir que realizó pruebas de rendimiento de combustible poco fiables. En el caso de Suzuki, las infracciones parecen menos graves. En cualquier caso, gran parte del valor de Suzuki gira en torno a su filial india, de forma que los riesgos para los accionistas parecen limitados.

Las acciones Suzuki cayeron ayer más de un 9% dado que los inversores se preparaban para la descripción detallada de cómo se desvió de la carretera el último malhechor de la industria del automóvil. Una vez llegó la admisión, pareció bastante mansa en comparación con los airbags explosivos de Takata, el cuarto de siglo de deficientes pruebas de Mitsubishi, o la factura de 18.000 millones de dólares (unos 16.000 millones de euros) que Volkswagen ha acumulado por subestimar las emisiones de diésel.

El fabricante japonés ha admitido que realizó pruebas de rendimiento de combustible poco fiables

Suzuki dijo que había creado datos compuestos a partir de pruebas separadas de los neumáticos, frenos, transmisión y así sucesivamente, en lugar de confiar en los resultados reales de los vehículos ya que su campo de pruebas se encontraba en una colina ventosa a la la orilla del mar. Pero Suzuki aseguró que había poca diferencia con los resultados finales y que no hubo ningún impacto en los resultados de explotación del grupo.

Puede que las autoridades japonesas tengan, pese a todo, una opinión negativa de las infracciones de Suzuki, aunque los resultados finales no sean muy diferentes. Podría recibir algunas multas. La mala publicidad también podría hacer mella en las ventas nacionales.

Aun así, incluso si Suzuki es demasiado optimista, los accionistas tienen una cierta protección a la baja bastante robusta gracias a la participación de un 56% del grupo indio Maruti Suzuki. Con el tiempo, esa participación se ha convertido en una parte cada vez mayor del valor conjunto de la matriz. Ahora vale alrededor de 10.000 millones de dólares, mientras que el valor total de mercado de Suzuki es de apenas 11.800 millones de dólares tras la última caída. Por lo tanto, al resto de Suzuki se le atribuye muy poco valor. Parece difícil que los títulos de Suzuki caigan mucho más.