Crisis del gigante

Volkswagen comprará y arreglará coches por 7.800 millones

De los 16.900 millones de euros que provisiona la automovilística, otros 7.000 millones de euros cubrirán los “riesgos legales”. Estima que sus ingresos caerán un 5% en 2016.

Matthias Mueller, consejero delegado de Volswagen.
Matthias Mueller, consejero delegado de Volswagen. Getty Images

El escándalo por el fraude de las emisiones de gases contaminantes de los motores diésel de Volkswagen provoca unas provisiones de 16.200 millones de euros en 2015. De estos, 7.800 millones se destinarán a “modificaciones técnicas para los motores diésel afectados y recompras de vehículos”.

Otros 7.000 millones de euros cubrirán “los riesgos y gastos legales a nivel mundial”, detallaron los responsables de la empresa en la presentación de los resultados económicos del grupo Volkswagen en Wolfsburgo (Alemania). De todos modos, la empresa y las autoridades de EE UU tienen hasta el próximo 21 de junio para tomar una decisión definitiva sobre los importes y los términos del acuerdo.

Seat, filial española de Volkswagen, tuvo una pérdida operativa en 2015 de 10 millones, un 92,1% menos que en 2014, por el aumento de las ventas, efectos positivos de los tipos de cambio y reducción de costes.

La facturación subió en el mismo periodo hasta 8.572 milloness, un 11,3 % más que en el ejercicio anterior.

Las ventas de vehículos mejoraron también el pasado ejercicio un 8,6 %, hasta 544.000 unidades, en comparación con el 2014, incluidos los Q3 producidos para Audi.

El presidente del grupo Volkswagen, Matthias Müller, dijo al presentar los resultados que “nuestra filial española va por el buen camino para lograr una rentabilidad sostenible”.

Seat es la única de las marcas del grupo que todavía arroja pérdidas pero la compañía alemana se mostró satisfecha.

La rentabilidad operativa sobre las ventas fue el año pasado de -0,1 % (-1,6% en 2014).

Müller hizo hincapié en que el grupo se centra en mercados de crecimiento como los todocamino pequeños y destacó el lanzamiento del nuevo Audi Q2, del Seat Ateca y de un nuevo A+SUV de Skoda.

Las entregas a los clientes mejoraron el pasado ejercicio un 2,4%, hasta 400.000 unidades.

Las ventas de Seat subieron en casi todos los mercados, especialmente en Europa occidental, en Italia (22,1%), en España (14,3%), en la República Checa (16,6%), en Polonia (16,2%).

Los modelos más populares fueron el Ibiza, el Leon ST y el Alhambra.

Seat produjo 415.000 vehículos en 2015, cantidad que superó en un 5,1% la cifra de 2014.

Las reglas se han roto y los límites se han sobrepasado. Es muy doloroso y pedimos sinceramente disculpas”, afirmó Matthias Müller, presidente ejecutivo del grupo Volkswagen, al comienzo de su discurso. Llegan las disculpas, pero las compensaciones no irán a los clientes de fuera de EE UU.

Como ya ha avanzado la compañía en numerosas ocasiones, Müller recalcó que “la situación en EE UU es diferente a Europa o el resto del mundo”. No está previsto que los propietarios de vehículos afectados fuera de EE UU reciban ninguna indemnización económica distinta de las reparaciones gratuitas y voluntarias a sus coches.

Además, la automovilística ha provisionado 300 millones de euros más en Estados Unidos y Canadá por el problema detectado en los airbags de Takata de algunos modelos, que le obligará a cambiarlo.

La empresa alemana ya comunicó el pasado viernes que cierra el ejercicio 2015 con unas pérdidas operativas de 4.069 millones de euros, provocadas por esta provisión de 16.200 millones. Sin los gastos extraordinarios, el resultado operativo hubiera sido de 12.800 millones de euros, “en línea con lo obtenido el año anterior”, señalaron. Las pérdidas netas atribuibles a la sociedad dominante se quedaron en 1.582 millones de euros, las más graves que ha sufrido la centenaria empresa en su historia.

“Nuestra prioridad es seguir dando soluciones reales a los clientes afectados y recuperar su confianza”, señaló Müller. Así, el presidente comunicó que la KBA, organismo alemán responsable del transporte y encargado de homologar los arreglos de los coches afectados por el escándalo de las emisiones, dio justo ayer el visto bueno a las reparaciones del Volkswagen Golf 2.0 TDi BluMotion. Los propietarios en los distintos países serán llamados a los talleres en función del calendario marcado en cada región.

Además, la compañía espera que los investigadores de Jones Day no terminen su inspección interna sobre el escándalo de las emisiones de gases contaminantes hasta el último trimestre del año en curso. Aunque estaba previsto que hicieran público un avance de los resultados de la investigación, la alemana afirmó que “la revelación de los datos internos de la investigación en este punto supondría un daño y un riesgo inaceptable para la compañía, especialmente para las negociaciones en EE UU”, dijo el presidente.

El grupo espera reducir sus ingresos por ventas de vehículos en un 5% como máximo en este año, siempre en función “del desarrollo de los mercados ruso y latinoamericano y de cómo se desarrolle el tema de las emisiones”, afirmó Müller. La compañía estima que se quedarán en el entorno de los 10 millones de vehículos entregados. El grupo ha vendido 9,9 millones de automóviles en 2015, un 2% menos que en el año anterior.

Por marcas, Volkswagen Turismos logró unas ganancias operativas de 2.102 millones de euros, un 15,1% menos. Skoda contabilizó un resultado operativo positivo de 915 millones de euros al término del año pasado, un 11,9% más, y Porsche mejoró un 25,2% sus ganancias operativas.

Alianzas, sí, pero ni con Apple ni con Google

La compañía ya da por hecho que “2016 será un año tan exigente como el pasado” por el escándalo de las emisiones, pero el presidente ejecutivo aseguró que “estamos recolocando el grupo para hacer frente a los retos de futuro”. “No dejaremos que la crisis nos pare. Queremos que sirva para reforzarnos y para realinear la empresa”. Müller avanzó que están diseñando la Estrategia 2025, que presentarán a mediados de año y que presentará una empresa “más eficiente, más rápida, más valiente y más sostenible”.

El presidente aseguró que, de cara al futuro, la empresa se abrirá a “alianzas e inversiones estratégicas” en los campos de digitalización, conectividad o movilidad eléctrica. Müller descartó comunicar con qué empresas negocia, pero aseguró que no están en conversaciones “ni con Apple ni con Google”.

Volkswagen tendrá lista su plataforma de fabricación de vehículos eléctricos a finales de esta década, que producirá automóviles enchufables con una autonomía de hasta 500 kilómetros. En 2020, la cartera de productos del grupo tendrá 20 vehículos eléctricos.

Para incrementar la transparencia del grupo, Volkswagen ha nombrado una responsable de integridad y cuestiones legales, Christine Hohmann-Dennhardt, que entra a formar parte del consejo de dirección. Además, crearán un consejo externo de sostenibilidad para cuestiones medioambientales, de responsabilidad social y movilidad sostenible.