Novedades de inversión privado

Objetivo: atraer al ahorrador más joven

Ya se puede rescatar el dinero de un plan de pensiones pasada una década.

Objetivo: atraer al ahorrador más joven

Este año comenzó con no pocas novedades referidas al ahorro privado. Unas consideradas positivas por el sector y otras criticadas. Cambios que, según las distintas gestoras, pueden condicionar el buen desarrollo de esta campaña. Entre ellos destacan la modificación introducida por el Gobierno para que los planes suscritos hoy puedan rescatarse dentro de 10 años.

“Es una buena medida para incentivar el ahorro entre los más jóvenes, que ven su jubilación todavía muy lejana y son reacios a invertir en productos a largo plazo, como planes de pensiones o PPA. Cualquier medida que promueva y facilite que se empiece a ahorrar para la jubilación desde jóvenes es una buena noticia”, aseguran en Banca March. Sin embargo, creen que, en general, no se ha dado suficiente publicidad a esta novedad y, por tanto, hay muchos clientes que no son conscientes de ello.

El objetivo que a todos los agentes del sector les gustaría alcanzar sería rejuvenecer el perfil del ahorrador medio en España. Y es que, según los resultados de la VI Encuesta a gestoras de fondos del Observatorio Inverco, el retrato del partícipe tipo de planes de pensiones es un hombre (55%), mayor de 46 años (principalmente entre 51 y 55 años), que invierte entre 4.000 y 7.000 euros en este instrumento y que lo contrata a través de la red de oficinas, en primer lugar, seguido de la web y de la banca telefónica. Rebajar la edad y aumentar la aportación anual son los retos más inmediatos.

“Esta nueva medida aportará una liquidez adicional, que debe ayudar a fomentar el ahorro para la jubilación a través de los planes de pensiones, sobre todo entre las personas más jóvenes. No obstante, es pronto todavía para que se vislumbre este efecto”, opina Clara Armengol, directora de pensiones de Grupo Zurich en España.

Los hombres, más previsores

Los hombres menores de 24 años con estudios superiores son el perfil del ahorrador medio en España.

Así,ocho de cada diez, de entre 18 y 24 años admiten llenar la hucha cada mes, en comparación con el grupo de edad menos ahorrador (45- 54 años) cuya cifra apenas supera el 62%.

Por sexos guardan para el mañana, el 71,4% de los hombres y el 62,5% de las mujeres, según un informe de Rastreator.

La experta prosigue: “En nuestro grupo percibimos un aumento de la concienciación para el ahorro a largo plazo que se refleja en un aumento de las aportaciones periódicas y en la búsqueda de un instrumento que permita constituir poco a poco un capital para la jubilación, sin hacer tanto hincapié en el ahorro fiscal, que debe verse más como un premio o ventaja que como una motivación”.

Para Enrique Durán, director de desarrollo de negocio de CNP Partners, la reforma fiscal realizada en 2015 afecta en un doble sentido. “Novedades como la ventana de liquidez que permite el rescate del ahorro acumulado con antigüedad superior a 10 años van a impulsar el interés de nuevos ahorradores, sobre todo de tramos de edad jóvenes, por invertir en productos para planificar la jubilación”, sostiene.

Por el contrario, medidas como la reducción del límite fiscal de aportaciones de 10.000 euros o 12.500 euros para mayores de 50 años –vigente hasta el año pasado– a los actuales 8.000 euros “harán que los resultados de la campaña sean inferiores por el efecto disuasorio de aquellos ahorradores que quieren realizar aportaciones superiores a estos límites”, mantiene.

En GVC Gaesco creen que la reducción de las aportaciones máximas hasta los 8.000 euros “incidirá directamente en un menor volumen total de lo aportado al sistema”, no obstante, consideran que esto “se puede ver compensado parcialmente por un incremento en el número de partícipes gracias al incentivo de la ventana de liquidez a los 10 años y, sobre todo, por el incremento sustancial de las campañas de sensibilización en relación a las perspectivas a medio plazo de las pensiones públicas”.

Sin embargo, recalcan en el Banco Mediolanum, lo importante es que “a pesar de que será posible rescatar antes del momento de la jubilación, los ahorradores solo recurran a esta medida en casos excepcionales y que sigan viendo ese ahorro como un ahorro para la jubilación”.

En cuanto a productos concretos aprobados por la nueva reforma, como los planes de Ahorro 5 (Sialp), “no esperamos un desarrollo explosivo, sino un crecimiento sostenido”, adelanta Manuel Álvarez, director de desarrollo de vida y pensiones de Caser.

No sabemos qué hacen con nuestro futuro

Según los datos del Informe naranja elaborado por ING Direct, a pesar de que la nueva legislación que afecta a la recuperación de la inversión entró en vigor en enero de 2015, el 79% de los españoles no sabe que puede rescatar su plan a los 10 años. Es más, el 13% cree que lo puede recuperar cuando quiera.

“Sigue habiendo un alto porcentaje de españoles que desconoce las características de este tipo de producto de ahorro e inversión”, lamenta Luis González Soto, director del área de cuentas de inversión de ING Direct. Según una encuesta de esta entidad, “entre los españoles que tienen un plan de pensiones, el 28% no sabe qué tipo de plan ha contratado y el 34% no tiene conocimiento del importe medio que tiene acumulado”.

Tampoco sabemos cuánto dinero podemos dedicar a un plan (8.000 euros anuales tras la última reforma) y José Manuel Jiménez, director de marketing de Aviva España, constata que según datos de la entidad, el 82% de los españoles desconoce cuál es el límite máximo de aportaciones a planes de pensiones que se puede desgravar y hasta un 47% no sabe a partir de cuándo podría disponer del dinero de su plan.

No es de extrañar si, tal y como resalta Manuel Álvarez, director de desarrollo de vida y pensiones de Caser, el 61% de los encuestados por esta aseguradora afirmó que no conocía las medidas que ha tomado el Gobierno en materia de ahorro para la jubilación y las pensiones.

Del porcentaje que sí aseguró conocerlas, el 57% recordaba que el Gobierno ha modificado la fiscalidad y un 49%, que ha reducido el límite de las aportaciones. Esta última medida es, además, la peor valorada por los españoles.

Normas