Hay 50.000 coches afectados por el CO2 en España, asume

Volkswagen se hará cargo de la devolución del PIVE y las tasas

Francisco García Sanz, vicepresidente de VW, acompaña al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su visita a la fábrica de Seat en Martorell.
Francisco García Sanz, vicepresidente de VW, acompaña al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su visita a la fábrica de Seat en Martorell.

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, confirmó ayer que Volkswagen se ha comprometido a devolver a las arcas españolas las ayudas del plan PIVE de aquellos vehículos en los que se han detectado irregularidades en el etiquetado de emisiones de CO2.

El ministro se reunió el martes por la noche con el vicepresidente mundial del grupo Volkswagen, Francisco Javier García Sanz. En este encuentro, el responsable de la compañía detalló al ministro que en España hay 50.000 vehículos afectados por las irregularidades de las emisiones de CO2, dentro de los 800.000 afectados por estos desvíos entre las emisiones reales y las homologadas.

Si todos los vehículos afectados hubieran recibido ayudas del plan PIVE en el momento de la compra, la empresa tendría que devolver al Estado 50 millones de euros.Pero esta es una cifra máxima, basada en que las ayudas iniciales del PIVE eran de 2.000 euros, de los que 1.000 euros salían del presupuesto del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), dependiente del ministerio de Industria.

Los otros 1.000 euros de descuento sobre el precio que recibía el usuario los ponía la compañía automovilística, a través del concesionario que adelantaba el dinero. Si los 50.000 vehículos afectados se compraron con arreglo a las ayudas del plan PIVE, la empresa devolverá esos 50 millones pero este tema aún no está aclarado. Soria dijo ayer en una entrevista con Radio Nacional de España que su departamento lo comprobará “vehículo a vehículo”.

Moody’s ha rebajado también la calificación de VW

El ministro ha señalado que el Gobierno también ha planteado al grupo la devolución del gasto asociado al Impuesto de Matriculación, porque éste va en función de la eficiencia del vehículo. Al respecto, ha insistido en que Volkswagen también ha adquirido el compromiso de devolver las cantidades correspondientes. En este caso, los usuarios habrían pagado menos tasas de las que les correspondería y esta diferencia en las arcas del Estado sería achacable a Volkswagen. Sin embargo, mientras la compañía no precise qué marcas y modelos son los afectados, es imposible hacer el cálculo.

En el transcurso de la reunión con el ministro, Volkswagen subrayó una vez más que los vehículos afectados son “técnicamente seguros y aptos para la circulación”. En cuanto a las inversiones de 4.200 millones de euros comprometidas por el grupo para los próximos años, Soria ha reiterado que se mantienen. En este sentido, García Sanz ha reiterado el compromiso del grupo Volkswagen con España.

Y el Gobierno español no es el único que les pueden reclamar. Junto con los posibles desembolsos que tenga que hacer la automovilística país por país, la Comisión Europea ha recordado públicamente que tiene potestad sancionadora sobre la empresa si excede los límites de CO2 reconocido, algo que no puede hacer en el caso de emisiones de NOx.

Sanciones comunitarias
Bruselas realiza un informe anual sobre los niveles de emisiones de CO2 de los fabricantes. No obstante, el informe correspondiente a este año fue aparcado a la espera de conocer el impacto que puede tener el escándalo de Volkswagen, según han señalado fuentes comunitarias a Europa Press. Una vez se tenga acceso a esta información, la Comisión sí tendría capacidad para sancionar al grupo alemán.

La legislación comunitaria establece un tope del valor medio de emisiones de CO2 para los coches registrados en la UE, que ha ido aumentando progresivamente en los últimos años hasta el máximo de 130 gramos de CO2 por kilómetro para los modelos registrados en 2015. En el caso de que la media de emisiones de CO2 de la flota de vehículos de un fabricante supere este valor, la multa sería de cinco euros por el primer gramo de CO2 por encima del límite, de 15 euros por el segundo gramo, de 25 euros por el tercer gramo y de 95 gramos por cada uno de los siguientes gramos de CO2 emitidos más allá de los 130 gramos. Todo esto multiplicado por la cantidad de coches de la flota en cuestión.

Ya existe un precedente en el que se impusieron multas por exceder el límite de emisiones de CO2. En 2013 Autovaz y Ferrari sobrepasaron sus límites y fueron sancionados con multas de un millón de euros y 20.000 euros.

La agencia de calificación de riesgos Moody’s, recogiendo la nueva denuncia de la EPA y la confesión de la empresa sobre las emisiones de CO2, rebajo hoy un escalón la nota de Volkswagen, de A2 a A3, y con “perspectiva negativa”, aunque la mantiene aún en un entorno alto.

La rebaja refleja “los crecientes riesgos para la reputación y los beneficios futuros” de la empresa y los “nuevos riesgos” que esto supone para la “flexibilidad financiera y la posición competitiva del fabricante de vehículos, indicó Moody’s en un comunicado.

Normas