Editorial

Un ejemplo a seguir contra el paro juvenil

Entre las asignaturas pendientes que la economía española arrastra desde hace años destaca la escasa conexión y cooperación existente entre el sistema educativo y el mercado laboral. Salvo contadas y meritorias excepciones, la formación que reciben los jóvenes españoles no se corresponde con las demandas de las empresas. Un extremo que confirmó ayer Aecoc, la patronal del gran consumo, junto a otras 22 empresas del sector, al anunciar la firma de un acuerdo para impulsar el empleo juvenil en nuestro país. El pacto, al que se han unido marcas como Pascual, Campofrío, Heineken, Mahou San Miguel, Pepsico o Nestlé, y distribuidores como Dia, Eroski, Mercadona, Makro o Gadisa, plantea un modelo de relación entre las compañías y la universidad para ayudar a la inserción laboral de la juventud. Las piezas que componen el acuerdo incluyen, por un lado, la ampliación de las contrataciones en prácticas para dar la oportunidad de un primer empleo a los jóvenes; por otro, el desarrollo de una estrategia común respecto a la formación dual, con iniciativas que permitan explicar en las aulas qué tipo de profesional demanda el mercado laboral en el sector del gran consumo.

Los datos de Aecoc señalan que casi la mitad de las empresas en España no encuentran los perfiles que necesitan entre la población universitaria. Dado que el sector del gran consumo emplea a unos cinco millones de personas y concentra el 20% del PIB, solventar esta distorsión entre oferta y demanda de mano de obra resulta fundamental. Más aún en un país como España, cuya tasa de paro entre los jóvenes es absolutamente escalofriante –cerca del 50%– y se sitúa además entre las más altas de Europa

La iniciativa de Aecoc y de las empresas adheridas a este gran pacto constituye un valioso paso adelante en la titánica tarea de luchar contra el desempleo juvenil y debería servir de ejemplo para otros sectores de la economía. Pero como se reconocía ayer desde la propia Aecoc, ese esfuerzo precisa de otros apoyos. La patronal tiene previsto reunirse en enero con el Gobierno que salga de las elecciones del próximo 20D para solicitar una reforma legislativa tanto en el ámbito laboral como en el educativo que facilite este tipo de iniciativas a las empresas y que potencie la formación dual. Se trata de un reto en el que deben colaborar todos los agentes involucrados en el problema, desde las administraciones públicas hasta las empresas, los centros educativos, las familias y, por supuesto, los propios jóvenes. De ello depende su futuro, pero también el futuro económico de España.

Normas