Qué activos lo harán mejor en los próximos meses

Cinco claves para invertir en el nuevo escenario

Los expertos creen que las Bolsas seguirán al alza y limitan los problemas a países emergentes

Las elecciones de los próximos meses y el ruido político provocarán correcciones en España

Corredores trabajan en la Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE).
Corredores trabajan en la Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE).

1. BOLSA: EEUU y Europa ganan a los emergentes

¿Han agotado las Bolsas de las grandes economías desarrolladas el ciclo alcista que iniciaron hace cuatro años? Esa es la pregunta que intentan responder los gestores de fondos desde Chicago hasta Copenhage. La fuerte corrección sufrida los últimos días de agosto ha llevado a algunos a pensar que los días de vino y rosas han acabado, pero la mayoría de analistas considera que el Eurostoxx 50, el Standard&Poor’s 500 y el Dax aún tienen margen de crecimiento.

“En la nueva coyuntura de mercado, los países occidentales lo seguirán haciendo bien, igual que lo hará Japón, aunque habrá una mayor volatilidad”, explica José Caturla, director de inversiones de la aseguradora Aviva. Este veterano gestor pone en valor el proceso de desapalancamiento de las compañías norteamericanas y europeas, la solidez de los datos macroeconómicos y el firme compromiso de la Reserva Federal y el Banco Central Europeo (BCE) para mantener una política monetaria que propicie el crecimiento económico.

“Los inversores se encuentran en una situación complicada, en medio de dos riesgos contradictorios: una desaceleración de la economía global propiciada por los mercados emergentes y la perspectiva de una próxima subida de tipos por parte de la Fed, pero en lugar de salir de los mercados, creemos que los inversores deben ver esto como una oportunidad para aprovechar los nichos de valor que han surgido, al tiempo que son conscientes de que, en adelante, podría registrarse más volatilidad”, apunta Russ Koesterich, consejero global de inversiones de la firma BlackRock.

A la hora de elegir entre apostar por la Bolsa americana y las europeas, la mayoría de las casas de análisis se decanta por el Viejo Continente. El BCE se ha comprometido a mantener la política de tipos bajos hasta estabilizar la economía, lo que asegura a empresas y países crédito barato durante varios trimestres.

“Con una economía global creciendo al 3% y unos tipos de interés del 0% a corto y no más del 2% a largo invertir en grandes compañías globales con una rentabilidad inicial por dividendo del 3,5%, es una excelente oportunidad”, explica Josep Prats, gestor de Abante European Quality. Uno de los valores que acaba de reincorporar a su cartera es Volkswagen. “Hay que tener en cuenta que la compra de coches en China, pese a las turbulencias crecerá un 20% este año”.

“Los perdedores del nuevo escenario bursátil serán los países emergentes, que siguen despertando dudas, pero las Bolsas de Europa y de Estados Unidos no deberían sufrir más caídas”, apunta José Caturla.

 

2. ESPAÑA: El ruido político dará opciones de compra

Las elecciones autonómicas en Cataluña –con un bloque independentista que puede obtener la mayoría absoluta– y las Elecciones Generales de diciembre –que dibujarán un panorama político más fragmentado– son factores que pueden provocar que la Bolsa española se vea rezagada respecto a otros parqués europeos.

“El dinero es miedoso por naturaleza, y no le gusta la incertidumbre que comportan estos procesos electorales”, reconoce José Caturla, responsable de la gestora de Aviva España. El ruido político puede provocar que haya algunos inversores que vendan riesgo España de forma indiscriminada, lo que se traducirá en un repunte de la deuda soberana y un peor comportamiento del Ibex, que ya se aprecia estos días.

Aun así, los expertos recuerdan que los fundamentos de la recuperación económica son sólido, que las compañías han realizado un importante ejercicio de reestructuración y desapalancamiento en los últimos años, y que muchas de ellas se verán muy beneficiadas por la buena evolución del PIB.

“La recuperación económica es una realidad incontestable. Los resultados empresariales se están disparando y el riesgo político disminuyendo. La oportunidad de entrada que ha generado esta corrección es de manual”, explica José Ramón Iturriaga, gestor del fondo Okavango Delta. Este experto hace, no obstante, una salvedad. En el Ibex 35 hay cinco grandes compañías que tienen un peso muy grande, y considera que hay otras empresas con las que se puede jugar mejor a la recuperación de la economía española.

Esta visión es compartida por el presidente de Bestinver, Beltrán de la Lastra. Considera que la incertidumbre política que puede vivirse durante los próximos meses puede ofrecer buenas oportunidades de compra. “Estamos viendo muchas empresas con un apalancamiento operativo tremendo, con lo que un pequeño aumento de los ingresos puede hacer que suban con fuerza sus beneficios”.

 

3. FONDOS: Los mixtos y multiactivo seguirán mandando

Los gestores de fondos de inversión siguen confiando en la Bolsa. La mayoría relativiza las correcciones de finales de agosto y considera que a medio plazo siguen siendo el activo más atractivo, frente a una renta fija que ofrecerá rentabilidades muy bajas durante mucho tiempo. Por ello, siguen recomendando a los ahorradores que asuman algo de riesgo y acepten tener una parte de su cartera en Bolsa, para lograr rendimientos superiores al 2-3% anual.

Esta estrategia se evidencia en que una de las categorías que más está creciendo es la de fondos de renta fija mixa internacional (15.577 millones de euros de suscripciones netas en ocho meses) y la renta variable mixta internacional (6.991 millones). En cambio, aquellos fondos que invierten solo en renta fija europea, los fondos garantizados y los fondos de rentabilidad objetivo están de retirada.

Para los inversores más prudentes, van surgiendo alternativas a la inversión en deuda pública. Los fondos M&G Dynamic Allocation y M&G Optimal Income pueden ser una buena opción. Este último “ha sido el fondo más comercializado en toda Europa durante los tres últimos años, hasta alcanzar un patrimonio de 30.000 millones de euros”, explica Ignacio Rodríguez Añino, el responsable de la gestora británica en España.

Otra categoría que se presenta cada vez más atractiva para los pequeños inversores son los fondos multiactivos. Son productos que van buscando el valor en diferentes tipos de activos según el momento de mercado: renta variable, deuda corporativa de alta rentabilidad, deuda de mercados emergentes... (una buena opción puede ser el Petercam L Patrimonial Fund). También están desarrollándose más los fondos que invierten en bonos flotantes (no se ven afectados por las subidas de tipos). Una alternativa en este ámbito es el M&G Global Floating Rate High Yield, que ha rentado ya un 0,92% durante 2015.


4. EMERGENTES: Oportunidades selectivas

Las señales de debilidad en el crecimiento de China son el epicentro de un seísmo financiero que se ha extendido a otras muchas regiones. Si la economía china se frena reducirá su demanda de materias primas, lo que provocará importantes problemas para muchos países emergentes, excesivamente dependientes de este tipo de exportaciones, como Brasil o Rusia. Además, el comienzo de la normalización de la política monetaria en Estados Unidos puede provocar que el dinero caliente que buscó bonos que le aportaran rentabilidades atractivas, vuelva a comprar las emisiones de la Fed.

Estos dos factores hacen que los gestores recomienden evitar las inversiones en países emergentes. Tanto la Bolsa como la renta fija pueden seguir dando quebraderos de cabeza.

El caso de China es una cuestión de credibilidad. Se ha llegado a un punto en que nadie termina de fiarse de las cifras oficiales y del funcionamiento de sus mercados. De aquí a seis meses se seguirá hablando de su situación, pero creo que acabará llegando un punto en que los inversores vuelvan a confiar”, apunta José Caturla, máximo responsable de Aviva Gestión.

Desde BNY Mellon recomiendan que, en caso de apostar, se busquen oportunidades muy selectivas. “Las economías emergentes son muy heterogéneas, lo cual a menudo se obvia en periodos de alta volatilidad, y eso sugiere que se acerca el momento de adoptar un enfoque contracíclico y aprovechar las nuevas oportunidades”, explica en un informe Colm McDonagh, director de deuda emergente de la firma.Uno de los casos donde cree que podría ser atractivo invertir es en la deuda de Colombia.

 

5. BONOS: Con la mirada puesta en la Fed

La próxima subida de tipos que va a acordar la Reserva Federal –se baraja diciembre como la fecha más probable– va a revolucionar el mercado mundial de bonos. Inversores en renta fija que buscaron rentabilidades atractivas en países periféricos de la Unión Europea y economías emergentes volverán a comprar emisiones del Tesoro americano.

Aun así, los inversores que tienen una visión a largo plazo no tienen por qué preocuparse de la progresiva normalización de las políticas monetarias en relación a los tipos de interés. Tiene que asumir que la rentabilidad que obtendrán a largo plazo va a ser más bien modesta, algo que hoy por hoy es consustancial a los activos sin riesgo. “La renta fija es un elemento esencial en la construcción de una cartera equilibrada a largo plazo y lo sigue siendo pese al entorno más adverso actual de los tipos de interés”, explica en un reciente comentario Nicolás López Medina, director de análisis de M&G Valores. “Asumir que una posible pérdida a corto plazo en renta fija la convierte en un activo más arriesgado que la Bolsa es un grave error”.

De todas formas, los analistas destacan la excelente política de comunicación que viene desarrollando la Fed en los últimos tiempos, lo que ha restado mucha incertidumbre al mercado. Además, la Reserva Federal ha dejado muy claro que la subida será paulatina, y siempre acompasada con la mejoría de los datos de empleo de Estados Unidos.

Mientras, en Europa se espera que el BCE mantenga durante un periodo prolongado su política de tipos de interés cercanas a cero. “Después de las oscilaciones que se produjeron en el bund en el primer semestre, los precios se han normalizado y la renta fija europea no debería dar sobresaltos”, apunta José Caturla, de Aviva Gestión.

Normas
Entra en El País para participar