Las redes sociales en los adolescentes puede provocar trastornos del sueño, ansiedad y depresión
Las redes sociales, fuente de ansiedad y depresión en los adolescentes

Las redes sociales, fuente de ansiedad y depresión en los adolescentes

Las redes sociales llevan tiempo entre nosotros, pero lo cierto es que cada vez llegan a nuestras vidas, mientras que hace años únicamente hacían uso de ellas personas en edad adulta, hoy en día están a la orden del día también entre los jóvenes y adolescentes. 

Un hecho que genera la necesidad entre los jóvenes de estar presente en las redes sociales en el momento en el que algún amigo, compañero de clase o familiar comienza a hacer uso de ellas, arrastrando esta necesidad de unos a otros de una manera muy rápida.

Y es que hoy en día existe el temor entre los jóvenes a sentirse desplazados en las redes sociales, algo que ya se conoce como FOMO por los expertos en Internet, que significa que hoy en día los adolescentes están bajo una gran presión de mantenerse activos y en contacto con sus amigos y gente que los rodea para no sentirse rechazados, algo que genera la ansiedad de estar conectado a las redes sociales el mayor tiempo posible. 

Se estima que alrededor del 90 por ciento de los adolescentes tienen presencia en las redes sociales como Facebook y donde cada vez más frecuentemente tienen a quedarse conectados durante horas incluso bien entrada la noche. Según un estudio, este hábito está desarrollando un mayor riesgo de desarrollar problemas emocionales entre los jóvenes y adolescentes, ya que el hecho de querer estar conectados con sus amigos de la red está provocando perturbaciones en el sueño, generar ansiedad e incluso depresiones.

Según los investigadores, estas costumbres podrían tener este tipo de efectos de manera prorrogada y por lo tanto, los adolescentes con este perfil tienen un importante riesgo de desarrollar este tipo de problemas a largo plazo.

El doctor Heather Cleland Woods, de la Universidad de Glasgow, afirma que la adolescencia puede ser un período de mayor vulnerabilidad para el inicio de la depresión y la ansiedad, donde la mala calidad del sueño puede contribuir a ello. De hecho, un estudio realizado por él mismo, en el que analizaron a más de 450 adolescentes, que fueron encuestados sobre el uso general de las redes sociales durante la noche y a los que se les realizó un análisis de la calidad del sueño, reveló que el uso de Facebook, Twitter o WhatsApp durante todo el día y específicamente por la noche, tenía un impacto significativo en la calidad del sueño de los jóvenes además de estar vinculados con mayores niveles de ansiedad y depresión.

Por desgracia esto parece no ser un hecho aislado o casual, y es que otros estudios como la reciente investigación realizada por funcionarios de la salud pública en Canadá también asegura que existe un vínculo importante entre los problemas psicológicos y el uso de los medios de comunicación social o redes sociales, ya que un estudio realizado a 700 alumnos de secundaria en Ottawa dio como resultado que aquellos adolescentes con problemas de salud mental o más propensos a padecerlos en un futuro eran aquellos que hacían uso de las redes sociales durante más tiempo al día.

Normas
Entra en EL PAÍS