El departamento de Montoro asegura que llegará en semanas

Las farmacéuticas, a la espera del pacto para el control del gasto con Hacienda

Antoni Esteve, presidente de Farmaindustria.
Antoni Esteve, presidente de Farmaindustria.

A finales del pasado año se conocía que Hacienda y la patronal Farmaindustria iban a firmar un acuerdo para controlar el gasto farmacéutico en 2015. Así lo anunció el propio Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda. A pocos meses de que acabe el año, las farmacéuticas siguen a la espera de que se firme el acuerdo con Hacienda. El protocolo liga el crecimiento del gasto farmacéutico al aumento real del PIB, para que no se desboque este presupuesto al que hacen frente las comunidades autónomas. Sin embargo, el proyecto sigue pendiente.

Un portavoz de Farmaindustria explica que desde hace unos meses no se ha tenido comunicación sobre cuándo se firmaría el acuerdo, que ya estaba muy avanzado. “Por nuestra parte, nosotros hemos hecho nuestros deberes, incluso aprobando un acuerdo en asamblea extraordinaria”, señala esta fuente. Para la patronal, garantiza “un marco de estabilidad”. La actitud de esta organización es la de espera, pues el intento de pacto vino promovido por Hacienda, dentro de la coyuntura de austeridad.

Desde Hacienda se asegura que la aprobación se ha ralentizado por varios motivos. El primero, la convocatoria de elecciones autonómicas y un impasse solicitado por los nuevos Gobiernos regionales. El segundo, el análisis que se está haciendo del gasto sanitario, además de las propuestas que pueda hacer un grupo de trabajo que analiza un nuevo modelo de financiación. Y por último, se está pendiente de la aprobación en las Cortes de unas enmiendas técnicas a la Ley de Garantía y Uso Racional del Medicamento solicitadas por la patronal.

Un portavoz de Sanidad, por su parte, asevera que el acuerdo “no está desactivado” y la intención del ministro Alfonso Alonso es firmarlo antes del final de la legislatura. Una de las razones del retraso, también se apuntó a principio de año, fue precisamente el cambio de titularidad en este departamento, cuando dimitió Ana Mato, quien mantuvo un papel menor en la negociación.

Sin embargo, fuentes conocedoras del acuerdo señalan que si hubiera voluntad política ya se habría firmado y ven complicado que llegue antes de las próximas elecciones generales, previstas previsiblemente para el 20 de diciembre. Además, este convenio ya llegaría tarde para controlar el gasto farmacéutico de 2015, como era la intención inicial. Ya el pasado abril Farmaindustria convocó una asamblea extraordinaria en la que compañías españolas y multinacionales dieron la autorización para la firma del protocolo con los Ministerios de Hacienda y Sanidad.

De hecho, así se intentaba, desde la patronal, evitar las medidas unilaterales del Ejecutivo para controlar el gasto, como ha sucedido desde mayo de 2010, cuando José Luis Rodríguez Zapatero introdujo el primer recorte al sector. Desde entonces se han sucedido diferentes ajustes y descuentos en los precios. Por eso, la asamblea de la patronal dio luz verde a un acuerdo que preveía articular sistemas de monitorización trimestral del gasto e incluso medidas correctoras.

Genéricos y tecnología, también pendientes

El protocolo a firmar con Hacienda y Sanidad tiene a Farmaindustria como principal agente empresarial, pero no el único. Desde el Ejecutivo también se negoció con otras dos patronales del ámbito sanitario: Aeseg (del medicamento genérico) y Fenin (de tecnología sanitaria). Desde ambas organizaciones se destaca que no tienen noticias del departamento de Cristóbal Montoro desde hace meses.

“La firma del acuerdo está totalmente paralizada”, asegura un portavoz de Aeseg. “Este acuerdo se enmarcaba dentro de la austeridad y ahorro, pero no hemos sabido nada en los últimos meses. No nos han dado ninguna razón”, explica, por su parte, una fuente de Fenin.

Aunque el acuerdo no beneficie inicialmente a estos sectores, ya que pondrá un tope a su crecimiento, las empresas lo ven positivamente porque se garantizará por escrito que no habrá más recortes. Incluso Farmaindustria se mostró dispuesta a aceptar las medidas correctoras de gasto. Estas medidas abogarían por introducir más rápidamente los genéricos, reducir precios para algunos fármacos o incluir un techo de gasto para otros medicamentos. A cambio, las empresas ganarían también el compromiso de reducir el tiempo de espera para introducir los nuevos fármacos, innovadores y más costosos.

En este documento se establecería que el crecimiento del gasto farmacéutico público no podrá superar el alza de la actividad económica, prevista en un 3,3%. Con datos de julio, el gasto en farmacias aumentó un 1,59% interanual (con un coste para las arcas públicas de 9.436 millones de euros en los últimos 12 meses). A eso hay que sumar lo que se destina a medicamentos en hospitales, una cifra que las comunidades no ofrecen.

Normas