Un programa para motivar sus capacidades
El difícil salto de los jóvenes a cargos directivos

El difícil salto de los jóvenes a cargos directivos

Tejer una red de contactos es decisivo en cualquier carrera profesional

Es la generación mejor preparada, en diez años ocuparán puestos de responsabilidad

Es un colectivo que tiene inquietud por saber, vive muy rápidamente, sabe buscar información a través de las redes sociales. Es la generación de la rapidez y de la información. “Están bien formados, hablan idiomas, pero seguimos encontrando en ellos cierta resistencia a tener experiencias fuera de nuestras fronteras”, explica Ana Villacañas, directora de organización de FCC. 

Precisamente, y para motivar las capacidades de los jóvenes, la Fundación Transforma España ha puesto en marcha el programa Multiempresa de Desarrollo de Talento, una iniciativa en la que han participado empresas como Banco Santander, Telefónica, Iberia, Russell Reynolds, FCC, BBVA, Adecco, Microsoft, Everis o Lee Hecht Harrison. El objetivo: acelerar el desarrollo de los jóvenes de alto potencial de las compañías participantes de manera que, a medio plazo, se rejuvenezcan los comités de dirección de las empresas españolas.

Cada uno es responsable de su liderazgo

El programa Multiempresa de Desarrollo de Talento se sostiene sobre cinco competencias, como son la adaptabilidad, donde se demuestra la curiosidad y se intenta desarrollar una actitud constructiva en momentos de estrés. También la colaboración, que permite construir relaciones de confianza, así como trabajar en distintas disciplinas. La tercera competencia es la iniciativa, donde el autoliderazgo juega un papel importante porque se responsabiliza al participante de su propio desarrollo y de promover su marca personal.
El siguiente pilar es la creatividad, que busca atender cualquier circunstancia inesperada que surja en un determinado momento;y, por último, la alfabetización digital.
El programa, puesto en marcha por la Fundación Transforma España, trabaja en colaboración con distintas compañías, ya que el grupo de participantes es una mezcla de empleados de distintas organizaciones. Los participantes pasan un breve periodo de tiempo con un alto ejecutivo de otra empresa, con el fin de observar y seguirle en su día a día. Se trata de que los jóvenes conozcan cómo trabajan los responsables de las empresas para que tengan un mayor conocimiento del funcionamiento de una organización. “Los jóvenes están en los comités de las startups pero en otras compañías no es tan frecuente”, afirma Carlos Esteban, director de personal de Zurich.

En el programa piloto, de seis meses de duración, han participado 15 jóvenes, que han evaluado y testado las herramientas propuestas, a fin de adaptarlas para que puedan ser aplicables en cualquier entorno y a cualquier empresa, sobre todo en pymes, que deseen potenciar y desarrollar su talento interno. “Hemos perdido a muchos jóvenes que se han ido fuera de España. Tenemos que acomodar a los jóvenes en empresas gestionadas por personas mayores, y lo que pretendemos es ayudarles a autoliderarse”, añade Villacañas.

Una de las participantes en el programa, Ana Dubois, de 25 años, licenciada en Administración de Empresas, y fundadora de una startup en la universidad, trabaja desde hace seis meses en Russell Reynolds. “Ha sido un cambio radical. Me ha transmitido valores como el de la colaboración, con dinámicas de trabajo que te permitían aprender de todos y trabajar en equipo”, explica esta joven, a la que también le sorprendió entrar en contacto con otra realidad que no conocía, como las sesiones de mentoring, en las que los participantes reciben consejos por parte de empleados y directivos de otras compañías, a la vez que comparten sus habilidades, lo que le servirá de guía en su desarrollo individual.

“Yo tuve la oportunidad de tener un mentor excepcional, como José Morejón, director corporativo de talento de Banco Santander, con el que pude tener largas conversaciones”, afirma Dubois. También sacó provecho de las sesiones de shadowing (observación profesional), que mantuvo con Blanca Gómez, directora de recursos humanos de Microsoft. “Me ha cambiado la perspectiva, ahora sé que soy responsable de mi futuro. Me han dado un voto de confianza, el programa te pone las pilas, te pone un turbo, y sé que si quiero, puedo. No éramos conscientes de que teníamos talento, ahora sé donde quiero llegar”. Yañade que la receta no es tanto trabajar las debilidades sino detectar las fortalezas, “qué es lo que te hace despuntar y suavizar las cosas que hacemos mal”.

Precisamente, la formadora de Ana Dubois, la directora de recursos humanos de Microsoft, Blanca Gómez, señala que el objetivo es el desarrollo de altos potenciales, ayudar a los jóvenes a llegar a puestos de responsabilidad dentro de las empresas. “La idea es que esta iniciativa se pueda replicar en otras compañías de España. Se trata de que los jóvenes puedan estar con gente que les pueda enseñar, que puedan trabajar con profesionales de calidad”.

El networking, o lo que es lo mismo, tejer una red de contactos, es decisivo en cualquier carrera profesional y en el caso de los jóvenes, también. “Es muy importante, ya que el objetivo es vincularles, y que trabajen en diferentes disciplinas, potenciando la creatividad pero también las iniciativas de uso de tecnologías digitales”, explica la directora de desarrollo, selección y gestión de talento, recursos humanos y transformación de Telefónica, Raquel Fernández León. Yabunda en el compromiso que debe haber por parte de la sociedad con la juventud. “Es el presente y es el futuro. Son nativos digitales y eso es beneficioso para la estrategia de negocio de las empresas, además de tener otra forma de entender los problemas. El objetivo es el rejuvenecimiento de las empresas. Se trata de seleccionar a los mejores profesionales, hacer cantera para el futuro”.

“En diez años habrá jóvenes en cargos directivos”

A pesar de las elevadas competencias y habilidades de los jóvenes de hoy día, ya que se trata una de las generación mejor formadas que tiene España, llevará un tiempo en que estos copen los puestos de responsabilidad. El director de recursos humanos de Zurich, Carlos Esteban, afirma que “tardaremos entre cinco y diez años en ver a gente joven en los puestos de dirección”. No es fácil: “en este tipo de cargos conviene que no haya equivocaciones, ya que requiere de cierta permanencia y consolidación de la estrategia de la empresa”. Yafirma que el deseo de Zurich, al igual que el del resto de las empresas participantes, es colaborar “en darle un impulso, en acelerar el talento joven de las empresas”. Según afirma Carlos Esteban, “nuestra compañía es muy activa en gestión del talento, tenemos una plantilla con una media de edad de 45 años y una antigüedad de 15 años, lo que significa que tengamos inquietudes porque tenemos cuatro generaciones, y no hemos profundizado en cuál es el código, ante la necesidad de desarrollar talento joven”.
Yagrega que “es importante que haya mujeres y jóvenes en puestos de relevancia para hacer frente a retos relacionados con la digitalización y la multiculturalidad”.

Normas
Entra en EL PAÍS