Se reúne hoy con 100 bancos y organismos financieros

Varoufakis se cita con la ‘jet set’ financiera de Londres

El ministro griego de Finazas, Yanis Varoufakis, junto a su homólogo británico, George Osborne.
El ministro griego de Finazas, Yanis Varoufakis, junto a su homólogo británico, George Osborne. REUTERS

El nuevo Ejecutivo griego arranca hoy su segunda semana en el cargo con la misma frenética actividad que la primera, en la que tomó sus primeras decisiones de política interna y macó el terreno de cara a la negociación con la troika a la que, de hecho, no reconoce como interlocutor válido. Además, Atenas no prevé pedir prórroga del rescate; quiere renegociar de cero.

Tras el desencuentro del viernes, el sábado Tsipras declaró que quiere seguir en el euro y no pretender dejar de pagar la deuda, y que quiere cerrar las negociaciones antes de finalizar febrero.

El primer ministro Alexis Tsipras ha llegado esta mañana a Chipre en su primera visita oficial como jefe de Gobierno, con la cual abre una gira europea a la que seguirán visitas a Italia y Francia. 

El Gobierno de Syriza quiere acabar con el rescate y conseguir un crédito puente europeo mientras se renegocia la deuda, además de negociar directamente con los líderes europeos, y no con los "tecnócratas" de la troika.

Syriza no se plantea entrar en la banca griega

La Bolsa helena sube más de 4% tras conocerse que el Ejecutivo de Tsipras no colocará a ningún representante del Gobierno en el consejo de los bancos y que no adoptará ninguna medida que pudiera dañar el valor accionarial de los bancos del país.

“No haríamos algo que va a perjudicar los intereses de los accionistas de los bancos”, destacó el portavoz del Ejecutivo, Gabriel Sakellaridis.

Además, el portavoz del Gobierno griego indicó que, aunque el programa del Ejecutivo no contempla ninguna privatización, esto no quiere decir que el Gobierno sea hostil a las inversiones del sector privado y añadió que en Europa existen numerosos ejemplos en los que las grandes empresas están en manos del Estado.

Por su parte, el ministro de finanzas griego, Yanis Varoufakis, se encuentra hoy en en Londres, donde a primera hora de la mañana se ha reunido con su homólogo George Osborne durante unos 45 minutos, tras los que Osborne aseguró que le ha instado a actuar con responsabilidad. Esta tarde, Varoufakis se reunirá con un grupo de unos 100 ejecutivos del sector bancario. En los próximos días se reunirá también con Wolfgang Schäuble, el poderoso ministro alemán, que ha recalcado hoy que "queremos que Grecia continúe por este exitoso camino por el interés de Grecia y los griegos, pero no aceptaremos cambios unilaterales en el programa”.

Según el diario Handelsbaltt, la Comisión Europea está dispuesta a cancelar el próximo viaje de la troika a Atenas. No obstante, la presión llega a Syriza por otra vía: el miembro del consejo del BCE Erkki Liikanen señaló el domingo que el BCE podría cerrar el grifo a la banca griega si no hay acuerdo a finales de mes.

La canciller alemana Angela Merkel ya declaró, en todo caso, el fin de semana que una quita de la deuda está descartada, algo que repiten todas las capitales europeas. París, eso sí, está dispuesto a buscar fórmulas para hacer más sostenible el pago de la deuda griega, tal y como declaró el ministro francés Michel Sapin tras su encuentro con Varoufakis.

El viceprimer ministro, Yannis Dragasakis, ha asegurado, por su parte, que el Ejecutivo de Atenas confía en llegar a un acuerdo político con sus socios europeos en los próximos dos meses que permita hacer innecesaria una nueva prórroga del programa de rescate.