La probabilidad de ganar el Gordo es de 1 entre 100.000

Su número tiene un 15% de posibilidades de ser premiado

Aunque la superstición rodea a la lotería de Navidad, los matemáticos recuerdan que no existe ningún número con más posibilidades que los demás

Una niña coge una de las bolas durante el sorteo de la lotería de Navidad.
Una niña coge una de las bolas durante el sorteo de la lotería de Navidad.

Por mucha ilusión que despierte, la estadística dice que existen muy pocas posibilidades de ganar el Gordo de la lotería de Navidad, de 1 entre 100.000, que son los números que entran cada año en los bombos. Sin embargo, estas probabilidades aumentan un 15% si se tienen en cuenta todos los premios que pueden obtenerse en el sorteo, incluido el reintegro.

El profesor de la Facultad de Estadística de la Universidad Carlos III de Madrid, Bernardo D'Aurio recuerda también que, por mucho que los supersticiosos se empeñen, no existe ningún número que tenga más posibilidades que el resto. “Todos tienen 1 entre 10, desde el 0 hasta el 9”, declaraba el matemático a Europa Press.

De este modo, D'Aurio descarta también que el hecho de que se repitan terminaciones, como el 5 en el que han acabado varios Gordos, implique que estas tengan luego más probabilidades de salir que las demás. Según ha señalado es “normal” que en cualquier lista de números “haya uno que haya salido más”, pero no significa que haya un patrón.

Las administraciones más conocidas, como Doña Manolita en Madrid o la Bruixa D'Or en Lleida, sí que tienen más posibilidades de repartir un premio, pero no porque tengan números agraciados o bonitos, como se les suele llamar o porque les haya tocado anteriormente. El motivo es que venden grandes cantidades de décimos, lo que incrementa las posibilidades de dar el Gordo o cualquiera de los otros premios.

“Su probabilidad no se debe a que lo hayan conseguido más veces en el pasado, sino por que son capaces de vender más números. Y al parecer que lo ganan cada año, ayuda a la hora de vender el año siguiente más números”, apunta el profesor.

También parece que la suerte se pasea más por unas ciudades que por otras (Madrid es la que más veces ha sido agraciada con el Gordo, seguida de Barcelona), pero como en el caso de las administraciones, la clave está en la cantidad de lotería que en ellas se comercializa. “Y por supuesto no va a depender de acontecimientos anteriores”, apunta D'Auria.

“Si imaginamos que en una ciudad se venden 100 números, en 2012 y en 2013, la probabilidad de que allí caiga el gordo es 100/10000 (1 entre 100) cada año y la probabilidad de que caiga los dos años seguidos es mucho más pequeña, es decir 1 entre 10000”, ha apuntado el matemático.

Sin embargo, hay que tener en cuenta también en este caso el efecto llamada, y es que si se sabe que en una localidad ha tocado el año anterior, la probabilidad de que caiga al año siguiente sube a 1 entre 100.

Repetir premios

En cuanto a las probabilidades que tiene una persona de ganar un premio si ya lo ha conseguido en ocasiones anteriores, D'Aurio explica que, teniendo en cuenta que la vida media de un español es de 81 años y que alguien juegue a la lotería 60 años seguidos, sus posibilidades estarían en 1,77 entre 10 milliones (jugando un número).

Esta cifra se multiplica por 4, 9 y 16, dependiendo del número de décimos jugados, aunque el matemático reconoce que “las probabilidades siguen siendo muy pequeñas”. Concretamente, de 7,07 entre 10 milliones jugando 2 números, 1,59 entre 1 millón jugando 3 números o de 2,82 entre 1 millón jugando 4 números.