El ocio en forma de música y vídeo cae un 7%

Los españoles ahorran en ocio: cae el gasto en música y vídeo

Los españoles ahorran en ocio: cae el gasto en música y vídeo

La música es inherente al hombre, cada sonido puede, con el acompañamiento adecuado, convertirse en una melodía. Es algo que ha acompañado siempre al hombre y que esperemos lo siga haciendo. En España por desgracia cada vez se consumen menos productos de música y vídeo, así lo revela el informe de EAE Business School que lleva por título El mercado de la música y vídeo 2014. El ocio en forma de música en España ha descendido un 7% respecto al consumo que se realizó en 2013. Durante el 2013 se invirtieron 290 millones de euros en España, cantidad que se aleja mucho de las grandes potencias como Estados Unidos o Reino Unido que destinaron a música y vídeo 18.987 millones y 3.723 millones respectivamente.

La crisis ha llevado a un descenso del poder adquisitivo, y ello ha provocado que las familias reduzcan gastos, siendo el ocio una de las partidas que primero reducen. Tanto es así que según la Encuesta de Presupuestos Familiares que realiza el Instituto Nacional de Estadística (INE), los españoles gastaron un 8% menos en ocio, espectáculos y cultura, convirtiéndose en la tercera partida cuyo gasto más se reduce por detrás de hoteles, cafés y restaurantes y enseñanza.

La necesidad de ahorrar ha podido ser uno de los motivos de este descenso de consumo de productos y servicios en formato música y vídeo durante el 2013. El gasto medio por habitante fue de 6,16 euros al año, lo que indica que se gastó un 7,3% menos por habitante que en 2012.

Y no solo eso, sino que este mismo estudio de EAE Business School estima que el consumo de música y vídeo para el año 2018 será un 19,3% menor que el experimentado en 2013, alcanzando un volumen de 234 millones de euros, lo que supondrá que serán únicamente 5 euros al año de media lo que cada habitante destinará a música y vídeo.

El aumento del IVA en la cultura, otro motivo más

La cultura tampoco se escapó de una revisión del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) que se le aplicaba. El Gobierno hizo que en septiembre de 2012, el IVA sobre aquellos productos que se entienden culturales aumentase, de modo que pasó de gravar la cultura del 8% al 21%. La industria cultural ha visto cómo esta subida ha hecho mella en los ingresos del sector.

El Anuario SGAE 2014 que elabora la Fundación SGAE analiza el sector y saca una conclusión clara, los efectos de la crisis sobre el sector cultural son negativos. El aumento del IVA ha sido determinante, a lo que hay que sumar la pérdida del poder adquisitivo de las familias. Por ejemplo, el mercado de la música grabada ha experimentado grandes pérdidas, desde 2008 hasta 2013 ha visto cómo su recaudación se reducía un 56,2%. En lo que a la música en directo se refiere, la asistencia de público se ha reducido un 33,2% y el número de conciertos que se realizaron en 2013 también se ha visto reducido un 25,5% respecto al año anterior.

Según este informe, el mercado del vídeo fue uno de los primeros en experimentar retrocesos, desde 2008 a 2013 este ámbito ha registrado un descenso total del 69,2% de los ingresos. La variación anual de los ingresos en 2013 respecto al año anterior fue de -22,8%. El vídeo se convierte por tanto en una de las áreas más castigadas.

Todo ello también ha sido provocado por el cambio en los hábitos de consumo. La crisis hace que las familias se adapten a una situación económica diferente y por lo tanto que prioricen sus gastos, dejando el ocio cultural en un segundo plano. Estos cambios en los hábitos de consumo han provocado que la televisión y la radio se vean beneficiados, el consumo televisivo ha aumentado desde 2008 un 7,5% y un 6,7% el consumo radiofónico.