La corrupción aumenta el volumen de economía sumergida

Un informe elaborado por Ranstad señala que los casos de corrupción influyen de manera directa en el volumen de empleo no declarado.

La corrupción aumenta el volumen de economía sumergida

Algunos indicadores como la corrupción influyen de manera directa en el volumen de trabajo no declarado. Esto significa que cuando mayores son los casos de corrupción en el sector público mayor será el porcentaje de economía sumergida. Así lo indica un informe elaborado por Randstad sobre la situación del empleo en España.

Sólo la intervención de las administraciones mediante políticas de mercado de trabajo para proteger a los grupos más vulnerables conseguirá reducir de manera importante el empleo no declarado. Sin embargo, el estudio de Flexibilidad en el Trabajo 2014, tambien apunta a otras variables que no afectan a estas cifras como pueden ser las cargas fiscales o impositivas, que no guardan una relación directa con el volumen de economía sumergida.

Se detecta en este estudio que aquellos países donde los servicios de empleo tienen una regulación eficiente cuentan con menores tasas de empleo ilegal. Las empresas agradecen en cierta medida la flexibilidad que aportan las agencias especializadas en el sector de los recursos humanos. Y es que las compañías que pueden recurrir con una mayor agilidad y facilidad al empleo temporal y a las agencias de trabajo son las que cuentan con una menor tasa de economia sumergida, generando mayores posibilidades tanto para los empleados como para las empresas. En el informe de Randstad también aseguran que para reducir el trabajo no declarado es preciso apostar por la protección social y las intervenciones en políticas de mercado de trabajo.

En los países del centro y norte de Europa, donde la presencia de las ETT es mucho mayor, es donde existe menos economía sumergida. En el Reino Unido, por ejemplo, el índice de penetración del empleo a través de ETT es del 3,8%, en Países Bajos del 2,7% y en Francia del 2%. Todos ellos cuentan con una tasa de economía sumergida por debajo del 10% de su PIB nacional.

En el lado opuesto encontramos el caso de España, donde el índice de penetración del trabajo a través de las agencias de colocación se coloca en el 0,5%, mientras que la economía sumergida asciende al 18,6% del PIB. Se puede decir con cierta exactitud que existe relación entre estos dos factores.