Mejorará el interés para emitir una deuda de casi de 3.500 millones

Industria facilitará a las eléctricas la colocación del déficit de 2013

El tipo de interés inicial es del 3%

Las empresas y la CNMC temen que no se pueda colocar toda la deuda

La tres grandes negocian pactar una propuesta de mejora

José Manuel Soria, ministro de Industria, ayer en la Cámara de Comercio Española en México.
José Manuel Soria, ministro de Industria, ayer en la Cámara de Comercio Española en México. Efe

Con la ayuda de la CNMC, las cinco grandes eléctricas (Iberdrola, Endesa, Gas Natural Fenosa, EDP y Eon) han conseguido que el Gobierno rectifique su propuesta inicial con las condiciones para colocar en el mercado el déficit de tarifa de 2013. Ese será el último año en que las compañías de Unesa financien en solitario las desviaciones del sistema eléctrico, una obligación que compartirán desde el pasado 1 de enero con el resto de grupos eléctricos que, aunque son de mucho menor tamaño, están verticalmente integrados.

La metodología para determinar el tipo de interés de dicha colocación será establecida en un real decreto que fue informado recientemente por la CNMC. El texto legal fija como fórmula para fijar el tipo de interés el bono del Tesoro a ocho años y un diferencial de 85 puntos básicos a lo largo de los 15 años en que se recuperará la deuda vía factura de la luz. A 15 de agosto, ello suponía un tipo de interés del 3,001%, lo que supone el pago de una anualidad fija de 302 millones por parte del sistema hasta 2028.

Tanto las eléctricas como este organismo consideraron que con estas condiciones podrían no colocar toda la deuda, pues ese tipo de interés podría situarse por encima del coste de financiación de la empresas, lo que redundaría en un coste adicional para el consumidor. Fuentes empresariales aseguran que el Ministerio de Industria parece dispuesto a “ajustar el spread, al reconocer que el 0,85% no es suficiente”.

Las mismas fuentes desvelan que las tres grandes compañías de Unesa, a petición del departamento que dirige José Manuel Soria, han mantenido reuniones para pactar alguna propuesta que elevar al ministerio. En las alegaciones presentadas ante la CNMC durante la tramitación del real decreto, las eléctricas habían reclamado que el tipo se determine a través de un proceso de subastas realizado por ellas mismas (las titulares del derecho de cobro) contando con “una entidad financiera de prestigio”.

Otra de las alternativas propuestas en su día es que se utilice como referencia la cotización de la deuda pública en los cinco días anteriores a la fijación del tipo de interés y que el diferencial se fije a partir de propuestas indicativas de los bancos.

Respecto a la deuda a colocar, la CNMC debe aprobar este mismo mes una liquidación complementaria a las realizadas para el año pasado, donde se determinará el importe definitivo. Las estimaciones más prudentes apuntan a que este será superior al que resultó de la última liquidación del sistema de 2013 elaborada por la CNMC: casi 3.500 millones, frente a los 3.188 millones que resultó de aquella. Un déficit de tarifa que se sitúa 100 millones de euros por debajo del límite reconocido por la Ley Eléctrica aprobada el pasado diciembre. Otras revisiones disparan el déficit del año pasado hasta los 1.700 millones.

Ese mayor déficit se debe a una menor devolución de primas por parte de las renovables respecto a lo previsto en la orden de peajes de este año, lo que se traduce en menores ingresos para el sistema.

Amortizada toda la deuda anterior al FADE

El déficit de tarifa, o diferencia entre los costes reconocidos y los ingresos del sistema eléctrico (por subidas insuficientes de la luz o por no haberse revisado dichos costes a la baja) comenzó a generarse en el año 2000 por decisión del entonces ministro de Economía, Rodrigo Rato. Hasta 2011, año en que el Gobierno decidió otorgar el aval del Estado mediante la creación de un fondo para su colocación, el FADE, se encargaron de su colocación las propias empresas que lo financiaban y la antigua CNE a través de varias subastas que, en su mayoría, quedaron desiertas.

Según datos de la CNMC, la deuda anterior a la creación del FADE ya ha sido totalmente saldada con los titulares de los derechos de cobro. A 31 de marzo, el saldo de la deuda eléctrica ascendía a 28.466 millones, según datos de la CNMC. De este, los tenedores eran el FADE (un 77,7%), las eléctricas (un 12,51% correspondiente al citado déficit de 2013 que aún deben colocar)y terceros (un 9,76%).

El FADE, con un saldo de 22.127 millones de euros, ha realizado un total de 45 emisiones a través del Tesoro entre 2011 y 2013, aunque correspondientes a deudas de años anteriores:2001, 2006, 2008, 2010, 2011 y 2012. Este año ha realizado otras tres pero han sido para financiar vencimientos de bonos emitidos anteriormente.

La colocación a la vista del déficit de 2013 es similar a las que se realizaron antes de las subastas de la CNE.Esto es, serán emisiones en las condiciones que establezca el Gobierno, ya que una vez realizadas, quienes adquieran la deuda tendrán un derecho a recuperarla con los intereses correspondientes vía factura de la luz.