La venta de la red minorista española a Popular sigue a la de Alemania o Bélgica

Citi mantendrá en España solo la banca mayorista y de inversión

Citi mantendrá en España solo la banca mayorista y de inversión

Citibank ha decidido limitar su negocio financiero en España al área mayorista y de inversión, saldando toda su red minorista gracias a al acuerdo que se está ultimando con Banco Popular.

La entidad que preside Ángel Ron, en concreto, se hará con toda la red de oficinas del banco americano, compuesta por 45 sucursales y unos 100.000 clientes particulares, el negocio de tarjetas, que cuenta con más de 1,1 millones de clientes, y el negocio de banca comercial para empresas, Citi Business.

El banco americano básicamente vende Citibank España, su filial de consumo en el país, una estrategia que ya llevó a cabo en otros países como Alemania, Bélgica, Turquía o Rumanía, áreas que no están consideradas como negocio core.

Citi seguirá operando en el país, pero dedicado ya solo al negocio mayorista, compuesto por su banca corporativa, de inversión, mercado de capitales o banca privada. La entidad lidera de hecho el negocio de banca de inversión en el país, cuyo futuro nunca ha estado en cuestión.

La firma cuenta con toda la cartera del Ibex 35 como clientes así como con algunas otras grandes firmas no incluidas en el selectivo.

En paralelo al negocio mayorista, al entidad sí conservará Citifin, su financiera en España, que tras la venta de su negocio de consumo al fondo Apollo en 2011, solo conserva hipotecas.

Una cartera que la entidad podría intentar vender en el futuro o conservar hasta la cancelación de las deudas pendientes, pues la firma no ha sellado nuevos préstamos inmobiliarios desde 2009.

Desde el entorno de la entidad señalan que la operación no supone una muestra de desconfianza en el negocio español, sino la posibilidad de aprovechar un buen momento de venta para traspasar un área que ha perdido importancia en su modelo de banca mayorista.

Fuentes cercanas a la operación señalan que Popular se ha impuesto a otras firmas financieras en un proceso competitivo en el que ha mediado el propio Citi durante los últimos meses.

Está previsto que tras rematarse la due dilligence, la operación pueda sellarse en el plazo aproximado de un mes. A falta de conocerse los detalles, la idea es traspasar el negocio y las personas.

Citi cuenta en la actualidad con unos 1.700 empleados en España de los que algo menos de un millar pasaría a Popular dado que el perímetro a adquirir incluye a 300 trabajadores de las oficinas y a medio millar de servicios centrales. El resto se mantendría en el negocio mayorista del banco americano.

Aunque es pronto para valorar el calado de la operación, diversos analistas comienzan a lanzar horquillas de precios que de momento oscilan desde los 300 a los 700 millones de euros.