Activos para estar a resguardo de la crisis de Ucrania

Inversiones que se reponen a los sobresaltos

Inversiones que se reponen a los sobresaltos

Una crisis política digna de la guerra fría y con el suministro y transporte del gas en Europa como telón de fondo ha irrumpido esta semana en la agenda de los inversores. La crisis abierta entre Ucrania y Rusia y el riesgo real de conflicto bélico ha provocado jornadas de cierto nerviosismo en los mercados. Está en juego la normalidad en el abastecimiento energético en Europa, en un momento de frágil recuperación económica. Pero en paralelo, las Bolsas intentan mantener el pulso alcista y los inversores siguen buscando rentabilidad en la deuda. El riesgo geopolítico ya está ahí y, en el peor de los casos, sus consecuencias pueden ser devastadoras. Es el momento para el análisis pausado y la toma de precauciones, aunque los analistas descarten un conclicto armado.

1. Gasísticas, petroleras o sectores regulados como refugio

La tensión latente en Ucrania sigue siendo un factor a tener en cuenta a la hora de invertir por las posibles implicaciones económicas que tendría un empeoramiento de la situación. De Rusia procede un 10% de la producción mundial de petróleo y un 15% del gas natural._Un 30% del gas que importa la Unión Europea procede de Rusia y de esa parte la mitad pasa por Ucrania, por lo que un hipotético corte parcial o el cierre del suministro provocaría tensión en el mercado de la energía.

En principio, las empresas que podrían verse beneficiadas por este movimiento serían las compañías gasísticas y petroleras. Pero no todas. Rodrigo García, analista de XTB, matiza que “tan solo algunas empresas que se dediquen a fabricar y a vender energía podrán aprovecharse de sus altos precios. En el caso de que estas compañías solo sean distribuidoras, tampoco se verán demasiado beneficiadas ya que, aunque podrán vender su mercancía más cara, también la tendrán que comprar a mayor precio”.

Las gasísticas sin intereses en los dos países directamente implicados en esta crisis y que presenten vías de suministro alternativo a Ucrania estarían en la reducida lista de empresas que podrían verse beneficiadas de un aumento de la tensión. Compañías como_Enagás o_Gas Natural. Junto a ellas, las empresas productoras de petróleo como_Repsol.

Para Miguel Macho, director de gestión y renta variable de Wealth Management, división de DeAWM, “si se recrudece la crisis del gas, en el corto plazo, habría un beneficio para las compañías gasísticas y petroleras, pero los contratos del suministro del gas son generalmente con precios cerrados a 2 o 3 años, por lo que el impacto sería menor”.

Más allá de la consecuencia directa de una subida del gas o el petróleo sobre las empresas productoras, los expertos ofrecen otras pistas para invertir en un entorno volátil con inestabilidad. Gemma Hurtado, gestora de renta variable de Mirabaud, explica que “en un escenario de tensión entre Rusia y Ucrania, evitaríamos compañías con exposición directa o indirecta a estos dos países, así como empresas con una base de costes fijos muy ligada al sector energético, como las industriales. Con estas consignas, nos sentiríamos confortables con compañías como Dia o Almirrall”.

Rusia no solo es la tercera exportadora mundial de petróleo y una importante productora de gas natural. También produce paladio, níquel y aluminio. Por su parte, Ucrania es de las mayores productoras de trigo y maíz._Por consiguiente, las empresas que importan estas materias primas de estos dos países también se verían claramente perjudicadas de un aumento de la tensión y deberían evitarse. Otro sector muy vulnerable ante una posible subida de los precios del petróleo es el de las compañías aéreas.

Nicolás López, analista de MG Valores, añade que “cuando hay turbulencias políticas como la de Ucrania, los mejores valores son los que van más al margen del ciclo económico. Sectores defensivos o regulados como sería Enagás en España o valores del sector de la alimentación o el tabaco”. Otras empresas beneficiadas por este escenario serían las compañías mineras de oro o plata, por el valor refugio que suelen tener estas materias primas.

“Hay factores geopolíticos que se escapan al común de los inversores y es difícil invertir cuando falta información importante. Es difícil encontrar valores ganadores si aumenta la tensión”, afirma Alberto Salgado, gestor de renta variable y patrimonio de Ahorro Corporación, quien indica que la reacción de las Bolsas el lunes demuestra que el perjuicio sobre los mercados sería general porque una crisis energética podría dañar las expectativas de crecimiento mundial. El índice más perjudicado, coinciden los expertos, sería el Dax alemán por la mayor exposición del país germano a Rusia.

Société Générale ha elaborado una lista de valores con alta exposición a Rusia que pueden ser muy vulnerables ante la crisis._Entre ellos, Renault, EON, Carlsberg, Coca-Cola Hellenic o el banco noruego Riffeisen cuyos ingresos proceden en más de un 7% de aquel país. Pero también surgen oportunidades en este escenario. La firma francesa explica que “una forma de resguardarse del estrés por la crisis entre Rusia y Ucrania sería comprar acciones de la noruega Statoil, la segunda mayor exportadora de gas en_Europa después de la rusa Gazprom.

2. Empresas cíclicas para subirse al carro de la recuperación

Los inversores han tenido dos avisos serios en lo que va de año (la crisis de las divisas emergentes y la tensión en Ucrania) que indican que 2014 será un ejercicio de mayor volatilidad que el anterior. Sin embargo, el fondo del mercado sigue siendo optimista, aunque las subidas serán más escalonadas. La Bolsa continúa ofreciendo las mejores opciones en la búsqueda de rentabilidad en el entorno actual de bajos tipos de interés y las expectativas de una mayor recuperación económica llevan a los expertos a recomendar valores de sectores cíclicos, es decir, ligados al crecimiento económico, constructoras, industriales o bancos.

Algunos valores cuya actividad está unida al ciclo económico que aparecen entre las preferencias de varios de los expertos consultados son, entre otros, ArcelorMittal, Técnicas Reunidas y OHL.

Los analistas consideran que las futuras caídas deben ser vistas como oportunidades de compra. “Estamos positivos en Bolsa pero no es el momento para entrar agresivamente. Esperamos nuevas correcciones para sobre ponderar. Creemos que el mayor crecimiento y el exceso de liquidez dan soporte a la renta variable e impedirán correcciones profundas”, explica Gabriel Ximénez de Embún, responsable de estrategia de inversión de Credit Suisse Gestión. En concreto, desde la firma suiza creen que el momento de entrar en la Bolsa puede llegar cuando se dé una caída de entre el 5% y el 10% respecto a niveles actuales.

Varios factores hacen que los bancos puedan seguir subiendo en Bolsa y aparezcan entre las preferencias de los inversores. “Apostamos por el sector financiero porque está saneado y se beneficiará de la recuperación”, afirma Miguel Macho, director de gestión y renta variable de Wealth Management, división de DeAWM. A esto se suma la relajación en el mercado secundario de deuda, con caídas del interés del bono a diez años hasta niveles de 2006, que es un acicate para los bancos por su estrecha vinculación con la deuda pública.

Gaëlle Blanchard, estratega de Société Générale, considera que la revisión de la calidad de los activos y el test de estrés que el BCE realizará a los grandes bancos de la UE servirá para reforzar la confianza en el sector financiero. El equipo de análisis de Bankinter incluye entre los valores del Ibex que recomienda comprar a CaixaBank, BBVA y Santander.

Estefanía Ponte, directora de análisis y estrategia de Cortal_Consors, afirma que “nuestro escenario sigue siendo positivo para la renta variable, apoyado en una favorable evolución de la macroeconomía. Por eso, los sectores más cíclicos deberían mostrar un mejor comportamiento. Entre los valores seleccionados desde un punto de vista técnico y con este carácter cíclico tenemos a Jazztel o Banco Sabadell”. Cortal_Consors completa su cartera de cinco valores preferidos “Top 5 Selección” con Técnicas Reunidas,_Grifols y Enagás. Cada una tiene un 20% de peso en la cartera, que busca un perfil equilibrado combinando valores defensivos con otros más cíclicos.

Desde Credit Suisse Gestión también muestran su interés por las entidades financieras de la zona euro. En este sentido, 2014 es el primer año desde antes de la crisis en el que la firma suiza ha tomado posiciones en bancos europeos tras hacer lo propio el año pasado con entidades estadounidenses.

Varios expertos consultados añaden entre los valores que pueden resultar más interesantes para el inversor a empresas del sector tecnológico, porque muchas compañías han pospuesto durante estos últimos años de crisis la renovación de sus equipos informáticos, redes o infraestructuras.

Si atendemos al potencial de revalorización de las empresas del Ibex según el consenso de los analistas recopilados por Bloomberg, diez valores pueden seguir subiendo en los próximos doce meses. Encabeza esta ranking ArcelorMittal, con un potencial de revalorización a un año del 21,6%, seguido de Inditex (12,2%),_Dia (10,8%), Viscofan (9,9%), Técnicas Reunidas (9%), Mapfre (7,1%), IAG (6%) y ACS (5%).

Ante posibles nuevas correcciones, los expertos destacan que lo habitual es que los valores más castigados sean los que más se han revalorizado en los últimos meses. “Sufren los que más han subido mientras que las telecos o empresas de electricidad o servicios, que han subido menos, caen menos en esos momentos de tensión”, explica Macho.

3. La rentabilidad del bono, cerca del suelo

El interés del bono español a diez años cerró el viernes en el 3,37%, nuevos mínimos desde enero de 2006, un alivio para las finanzas públicas. La deuda pública española se aleja de las muy elevadas rentabilidades pagadas en los últimos años y que ahora tienden a moderarse en un escenario de mayor confianza en la economía española y en la estabilidad de la zona euro. Desde el punto de vista del inversor, algunos analistas creen que comprar deuda pública española pierde atractivo por la caída del interés, aunque otros piensan que aun así continúa siendo una buena opción.

En la segunda categoría se encuentra Gaëlle Blanchard, estratega de Société Générale, quien afirma que “seguimos siendo positivos con la deuda española y esperamos nuevos estrechamientos en el diferencial con el bono alemán”. Rodrigo García, analista de XTB, añade que “la prueba de que el bono español sigue siendo atractivo para los inversores es que sigue bajando su rentabilidad cada día debido a que no para de entrar capital”.

La mayoría de los expertos cree que el descenso de la prima de riesgo continuará, pero que esta caída del diferencial entre el bono español a diez años y su homólogo alemán se deberá más a una subida del interés de la deuda germana, que ha estado en niveles excepcionalmente bajos durante la crisis de la zona euro. “La prima de riesgo seguirá bajando porque diferenciales de 180 puntos básicos entre países con una moneda común no son normales”, explica Nicolás López, analista de MG Valores.

Gregorio Oyaga, responsable de renta fija de Credit Suisse Gestión, cree que “la prima de riesgo seguirá estrechándose pero en un entorno de tipos al alza del bono español y con subidas mayores en el bono alemán. Un interés del 3,90-4% serían niveles para entrar en el bono español. Creemos que el bono estadounidense subirá y tirará del alemán y con él, del español, que tenderá a ir hacia arriba”.

Comparte esa tesis Miguel Macho, director de gestión y renta variable de Wealth Management, división de DeAWM, quien afirma que “a doce meses, esperamos que el bono alemán se sitúe en el 2,25% y el estadounidense suba al 3,25%. Aun así, son niveles bajos, no son rentabilidades interesantes”. Este experto considera que el bono español no tiene mucho más recorrido a la baja y que, desde el punto de vista fundamental, está sobrevalorado porque España continúa teniendo importantes problemas estructurales como la elevada tasa de paro o el déficit público.

La deuda alemana y la estadounidense sirven de valor refugio en momentos de turbulencias, como se comprobó el lunes por las tensiones en Ucrania, cuando aumentó la entrada de capital en estos activos. Un recrudecimiento de las tensiones llevaría a los inversores a buscar resguardo en ellos, si bien la deuda pública española también redujo su rentabilidad (y por tanto subió su precio) esta semana en plena crisis ruso ucraniana.

4. El oro y la plata como valor refugio

El movimiento más inmediato en momentos de incertidumbre para la economía es una subida del precio de los metales preciosos, como el oro y la plata, que actúan como valores refugio. “Por motivos especulativos, el oro se puede beneficiar de una escalada de tensión”, explica Alberto Salgado, gestor de renta variable y patrimonio de Ahorro Corporación.

A corto plazo, por tanto, la inestabilidad es buena para el oro y elevaría su precio. Sin embargo, los metales preciosos llevan dos meses subiendo y esto reduce su potencial a medio y largo plazo, al haber escalado ya mucho. “El oro tuvo una corrección importante en 2013 y llegó a unos mínimos en la zona de 1.200 dólares y desde ahí ha iniciado un repunte hasta su nivel actual (1.338 euros el viernes). Por el momento, salvo que se recrudezca mucho la tensión, no esperamos que el oro vaya más allá de 1.400”, sostiene Miguel Macho, director de gestión y renta variable de Wealth Management, división de DeAWM.

RodrigoGarcía, analista de XTB, considera que el oro y la plata tienen más recorrido alcista y explica que la principal razón de las últimas subidas es la fuerte depreciación del dólar en las últimas semanas tras una serie de malos datos macroeconómicos en EE UU. “Dependiendo de los datos de inflación que puedan salir en las próximas semanas en las principales economías mundiales, no es demasiado probable ver al oro y a la plata más de un 10% o un 15% más altos que los niveles actuales”, afirma.

Además del oro y la plata, también podrían subir los precios en el mercado de otras materias primas en los próximos días en función del transcurso del conflicto en Crimea. Rusia y Ucrania son de los mayores productores mundiales de algunos metales como el níquel, el paladio o el aluminio y de materias primas agrícolas como el maíz y el trigo.

5. Queda margen en la deuda corporativa europea

a inquietud que provocó en el inicio de la semana la crisis en Crimea –y que ha marcado también la sesión del viernes ante la amenaza lanzada por la rusa Gazprom de cortar el suministro de gas a una Ucrania al borde de la suspensión de pagos– ha pasado de refilón por la deuda corporativa. El mantra de la búsqueda de rentabilidad se ha repetido sin problemas y los inversores han redoblado su apuesta por la deuda de la periferia europea.

Santander ha colocado estos días una emisión de ‘cocos’ por 1.500 millones de euros después de recibir demanda por 15.000 millones, la mayor conseguida por un banco español, procedente de peticiones de 635 inversores. Y la banca griega, la más denostada durante la crisis de deuda soberana europea, se prepara para regresar al mercado de capitales, después de que Banco del Pireo anunciara el inicio de los preparativos para emitir deuda.

“Europa se ha convertido en un continente refugio para la inversión en deuda”, señala Javier Domínguez, socio director de Auriga Global Investors, que destaca que los inversores han encontrado en la deuda de la periferia europea un lugar con garantías y expectativas de rentabilidad mayores que las de los países y empresas de mayor calificación financiera. Además, las bajas tasas de inflación contribuyen a seguir apostando por la renta fija, puesto que la gran parte del rendimiento obtenido es en términos reales.

Para Noelle Cajigas, directora de mercado de capitales de BNP Paribas, hay un claro fenómeno de búsqueda de rentabilidad, aunque sea de unas décimas adicionales, lo que explicaría que se prolongue el recorrido alcista de precios en la deuda de la periferia, pese a la fuerte subida experimentada desde el verano de 2012, cuando Mario Draghi pronunció las palabras mágicas que pusieron suelo al derrumbe de los mercados. “Algo de pima queda en la deuda corporativa europea y hay quien aún se sube, aunque ya sean la últimas paradas”, explica Cajigas.

Por ejemplo, Telefónica paga una prima superior a la que ofrecen sus comparables europeas en sus emisiones de deuda. Así, una emisión con vencimiento en 2019 de Deutsche Telekom cotiza con un diferencial de unos 30 puntos básicos sobre el índice midswap de referencia, que se amplía a 70 puntos para la francesa Orange y se coloca sobre los 100 en el caso de la española Telefónica.

La prima que aún se exige a la deuda española deja por tanto margen de recorrido para los precios. También queda potencial en los bonos ‘high yield’, según explican desde Citi, donde se pagan diferenciales que rondan los 400 puntos básicos y pese a que su margen se sigue estrechando respecto a los bonos de máxima calidad crediticia. Los riesgos aparecen, eso sí, en el mundo emergente, donde los expertos recomiendan una cuidada selección. Chaori Solar, empresa china de placas solares, se convirtió el viernes en la primera en caer en un impago de sus bonos emitidos en China, un caso sin precedentes en el gigante asiático.

6. Depósitos seguros pero sin brillo

os depósitos bancarios son la inversión refugio por excelencia pero quedan ya muy lejos de ser una apuesta atractiva. Atrás quedaron los tiempos en que la banca remuneraba con un interés del 4% anual, o incluso superior. La intensa bajada de tipos de interés por parte del BCE, hasta los mínimos históricos actuales del 0,25%, y la evidencia de que el sector debía abandonar la guerra de precios si quería garantizar la supervivencia de sus márgenes y de su negocio han dejado la remuneración del ahorro a plazo bajo mínimos.

Según los últimos datos del Banco de España, el rendimiento medio de los nuevos depósitos fue en enero del 1,46%, frente al 2,37% de un año atrás. En los depósitos a plazo de hasta un año, donde tradicionalmente se daba la mayor competencia por precios, la remuneración ha descendido del 2,43% de enero de 2013 al 1,21% de un año después.

Aun así, quedan entidades que intentan mantener el pulso del producto, aunque las remuneraciones sean ya mucho más modestas y estén supeditadas a un fuerte vínculo del cliente con el banco. Uno de los productos más competititvos lo ofrece el portugués Banco Espirito Santo que, gracias a no estar bajo las limitaciones establecidas por el Banco de España en rentabilidad con el fin de no prolongar el deterioro de los márgenes bancarios, ha mantenido la tensión en la remuneración. Oferta un depósito a un año al 2,10% TAE sin exigencia de mayores vinculaciones pero con el requisito de una imposición mínima de 50.000 euros, un importe elevado que excluye a los pequeños ahorradores.

Catalunya Caixa, en eterno proceso de subasta, tiene en oferta un depósito a dos años y un mes con un rendimiento del 2,05%, para un importe mínimo de 3.000 euros. Y para plazos más cortos, a tres meses, ING Direct ofrece el 2% TAE, que se queda en un rendimiento trimestral del 0,5%. La expectativa de que el BCE ponga freno a las rebajas de tipos puede establecer un suelo a la caída del rendimiento de los depósitos que, en todo caso, no volverán a ser lo que eran para el ahorrador.

7. El euro se hace protagonista

a inquietud que ha sembrado entre los inversores la creciente tensión bélica entre Rusia y Ucrania ha impactado claramente en el rublo, ya lastimado desde que la Fed anunciara la retirada de estímulos que ha activado el traslado de capitales desde las economías emergentes a las desarrolladas. La divisa rusa se ha depreciado el 1,6% esta semana, en que ha llegado a marcar mínimo histórico frente al dólar en las 36,9 unidades por billete verde. Pero el claro protagonista de estos días es el euro.

La divisa europea llegó a superar en la sesión del viernes los 1,39 dólares, máximos desde octubre de 2011. Ya tomó impulso en la jornada del jueves, cuando se colocó en los 1,38 después de conocerse que el BCE no solo no recortaba los tipos de interés sino que apuntaba a un escenario de normalidad, sin la urgencia de otras ocasiones para tomar medidas extraordinarias. “Draghi no tenía por qué adoptar nuevas medidas, la economía está en una senda de recuperación”, defiende Javier Domínguez, socio director de Auriga Global Investors.

“Lo normal es que en esta reunión el BCEno hiciera nada”, añade Javier Urones, analista de XTB. El euro se habría sacudido así la losa de la expectativa de una nueva bajada de tipos y ha tomado un impulso que podría llevarle hasta los 1,41 dólares, según las estimaciones de XTB. La mejora progresiva de la economía en la que ahora confía Draghi aleja la idea de un nuevo recorte y a esto se suma la atracción que la deuda soberana y la Bolsa europea despiertan entre los inversores, lo que alimenta la apreciación de la divisa. Según Miguel Ángel Paz, de Unicorp Patrimonio, si el euro rompe resistencias de 1,385 dólares, podría irse a la zona de 1,50 dólares. “Sería un aspecto muy negativo para las compañías exportadoras y positivo para las importadoras”, indica.

Este escenario podría verse roto en caso de conflicto bélico en Ucrania, que podría impactar en las relaciones comerciales de la UE con Rusia y en el suministro de gas y petróleo al continente, lo que sin duda supondría un obstáculo en el frágil crecimiento europeo. Y forzaría al BCE de nuevo a actuar.