Entrevista con Frank Ellenbürger, experto en seguros de KPMG

“El seguro deberá ajustar sus costes por los bajos tipos de interés”

“El seguro deberá ajustar sus costes por los bajos tipos de interés”

Frank Ellenbürger trabaja en Múnich al frente de la división de seguros de KPMG en Alemania. Durante más de un lustro ha sido el máximo responsable mundial de la firma para el sector asegurador y, ahora, es el encargado de las cuestiones vinculadas con la auditoría de este sector. También pertenece al grupo de asesoramiento en seguros del supervisor europeo (EIOPA). En una reciente visita a Madrid, Ellenbürger analiza la situación de las aseguradoras españolas y el desafío que supone la entrada en vigor de Solvencia II.

P. ¿Las aseguradoras españolas están preparadas para la entrada en vigor de la nueva normativa europea de solvencia?
R. Hay varios temas que serán muy relevantes para el conjunto del seguro en Europa. En primer lugar, el entorno de bajos tipos de interés, que supone una dificultad en especial para las compañías especializadas en seguros de vida. Los cambios regulatorios que también se avecinan también suponen un riesgo, especialmente habrá que valorar cómo evoluciona el acceso a los mercados de capitales. Hay muchas materias normativas que el sector debe afrontar, pero concentrando esfuerzos y talentos, podrá hacer frente a estos desafíos. Además, creo que el mercado asegurador español todavía está en fase de crecimiento, y este despuntará cuando la economía vaya recuperando su tono.

P. ¿La adopción de Solvencia II provocará una fase de consolidación?
R. Este es un debate antiguo. Algunos defienden que las compañías pequeñas tendrán dificultades para adaptarse y deberán fusionarse… Yo soy un tanto escéptico al respecto porque, si eres débil y no tienes capacidad para adaptarte a Solvencia II, ¿por qué serías un objetivo atractivo para otras compañías? Hace un par de años, o incluso algo de tiempo más, la compra de una aseguradora se basaba en el interés por la generación de ingresos y el aumento del tamaño. Sin embargo, a día de hoy, el directivo se plantea los problemas que surge con la integración de la compañía, el ajuste de sistemas e incluso la posibilidad de tener que recapitalizar la compañía adquirida. Estas actividades absorben muchos costes y muchos recursos. Así que no creo que los directivos se planteen realmente si es atractivo comprar a una aseguradora con problemas para adaptarse a la normativa de solvencia.

P. Desde luego, en España ha habido pocas operaciones...
R. Sí, realmente el mercado no tiene un nivel de concentración muy alto, pero hay jugadores de cierto tamaño y el grado de atomización es menor que en otros países, con lo que, en este aspecto, creo que es un mercado relativamente maduro.

P. ¿Cómo puede prepararse el sector para el nuevo entorno de bajos tipos de interés?
R. Una de las principales consecuencias del contexto de bajos tipos de interés será la necesidad por parte de las aseguradoras de buscar nuevos activos en los que invertir. Habrá una tendencia a buscar activos con más riesgo, que ofrezcan rentabilidades más atractivas.

P. ¿Una nueva política de inversiones será suficiente?
R. No. Será necesario que haya una mayor presión para reducir costes. Esto se materializará tanto en un ajuste de los costes dentro de la compañía aseguradora, como en un ajuste de los costes de distribución. Habrá un debate sobre la forma de cobrar comisiones a los agentes intermediarios, a los bancos distribuidores… y habrá una reducción del dinero que recibirán los beneficiarios de los seguros, especialmente en el caso de los seguros de vida. Las rentabilidades que antes se conseguían, que eran del 4%, del 5% o del 6% ya no serán posibles.

P. En este nuevo entorno de bajos tipos, ¿se desarrollará con fuerza la venta de seguros online?
R. No tengo muy claro si el contexto de bajos tipos de interés afectará a las ventas online, pero lo que tengo claro es que las compañías deben estar más abiertas a las diferentes modalidades de distribución, como es internet, la venta directa, el uso de redes sociales, Google, la gestión de la red de agentes, los compradores… Si una compañía está basada en la venta a través de uno solo canal deberá reconsiderar su estrategia.

P. Aegon acaba de apostar por la venta de seguros de vida en su web...
R. Cada vez habrá más experimentos en el ámbito de la distribución porque las posibilidades de crecimiento estarán muy limitadas. Si no quieres dar el salto a Brasil o a Asia y quieres seguir creciendo en tu propio país, las compañías deberán ser más creativas que antes. Habrá más movimientos como el de Aegon.

P. El imparable aumento de la longevidad ¿es un riesgo o una oportunidad para el sector?
R. Creo que es una oportunidad. En Alemania se hizo una encuesta que preguntaba a más de 1.000 personas con qué edad creían que iban a morir. De media, dijeron que con 80-81 años. Sin embargo, en términos actuariales la esperanza de vida de ese grupo era de 88 años. Creo que la gente todavía no es plenamente consciente del aumento de la longevidad y del dinero que deben ahorrar para hacer frente a un nivel de vida decente hasta su fallecimiento.

P. ¿Qué papel puede jugar el sector?
R. Cuando la gente empiece a estar más informada, habrá una mayor demanda de productos que completen la pensión de jubilación. A la larga, los productos vinculados a la longevidad serán de capital importancia para las aseguradoras. Ellas son especialistas en medir los riesgos biométricos y ofrecer productos para cubrir esos riesgos. Las aseguradoras deberán competir con los bancos, pero creo que tienen una ventaja por su especialización.

P. Muchos critican que el sector busca la privatización de las pensiones...
R. Es una cuestión muy emocional, pero la gente debe darse cuenta de que el Estado no puede llegar a todo y que, si no hay dinero, los Gobiernos deberán limitar su actuación. Así que cada trabajador deberá buscar la fórmula para completar su pensión de jubilación.

P. Las aseguradoras deberían tratar de minimizar la bancarización en la venta de productos de inversión?
R. Esta no es tan solo una cuestión de España. También en Francia o Italia la banca tiene una gran importancia y muchos seguros de vida se distribuyen por bancos. Es importante saber cómo organizar los canales de distribución, para tener cuantas más alternativas mejor. Si tienes un exceso de dependencia respecto a un canal serás más vulnerable. Está claro que tampoco es fácil ir al banco y decirle que se cierra el acuerdo de distribución y buscar otras alternativas. Los bancos son un canal de distribución clave porque tienen acceso al cliente, pero creo que la ecuación de reparto de beneficios está desequilibrada.

Normas
Entra en El País para participar