Weili Zhoe, analista de Robeco, apuesta por valores de baja volatilidad
Aprovechar los fallos del mercado para invertir

Aprovechar los fallos del mercado para invertir

El binomio rentabilidad-riesgo es la pareja más consolidada del mundo de las finanzas. ¿Quieres más rentabilidad? Asume más riesgo ¿Quieres menos riesgo? Asume menor rentabilidad. Y sin embargo, desde Robeco (una de las mayores gestoras independientes de Europa), creen que haber encontrado una brecha en ese par, que se pueden aprovechar para lograr rendimientos aceptables con baja volatilidad: la piedra filosofal de la inversión.

“La teoría del mercado eficiente constata una relación positiva entre el riesgo y la rentabilidad”, explica Weili Zhoe, responsable de la división de análisis cuantitativo de la firma holandesa. “No obstante, la investigación académica ha demostrado que los valores con baja volatilidad acaban teniendo rendimientos más altos de lo que puede ser explicado por la propia teoría del mercado eficiente. Esta anomalía ha sido probada en los mercados de Estados Unidos desde los 70”, comenta.

Sesgo hacia el riesgo

¿Cómo es posible que haya esa falla en el sistema? Por la predisposición de los agentes financieros hacia los activos de más riesgo. “Los inversores están sesgados, y dispuestos a pagar más, por los activos de alto riesgo, como las acciones, las materias primas y créditos. Como consecuencia, esto se traduce en una relación plana del ratio riesgo-rendimiento y unos mejores retornos ajustados al riesgo para las inversiones de bajo riesgo”, comenta Zhou.

Para aprovechar este sesgo, Robeco cuenta con un equipo especializado en análisis cuantitativo, que identifica de forma sistemática y explota las ineficiencias del mercado, que surgen como resultado de patrones predecibles en el comportamiento inversor. “Estas anomalías son impulsadas por el comportamiento de los inversores y sus decisiones basadas en emociones tales como el miedo, la codicia o el exceso de confianza”, asegura Zhou.

La vía más directa para aprovechar las ineficiencias del mercado es buscar valores con una beta baja (la variable que mide diferencia de rentabilidad de una acción respecto a su índice de referencia). Escogiendo acciones con beta baja y con baja volatilidad, además de evitar sobresaltos en tiempos de crisis, se obtiene un riesgo sustancialmente más bajo comparado con el mercado, lo que significa un ratio de compra mucho mejor.

Robeco ha demostrado que la anomalía de la baja beta se también se cumple en los mercados de renta variable Europa y Japón, así como en emergentes y materias primas.

El análisis cuantitativo, una estrategia en alza

M. M. M.

En los últimos años se ha producido un fuerte crecimiento en el número de gestoras que apuestan por el análisis cuantitativo y las estrategias de baja volatilidad. En general, los jugadores de los mercados financieros están intentando aprovechar una brecha detectada en el binomio riesgo-volatilidad. Robeco comenzó a aprovechar este tipo de anomalías hace más de 7 años. “En base a nuestras experiencias y a las mejoras introducidas hemos desarrollado un enfoque activo y diferenciador en baja volatilidad”, comenta Weili Zhou. “Nuestra estrategia está diseñada en base a un innovador modelo de selección de valores con un algoritmo de construcción de la cartera propio y apoyado en un sistema único de control de riesgos. El modelo combina de igual forma los efectos de beta y de volatilidad dentro de un mismo concepto de bajo riesgo”.

Normas
Entra en El País para participar